Y 30 Rock llegó a su fin

3 febrero 2013

Jane Krakowski en la finale de 30 Rock

Si no has visto la finale de “30 Rock” (Rockefeller Plaza) no sigas leyendo.

Cuando Jenna Maroney (Jane Krakowski) entonaba en el programa 150 de “TGS with Tracy Jordan”, la canción de “Rural Juror” hacía mucho más que despedir el show en el que empezó a trabajar con su amiga Liz Lemon en la NBC. Decía adiós al programa, decía adiós a sus espectadores y decía adiós a sus compañeros.

I will never forget you, Rural Juror
I’ll always be glad I met you, Rural Juror

Nunca te olvidaré Rural Juror, siempre me alegraré de haberte conocido, Rural Juror.

Se puede cambiar “Rural Juror” por “TGS” pero, trasladándolo a la realidad, a “30 Rock”, Jane Krakowski nos estaba diciendo adiós de parte de todos a quienes durante más de seis años y siete temporadas hemos disfrutado con las andanzas de los personajes de la serie a la que el pasado jueves se puso punto y final en la NBC y que ayer mismo finalicé yo.

Dos episodios seguidos, 42 minutos pasados para despedir por todo lo alto mi comedia preferida de los últimos años, una de las mejores que se han hecho sin duda, y que como Tracy Jordan decía al poner punto y final a “TGS” no mucha gente ha visto, algo que también se puede aplicar a la realidad porque nunca tuvo una audiencia extraordinaria.

Tina Fey y James Marsden en la finale de 30 Rock

“Hogcock”, la primera parte de la finale, empezó con la familia Lemon Chros. Con Liz (Tina Fey) quedándose en casa sin saber qué hacer y Criss (James Marsden) llevándose a Terry y Janet, sus hijos adoptivos y unos Tracy y Jenna en miniatura, al colegio. Pero Liz no está hecha para la vida casera y Criss para la vida laboral así que deciden intercambiar papeles.

Jenna empezó a buscar, sin éxito, nuevos proyectos en los que aparecer. Fue poner el pié en Los Ángeles y volverse a Nueva York horrorizada deseando cumplir su sueño de trabajar en Broadway. Muy bueno el gag de “Ley y Orden: UVE” (law & Order: SVU).

Kenneth (Jack McBrayer), como presidente de la NBC, tenía muy claro los proramas que quería sacar en antena y en su lista de cosas a evitar había muchos tópicos, pero también la calidad.

Alec Baldwin en la finale de 30 Rock

Jack quería ser feliz como le deseo su madre Colleen (Elaine Stritch), presente en el episodio por medio de una foto en el nuevo despacho de Jack, y acabó discutiendo con Liz poniendo el punto y final a su relación… prácticamente.

Una cláusula rocambolesca que le otorgaba a Tracy (Tracy Jordan) treinta millones de dólares si el programa no llegaba a los 150 shows acabó por unirles a todos de nuevo, a pesar de que Tray intentó que el programa no pudiera salir en antena, una vez más para despedir “TGS” como merecía.

Tina Fey y Tracy Morgan en la finale de 30 Rock

Tracy desaparece, cómo no, Liz va a buscarle a un club de striptease y allí, a diez minutos del final de “30 Rock”, tienen una charla muy seria. Por primera vez Tracy Jordan habla en serio sin añadir tonterías después (bueno, una al final, per es Tracy) y Liz se sincera y le dice que trabajar con él no ha sido fácil, que la ha frustrado pero que como el corazón humano no está correctamente conectado con el cerebro, le quiere. Ohhhh… Sí, aquí empecé a llorar como una magdalena algo irónico teniendo en cuenta que se trata de una comedia que muchas veces me ha hecho llorar de risa.

Me tocó la fibra sensible, pero es que había más después para el no parar. Tracy y Jenna disfrazados de Hitler despidiéndose antes de empezar el último show; Jenna cantando la anteriormente citada “Rural Juror” y Liz… Yéndose a buscar a Jack porque pensaba que se iba a suicidar.

Pero no, Jack Donaghy no quería quitarse la vida, quería marcharse en barco para encontrarse a sí mismo. A Liz le empieza a decir dándo un rodeo que la quiere sin pronunciar estas palabras y ella para abreviar le dice que también le quiere. Y Jack se va para volver al momento con una gran idea, según él.

Tracy Morgan y Jane Krakowski en la finale de 30 Rock

En el estudio H de la NBC, Tracy, junto a todo el equipo de “TGS” (y de “30 Rock”) se despide…

…Y, un año después, Pete (Scott Adsit) que había huído se encuentra con su mujer que le reclama, Jack vuelve al mundo de los negocios y llama a Liz, quien es guionista de una serie protagonizada por Grizz (Grizz Chapman), del séquito de Tracy junto a Dot Com (Kevin Brown), que compagina su vida laboral con la personal a la perfección, para que llame a Tray y le felicite. El padre de Tracy ha vuelto después de marcharse muchos años atrás para comprar tabaco, y Jenna recoge un Tony.. que no era para ella pero se adelantó a quien le correspondía recibirlo.

Jack McBrayer en la finale de 30 Rock

Y acabamos con Kenneth en su despacho hablando con una chica con gafas que le presenta la idea para una serie basada en las historias que le contaba su bisabuela y que Ken acepta y le encanta. What the what? (homenaje a Liz Lemon, of course) ¡Kenneth no envejecía nunca!

Así se nos ha ido “30 Rock”, por todo lo grande, con sonrisas y lágrimas. Y, por supuesto, la echaré de menos, y sí, siempre me alegraré de haberla conocido. Afortunadamente, nos quedan los revisionados.

Gracias Tina Fey por crear esta maravilla.


El final de Missing o el problema de los cliffhangers

21 junio 2012

Aviso de spoilers.

El pasado jueves AXN puso fin a la emisión de los diez episodios de la primera y única temporada de la fallida serie “Missing” que llegó para midseason y no para quedarse, precisamente, porque desde el primer momento las webs especializadas ya la llevaban a la columna de posibles cancelaciones y no se equivocaron.

Tras un piloto de verguenza que ya comenté, la serie superó mi prueba del tercer episodio por tres factores:

-Ashley Judd.
-Las escenas de acción.
-Su duración.

En el caso de Ashley Judd porque ya tenía ganas de volver a verla haciendo algo y, aunque en “Missing” no tenga un personaje para lucirse en plan interpretación, al menos cumple y patea muchos culos y corre más que Forrest Gump (me parece que este símil ya lo he usado anteriormente) haciendo su personaje creíble dentro de lo que cabe.

De ahí voy a las escenas de acción, lo mejor de la serie con persecuciones en coche, barco, en moto o a pié; tiros; puñetazos y hasta torturas que, en el último episodio hay un momento en el Becca Winstone (Judd) hubiese dejado al mismísimo Jack Bauer en calzoncillos.

Y la duración porque, ¿cómo alargar la historia de la desaparición de Michael Winstone (Nick Eversman) más de una temporada? Se haría muy repetitiva y además, también estaba convencida de que acabaría y no sabríamos más de ella porque la serie es muy floja. Entretenida en ocasiones, facilona de ver (en eso no engaña), pero aburrida en las partes del hijo de la protagonista, sobre todo.

Al final el marido, Paul, no estaba muerto y no muere al final y tampoco es el malo del lugar, que tratándose de quien le da vida, Sean Bean. ya es un logro. Y, aunque lo meten a la cárcel Becca le rescata con ayuda del agente Dax Miller (Cliff Curtis) porque le necesita para salvar a su hijo de las garras de quien creían que era su amigo: Martin Newman (Keith Carradine) que era bastante obvio que era el malo de la serie.

Y, cuando le dan caza, es decir, cuando Becca le da caza, lo mata en defensa propia. Y, la serie podría haber acabado tan bien con ese abrazo familiar en el que se incluye a la novieta que se echa Michael cuando está cautivo, Oksana (Tereza VorísKová) pero… ¿De verdad creía el creador Gregory Poirier que se la iban a renovar? Se ve que sí a tenor de los tres últimos minutos de episodio y serie en el que los cuatro mencionados están en Praga, Becca se va a por el coche y… desaparece. ¿Por qué no saben pasar de cliffhangers en algunas series? ¿Por qué en las de midseason que parece que llevan un tiempo grabadas no tienen una versión editada para no poner esos minutos sobrantes e innecesarios?

En fin, no esperaba gran cosa de ella excepto que me entretuviera lo suficiente como para verla y ha cumplido en ese sentido. Pero es una serie bastante pasable, la verdad.


El final de Mujeres Desesperadas

21 mayo 2012

2004. Según muchos, el año en el que la televisión estadounidense pegó un cambio. Creo que es una afirmación muy rotunda pero lo que sí es cierto es que ese año llegaron cuatro super éxitos a la pequeña pantalla en Estados Unidos que después triunfaron en todo (o casi todo) el mundo. Tres fueron en ABC, uno en Fox. “Perdidos” (Lost), “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy) y “Mujeres Desesperadas” (Desperate Housewives) en la primera, “House” en la segunda. De ellas, “Perdidos” nos dejó hace dos años, “Anatomía de Grey” sigue (y creo que alcanzará su décima temporada fácilmente) y “House” acaba hoy mismo. “Mujeres Desesperadas”, finalizó el pasado domingo día 13 aunque, en España, al igual que las dos series de médicos, aún se puede ver.

No puedo decir que haya seguido la serie hasta su final puesto que la dejé ya por puro aburrimiento en los primeros episodios de la séptima temporada y es que cuando los personajes ya te empiezan a dar igual apaga y vámonos. Pero claro, creo que por lo que en su día me hizo disfrutar, le debía ver su final en en el que no me recrearé demasiado sino que simplemente, tras unas cuantas líneas de recuerdo a toda la serie, mencionaré muy por encima.

No recuerdo la fecha exacta en la que la serie empezó a emitirse en España pero creo que empecé a verla en Fox. Desde el primer momento me enganchó y es que el principio con Mary Alice Young (Brenda Strong) suicidándose y ese misterio por resolver me pareció muy interesante. Ahí estaba Teri Hatcher interpretando a Susan Mayer y, como era (y sigo siendo) muy fan de “Lois & Clark” verla de nuevo en televisión me hacía especial ilusión. Lo cierto es que Susan y Lois tenían muchos puntos en común, sobre todo la torpeza (aunque Lois, en ocasiones, era más de armas tomar) y la inocencia. De hecho, en su vuelta a la televisión y con la serie recién empezada, Teri consiguió un Emmy.

El suyo era de los rostros más conocidos de la serie, al menos para mí, junto con los de Marcia Cross y Doug Savant (ambos de “Melrose Place”), Kathryn Joosten (“El Ala Oeste – The West Wing”) y Richard Burgi (“24″). Aunque las protagonistas fuesen a ser cuatro, con permiso de Nicollette Sheridan, parecía que el mayor protagonismo iba a recaer en ella y así fue en un principio para mí aunque, sus compañeras no eran unas cualquiera a las que se pudiera hacer sombra. Así, la ya citada, Marcia Cross se metió en la piel de Bree Van de Kamp, la perfecta ama de casa… en apariencia; Felicity Huffman en la de Lynnette Scavo, una madre muy trabajadora; y Eva Longoria en la de Gabrielle Solis, Gaby para los amigos, la superficial exmodelo bastante pija pero la que más acaba evolucionando al final, con permiso de su buena amiga Bree.

Ellas llevaron todo el peso de la serie hasta el final aunque durante cinco temporadas casi ahí estuvo Nicollette Sheridan como Edie Britt, también Dana Delaney como Katherine Mayfair de la cuarta a la sexta, y en las dos últimas Vanessa Williams como Renee Perry. No me olvido de Karen McCluskey (Kathryn Joosten) que se hizo un hueco en el reparto apareciendo en muchísimos episodios.

Pero claro, también han pintado muchos los maridos, novios y amantes. Mi preferido, Doug Savant como Tom Scavo el marido de Lynette aunque se ve que tuvieron la “brillante” idea de ponerles al borde del divorcio en la última temporada; James Denton como Mike Delfino, el fontanero con el que Susan, tras una relación de idas y vueltas se acaba casando; Orson (Kyle Maclachlan) segundo marido de Bree tras quedarse viuda de Rex (Steven Culp); Carlos (Ricardo Antonio Chavira), el marido de Gaby con muchos problemas con la ley sobre todo en las primeras temporadas; o Paul Young (Mark Moses), el marido de Mary Alice que se convierte en sospechoso en las temporadas 1 y 7.

Por Wisteria Lane, la calle (situada en los Universal Studios de Los Ángeles) donde transcurrieron la mayor parte de las historias de “Mujeres Desesperadas” pasaron un sinfín de personajes, unos buenos pero muchos otros malos y en esa calle perecieron muchos, tanto buenos como malos, ya fueran atravesados por un madero en pleno huracán, electrocutados, aplastados, asesinados…

Muerte y destrucción podría ser un gran sobrenombre para esta serie que vendieron más como comedia que como drama malamente porque tuvo muchísimos más momentos dramáticos que humorísticos, que los hubo, no digo que no. También contó con elementos culebronescos, intriga, misterio, traición, amor…

La brillante primera temporada, centrada en el misterio del suicidio de Mary Alice fue realmente buena, pero la segunda bajó bastante en interés con el nuevo misterio donde Alfre Woodard lo hizo genial como la nueva vecina pero que esa parte de la trama no era tan interesante como la que vivió Bree. Después hubo temporadas mejores y peores aunque en todas hay algún capítulo que se pueda denominar como “muy bueno”, mis preferidos particularmente son el del supermercado de la tercera temporada y los dos del tornado de la cuarta.

Como decía en un párrafo anterior, en “Mujeres Desesperadas” hubo de todo, tramas mejores y peores (el salto de cinco años en el tiempo nunca me acabó de convencer y hubo tramas estúpidas e ideas rocambolescas como volver a Kaherine loca y después lesbiana), temporadas aburridas y otras más entretenidas, misterios de medio pelo o interesantes… Lo que nunca faltaron fueron las buenas interpretaciones. Antes decía que Teri Hatcher parecía al principio la más protagonista de las cuatro pero se la fueron comiendo poco a poco porque sus tramas eran bastante repetitivas, todo sea dicho. Así, Eva Longoria fue creciendo poco a poco como actriz, Marcia Cross demostró que se podía despegar de su personaje de loca en “Melrose Place” aunque como Desesperada la verdad es que tuvo determinados momentos nada cuerdos, Teri Hatcher no flaqueó en los momentos de drama aunque lo suyo sea más la comedia y ¿qué decir de la gran Felicity Huffman? Todo un descubrimiento para quienes no la conocíamos de antes, la verdad. Mi preferida, sin duda. Su personaje era muy bueno, su familia la mejor de todas y siempre pensé que de haber un spin off debería ser el de los Scavo.

El final, aunque admito haberme aburrido durante varias partes del doble episodio recordándome por qué dejé la serie, fue muy digno y, para hacer honor a la serie, tuvo tanto humor como drama, acabé llorando, lo admito. Tras resolverse los cabos sueltos… aquí debo introducir un aviso de spoilers…

…se muestra cómo acaban cada una de las Desesperadas, todas fuera de Wisteria Lane en un período de dos años, y hay una gran secuencia final con todos los muertos (faltaba Edie) de la calle que finaliza con Mary Alice que así hubiese sido un grandísimo punto final pero no, tuvieron que añadir algo más al final que quitó parte de la emotividad.

Fin de los spoilers.

“Mujeres Desesperadas” será, probablemente, un clásico con el tiempo. Historia hizo, eso es indudable aunque, en mi opinión, no deberían haber estirado tanto el chicle.


El último caso de la detective Lily Rush

8 mayo 2011

Hace un año escribí un homenaje a una de mis series preferidas de siempre “Caso Abierto” tras haber finalizado sus emisiones en Estados Unidos. En España la Sexta tampoco tardó mucho en emitirla pero yo me guardé bien los episodios porque no quería despedirme de ella. Vale, con las copias de seguridad (por favor, que alguien pague los derechosmusicales y la saquen en DVD) es muy fácl hacer revisionados y sí, ya peinso en ahcerlos, pero es duro decir adiós a una serie que te ha gustado tanto, a unos personajes a los que les has cogido cariño y más sabiendo queal menos podrían haber durado una temporada más.

La séptima temporada la he visto poco a poco y ayer ví los tres últimos episodios. Mucho pasó en la vida de los protagonistas en esa temporada, y aquí llegan los spoilers. La detective Lilly Rush (Kathryn Morris) encontró a su padre en la sexta temporada en la que casi muere por culpa de Moe Kitchener (personaje recurrente interpretado por Daniel Baldwin), que se convirtió en su obsesión personal (caso acabado muy rápidamente tal vez porque ya se temían la cancelación). Al final Lil descubre que puede tener una familia y hasta aparece su hermana dela que no se fía al final de la séptima, pero es sangre de su sangre y la salva de un maltratador con el que, no se dice pero se deduce, tiene una niña. Así, de la noche a la mañana Lilly Rush es tía y tiene a alguien a quien cuidar, de nuevo. También en la temporada sale un poco con un agente infiltrado, Eddie Cannardo (Bobby Cannavale) pero es que a Lil no le va nada bien en el amor. Y, aunque parece que podría tener algo con un apuesto agente del FBI que la qiere reclutar, no pasa nada y ni siquiera se lleva la hoja de inscripción para nuevos agentes.

A su compañero, el detective Scotty Valens (Danny Pino) no le va mejor en el amor tampoco. Y en la vida, está muy pegado a sus padres y hace algo que siempre le pesará en su conciencia, de hecho evita que Lilly haga lo mismo en el último episodio para que no lepase a ella también, a un tio que robó y violó a su madre. Nunca se dijo que la violara, ni siquiera su madre se lo dijo, pero otra víctima del tío sí por lo que blanco y en botella, leche. La vida de Nick Vera (Jeremy Ratchford) cambia después de que vaya a rehabilitación por su alcoholismo, que surge de la noche ala mañana también. Al final acaba con un anitguo amor. Al teniente John Stillman (John Finn) podria haberle pasado igual ya que se encuenra con un antiguo amor también, con una agente del FBI por la que acabó su matrimonio. El equipo, sobre todo Lilly, colabora con ella en un par de episodios.

Will Jeffries (Thom Barry) no es que tenga ningún arco argumental esta temporada, aunque se sabe que no le queda mucho en el cuerpo porque quiere jubilarse. Y Kat Miller (Tracie Thoms) deja que su hija vea a su exmarido aunque le pese y acaba con el majo ayudante del fiscal Curtis Bell (Jonathan LaPaglia).

La séptima tempoarada me ha gustado, es que siempre es lo mismo pero está tan bien hecho, los personajes tienen una historia y hasta hacen que sientas pena por esas personas que han muerto capítulo tras capítulo y de las que apenas sabes nada pero te importan desde el principio. Ahora, la estructura habitual fue cambiada durante la temporada varias veces como, por ejemplo en el episodio “Dos Bodas” (Two Wedddings) en el que el equipo de detectives investigan un asesinato en una boda, o en el doble episodio final.

En ese, como comentaba, aparece Christina (Nicki Aycox) la hermana de Lilly que ha contactado con su padre pero Lilly pasa de ella, tanto en casa de su progenitor como en la cafetería en la que ambas quedan. Christina le pide ayuda a Lilly pero ella no se fía por el historial de la chica, como le cuenta a Scotty ni siquiera recuerda que alguna vez se llevaran bien como hermanas. Resulta que Christina quería huir de su novio maltratador pero él la encuentra y se la lleva de vuelta a casa, Nueva Jersey si mal no recuerdo. Ahí Lilly se pone furiosa y hasta discute con Scotty pero son amigos y siempre se han preocupado el uno del otro, al fin y al cabo han pasado mucho juntos, y así la enuentran, Lilly le pega una aliza al maltratador y casi lo mata, aunque hace caso a Scotty. Y así, los tres en el coche junto con el bebé de Christina, se vuelven a casa en un coche mientras suena “Winter” de The Rolling Stones de fondo.

Me gustó el final, da a entender lo qeu comentaba, que Lilly ya tiene una familia dela que cuidar y que seguirá en su trabajo, que al fin y al cabo es su vida, teniendo a Scotty a su lado, pase lo que pase, y viceversa porque sabe que también puede contar con ella. Sí, “Caso Abierto” siempre tendrá un lugar especial en mi lista de series preferidas.


Último episodio de Entre Fantasmas

6 septiembre 2010

Hace un par de años cuando Cuatro emitio la tercera temporada de “Entre Fantasmas” (Ghost Whisperer) la ví prácticamente entera. No me pareció una serie memorable pero hubo capítulos interesantes. Si ahora digo que la serie se repite como el ajo, os podréis preguntar qué serie no se repite de esa forma.

Las series autoconclusivas tienen la misma estructura, sí, pero es que lo de “Entre Fantasmas” es bastante llamativo. Un muerto se comunica con Melinda (Jennifer Love-Hewitt) y tars descubrir lo que pasó a esa persona le ayuda a que vaya a la luz después de comunicar a sus familiares, normalmente, lo que el difunto ya no puede. Y así, Melinda derrama unas lagrimillas mientras vuelve a casa con el buenazo de su marido Jim (David Conrad).

Ayer Fox emitió el último episodio una vez más porque si la serie, como decía, se repite como el ajo el canal por cable no lo hace menos, y como mi madre tenía curiosidad por ver el episodio me senté con ella. Como episodio fue malo y como punto final para la serie peor. Vale que en esta serie no tienes que resolver nada al final siempre y cuando no haya una trama abierta, pero es que el argumento era pésimo y no sé, vale que sabían que la iban a cancelar pero algo más currado… Por momentos me recordó a la película “El Orfanato” y a “Embrujadas” (Charmed) y reconozco que me puse a leer una revista porque lo que veía no me gustaba. Y sí, tuve que afirmar que no me extraña que acabasen con la serie.

Sin haberla seguido más de lo que he dicho, y habiendo visto a lo mejor escenas de varios episodios, siempre me parecerá una serie regular. Ya ha pasado a mejor vida pero seguro que sus seguidores, que tampoco eran pocos, la recordarán con cariño.


Final de Trauma en AXN

23 junio 2010

El pasado jueves el canal AXN terminó de emitir la primera y única temporada de la serie “Trauma”, serie cancelada por la NBC a aos doce capítulos y que se salvó de la quema porque la cadena estadounidense no tenía mucho que emitir tras el fiasco de Jay Leno. “Trauma” fue retomada pero tras dieciocho capítulos (y parece que dos más en el tintero) la NBC la canceló definitivamente el pasado mes de mayo.

Pues bien, anoche ví los dos últimos capítulos de la serie que a mí me ha gustado. No enseña nada nuevo, paramédicos han salido en oras series y problemas personales los hay en cualquier ficción televisiva, pero “Trauma” me ha resultado entretenida. el peso lo han llevado unos personajes que interactuaban muy bien entre ellos con especial mención a Cliff Curtis, que daba vida a Rabbit, el paramédico de la ambulancia. También pasé de pensar que la cansina hermana de la prota de “Daños y Perjuicios” (Damages), Anastasia Griffith no era nada cansina dando vida a Nancy Carnahan (que comparte padre con Matthew Fox, en la ficción, ya que John Terry alias Christian Shepard en “Perdidos” hacía de padre de Nancy y también era médico).

Sobre el final… Creo que se equivocaron. El penúltmo capítulo era una serie de historias que los compañeros le contaban a Glenn (Taylor Kinney) y que él narraba en una librería porque estaba escribiendo o pretendía escribir un libro. Ese capítulo acaba con Nancy contándole a Rabbit las preguntas que se plantea acerca de su futuro. Ese justo hubiese sido un gran final, pero no, el último capítulo nos dejó antes de unas líneas en homenaje a los paramédicos, con Nancy borracha besando a Glenn y Rabbit, que salía con ella, viendo la escena. ¿Qué necesidad había de acabar así? Claro que si hay dos capítulos más que no se han emitido… tal vez los creadores le dieron otro final a la serie y nunca lo sabremos.

Me hubiese gustado que la serie hubeise seguido, pero bueno, no le han querido dar más oportunidad y me quedaré sin evr más a Rabbit, un tio grande.


Final de FlashForward

8 junio 2010

La que antes de su estreno alguien decidió llamar “La Nueva Perdidos” se estará tirando de los pelos aún, si le queda alguno, por el fiasco de una serie que en su capítulo piloto prometía, “FlashForward”. Lejos queda aquel mes de ocubre de 2009 en del que disfruté, proque lo hice, de ese piloto del que hablé aquí . Pero ahora ni tan siquiera recuerdo cuántos capítulos aganté después de que el tercero y el cuarto me parecieran un coñazo. Creo que fueron siete en total, y es que incluso dejé de ver la serie antes del parón.

Alguno dicen que el paron de cuatro largos meses hasta le vino bien a la serie, que estaba interesante pero ni me molesté en poner AXN para comprobarlo. el 27 de mayo “FlashForward” puso punto y final tras 22 capítulos y el canal AXN emitió ese final ayer y, por simple curiosidad, ví el capítulo.

Probablemente los productores de la serie se tenía que imaginar que ésta no tenía un buen futuro por delante, de hecho la ABC no sabía si renovar ésta, “V” o cancelar ambas, aunque como ya dije “V” le ganó la partida por barata. Pues bien, sabiendo eso ya se podían haber esmerado en darle un final a la serie un poco mejor.

Habiéndome perdido el 75% de la serie con la introducción al capítulo final ya me hice una idea de por dónde iban los tiros. La trama, además, sólo llevaba a que viéramos los flashforwards de los protagonistas pero ya en tiempo real. Así Penny, digo el personaje que interpreta Sonya Walger (qué raro se hace verla sin Desmond) se lia con el tio de su visión, que a su vez recibe una llamada del prota, nocambiodecara Joseph Fiennes, para decrle que si ya había resuelto la ecuación, una ecuación de la que nos habla Charlie, digo el personaje de Dominic Monaghan que está con el compañero de Mark Bendford (Fiennes) que debería estar muerto para entonces, que han ido a provocar un desvanecimiento o a detenerlo, eso no me quedó muy claro, con la aente embarazada que no iba a tener una niña como en su visión sino un niño.

Total, que el futuro se puede cambiar para algunos, pero los flashforwards se hicieron realidad y así dejaron a Bendford tars cargarse a un montón de malotes que iban a ¿matarle? ¿acabar con las investigaciones de Mosaico? corriendo hacia una ventana porque el edificio del FBI iba a explotar y… explota.

Un cliffhanger en toda regla si no hubiese sidoporque mientras ocurre otro desvanecimiento, vemos la visión de su hija que está en el año 2015 y le dice a un chico que le han encontrado, por lo que deduzco que se refiere a su padre. Ahora, intrigante la supuesta doctora que no se desmaya y que se lleva a la agente del FBI embarazada a saber donde.

La comparación mató a “FlashForward”, pero sus guiones y sus personajes no mejoraron la cosa.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: