Primera temporada de Breaking Bad

Creo que fue el año pasado cuando un día decidi ver “Breaking Bad” en Paramount Comedy. No aguanté el capítulo entero, tal vez porque me esperaba una serie similar a “Weeds” y me encontré con un drama en toda regla. Ahí la dejé y no decidí retomarla hasta que este verano los chicos del podcast Fuera de Series crearon la “Navas Box Office”, un club de series en el que empezarían a ver la primera temporada de “Breaking Bad”, para lo que pidieron a los oyentes que se animasen y eso es lo que hice.

El piloto me gustó mucho, y el segundo episodio me encantó. Esa escena con la bañera en casa de Jesse Pinkman (Aaron Paul) fue genial y ahí me dí cuenta de que estaba enganchada ya. Me ha costado, básicamente porque pillaron las vacaciones por medio pero ayer me pegué un maratón para terminar la temporada. Son sólo siete episodios pero ¡menudos siete! Vamos por el principio.

Walter White (Bryan Cranston) es un profesor de química que también trabaja en un lavado de coches para poder llegar mejor a fin de mes. Está casado con Skyler (Anna Gunn) con la que tiene un hijo con una deficiencia, su nombre es Walter Junior (R. J. Mitte). Un buen día, a Walter le diagnostican un cáncer de pulmón en fase tres, de esos prácticamente incurables, y le dan como mucho dos años de vida. Un día, como que no quiere la cosa, Walter reconoce a Jesse Pinkman, un antigo alumno suyo, escapando de una casa en la que la DEA, agencia de la que es miembro su cuñado Hank (Dean Morris) toda una ironía teniendo e cuenta lo que Walt planea en ese momento. Y es que, no dice nada sobre la huída de Jesse y acude a su casa a verlo para proponerle ser socios en el negocio de la metaanfetamina.

Sí Walt pasa de ser un hombre normal, padre de familia y docente, a ser un traficante por el bien de sus seres queridos a quienes quiere dejarles dinero cuando ya no esté. Esta es la premisa argumental de “Breaking Bad” una muy recomendable serie en la que brilla con luz propia su protagonista, Bryan Cranston que hace olvidar completamente al padre de “Malcom in the Middle” y es que me sigue pareciendo increíble que sea el mismo actor. Pero sí, es él.

“Breaking Bad” es la historia de un enfermo terminal que se pasa al otro lado de la ley por el bien de los suyos, que por supuesto no saben a lo que se dedica, y también es la historia de un hombre que como no tiene nada que perder sino una carrera porla vida que gaanr,empieza a hacer cosas que nunca antes habría hecho. Al fin y a cabo se trata de sobrevivir ¿no?

A reseñar son también los guiones, el montaje en el que a veces nos muestran algo que más tarde pasará, para muestra el inicio del piloto, y la fotografía que le saca mucho partido al desierto y a los cielos de Albuquerque.

Estas series sólo triunfan en Estados Unidos en el cable así que bien por la AMC por adquirirla. Se estrenó en 2008 y se han emitido tres temporadas. La cuarta llegará en 2011, por lo que no me va a costar ponerme al día. Recomendable.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 91 seguidores

%d personas les gusta esto: