De cómo la entrevista de Mariló a Anne se ha sobredimensionado, Rajoy se pasa una hora en antena sin decir nada, la sombra de Urdaci vuelve a planear sobre TVE y el programa de la Familia Real

13 septiembre 2012

Mariló Montero versus Anne Igartiburu: la sobredimensión de una entrevista

Cuando hace once años inicié mis estudios de periodismo en la universidad, un profesor nos dijo en clase que un evento no existía si la prensa no le daba cobertura poniéndonos como ejemplo el rally París-Dakar. Con esto quería decirnos que si a un hecho noticiable de mayor o menor importancia no se le da cobertura para que llegue al gran público aunque exista, no lo hace para la masa social porque, simplemente porque no lo conoce. Blanco y en botella, sí.

Hoy en día, en la era de la web 2.0 los hechos relevantes o no, corren como la espuma sobre todo por Twitter convirtiéndolos, por estúpidos o interesantes que sean, en Trending Topic casi al momento si muchas personas se lanzan a escribir un comentario con un hashtag determinado. Lo mejor o peor, depende de cómo se mire, es que los medios de comunicación le han puesto seriamente el ojo encima a Twitter dando cabida, primero en sus sitios web, a hechos que pueden quedarse en una simple curiosidad pero como la gente habla de ellos parece que hay que hacer una montaña de ellos.

Ojo, no quiero que se malinterprete, Twitter es una red genial, mi crítica va para los medios.

Pongámonos en situación. Lunes por la mañana en el programa “La Mañana” de La 1, Mariló Montero entrevista a Anne Igartiburu que esa misma tarde estrenaba nueva etapa al frente de “+Gente” en la misma cadena. Me enteré por la prensa que no dudó en sacar frases de la “jugosa” entrevista y también escuché fragmentos al día siguiente antes de visionarla. A Mariló Montero le han dado caña por, precisamente, darle caña a Anne Igartiburu.

Sí, a priori queda mal que alguien que trabaja en la misma cadena te pregunte si estás oxidada después de “quince años dando paso a videos” o te suelte un “si no lo sabes tú que dices que has creado casi todo el programa”. Pero, no me pareció para hacer una montaña de un granito de arena como se ha hecho, tanto que se dice que Mariló llamó a Anne para pedirle perdón y hasta por eso se han metido con ella, por hacerlo en privado y no en público.

Porque, a ojos de la mayoría Mariló es la mala de la historia, la que ha hecho que su compañera quede en ridículo, la que ha creado la tensión en una entrevista de ocho minutos escasos. Porque, Mariló Montero es brusca cuando habla, me lo ha parecido las pocas veces que la he visto en su programa y por eso no me cae bien (solo puedo juzgarla por ello y por lo poco que la he visto, lo repito), y Anne es todo lo contrario. Pero, sinceramente, para mí quien quedó mal fue Anne porque “¿qué es oxidada?”… ¿De verdad? Y el tono con el que se lo dijo no era nada malo pero Igartiburu no la cazó al vuelo, de hecho la retahila de nos que soltó fue de campeonato. Como entrevistada la verdad es que no estuvo a la altura, pero eso no se menciona en ningún medio (al menos en los que he leído o escuchado), se pincha contra Mariló.

Y sí, tal vez Anne se quedó descolocada y no supiera salir del paso, o tal vez le afectaron los nervios del estreno de unas horas después, pero lo que pasó también fue su culpa porque cuando le preguntaron quiénes iban a colaborar en la mesa de sociedad que se ve que tiene “+Gente” ella tal vez quiso mantener el misterio… Y enseguida no solo Mariló, que tampoco sacaba muchas respuestas a sus preguntas, sino otras colaboradoras empezaron a escupir nombres que ya habían sido publicados en la prensa. Vaya, que una diría tierra trágame y la otra que la falta de información que le estaba dando su entrevistada no le permitía hacer una entrevista… fluída.

La verdad es que el momento “parece que estás enfadada, que soy yo” fue realmente divertido. En fin, que a mi entender se ha hecho de esta entrevista una montaña cuando no debería haber pasado de anécdota. Ahora ya dicen que si “La Mañana” lo ha pagado perdiendo audiencia y bla bla bla.

Mariló, no creo que hayas hecho nada malo, aunque decirle a una persona que lleva quince años dando paso a videos cuando ha presentado galas grabadas y en directo y las campanadas tiene tela.

Rajoy: ni sí, ni no, sino todo lo contrario

Seguimos con el lunes pero pasamos de la franja diurna a la nocturna. María Casado, junto con un grupo de periodistas de diferentes periódicos (distintos nombres pero varios de la misma o similar ideología), entrevista a Mariano Rajoy. He de decir que no ví la entrevista pero sí intenté escucharla al día siguiente y aguanté hasta la mitad. Así que no juzgo lo que no ví sino lo que oí.

Primera pregunta: María Casado le pregunta a Rajoy si España necesita ser rescatada. La respuesta debería ser sí o no. Pues bien, el presidente del Gobierno no dice ni sí ni no, sino todo lo contrario, da un rodeo para no decir nada, bueno, para decir que tiene que estudiar las condiciones en caso de que sea que sí necesita ser rescatada.

En los veinticinco minutos posteriores Rajoy dio vueltas sobre más cosas para apenas decir nada y no contestar lo que se le preguntaba. Había que leer entre líneas como en la pregunta que si mal no recuerdo le hizo Victoria Prego sobre las pensiones no sobre si iba a tocar la cantidad que se percibe sino si iba a modificar la edad de jubilación y demás. Él volvió a dar la vuelta centrándose en lo que no le había preguntado la periodista sino en lo que ella ya le había dicho que no era lo que le preguntaba.

No pude con más de veinticinco minutos porque lo peor no es que Mariano Rajoy no dijera nada sino que los periodistas no incidieran más en lo que preguntaban volviendo a ello a no obtener respuesta. Que, prego lo intentó pero vaya que Rajoy en sus trece, no iba a decir mucho y no se salió de su guión. ¿Para eso se da una entrevista? Vaya minutos de televisión tan mal gastados.

La Diada hace que la sombra de Urdaci planee sobre TVE

Martes 11 de septiembre. Se cumplían 11 años del 11-S, y como cada año se celebraba la Diada catalana. Según las informaciones radiofónicas y en prensa escrita que he visto la sombra de Alfredo Urdaci volvió a planear sobre TVE, en concreto en la segunda edición del Telediario porque en Cataluña hubo manifestaciones masivas, la de Barcelona debió tener muchísima afluencia, a favor de la independencia y se ve que en el TD2 la información al respecto fue relegada a un quinto o sexto lugar por detrás de cosas que no resultaban de tanto interés.

Y, cuando informaron sobre la noticia ni hicieron conexiones en directo como muchas otras veces ni le dieron la cobertura correcta mostrando la magnitud de la manifestación de Barcelona, en especial. Por lo que he oído, Ana Blanco sí abrió el Telediario 1 al día siguiente con la información aunque claro, RTVE ya había pedido disculpas. ¿Volvemos a los últimos tiempos del Urdaci manipulador que decía CC.OO., a los tiempos en los que acallaban las crónicas de Ángela Rodicio desde Irak o cuando no mostraban el chapapote real que había en las playas de Galicia? Señor Somoano, mal empezamos así en el cargo ¿eh? La información es de todos, y la gente no quiere manipulaciones ni verdades a medias ni mentiras y menos en la televisión pública que para eso la pagamos con nuestros impuestos. Para manipulaciones ya hay otras cadenas.

¿Lavado de cara monárquico?

No hay dinero para comprar últimos estrenos hollywoodienses que son muy caros, tampoco para emitir series que están en el cajón esperando a cambiar de año ni para seguir con producciones que se salen del presupuesto pero La 2 emitirá un programa sobre la Casa Real. Esto es ya la repera y suena a lavado de cara total porque claro, un Gran Hermano Real no nos van a poner y menos en La 2. ¿Qué nos van a mostrar? ¿Cómo trabaja el Rey en su despacho? ¿Cómo es el chalé de los príncipes por dentro? ¿Cómo van Leonor y Sofía a la escuela día tras día?

¡Venga ya! Ya nos tangan lo suficiente como para que encima produzcan esto y nos muestren exactamente lo que quieran que veamos.

Al final, todo se trata de eso, que veamos lo que quieren porque todo está muy politicado. Y, es muy triste, ese no es el periodismo que deberíamos tener.


Los recortes acaban con la televisión pública como la habíamos conocido

18 julio 2012

La pegadiza canción rezaba que el video mató a la estrella de la radio pero ahora los recortes son quienes están acabando con nuestra televisión pública (la general, no la autonómica. Hasta no hace mucho tiempo se podían ver anuncios en ella en los que de decía eso de “La Primera, la de todos”. Y, después de dejar a la primera cadena en La 1, a secas, sí que pasó a ser el canal más visto de todos, a pesar de que si sois lectores habituales de este blog ya sabéis que mi creencia en los audímetros es nula.

La 1 tenía algunas de las series más vistas pero programas también que engancharon a la audiencia. La calidad sumada a la histórica decisión del gobierno de José Luis Rodrígez Zapatero de suprimir la publicidad hicieron que el número de espectadores creciera porque, no es lo mismo ver una película o una seie con cortes publicitarios que se hacen eternos a poder disfrutarla del tirón.

Pero la crísis en los que los ineptos, los estafadores, los corruptos y los ladrones nos han sumido ha hecho que nuestra televisión pública, esa que había ganado premios por series, informativos y programas tanto en Europa como en Estados Unidos tenga que ajustar hasta mínimos insospechados su presupuesto.

Se decía que las series estrella, léase “Águila Roja” y “Cuéntame”, no volverían hasta 2013; que las que se iban a estrenar pero si no se emitían no había que incluirlas en el presupuesto, léase “Isabel”, se quedaban sin fecha de estreno a pesar de ser anunciadas; que se iba a comprar menos cine estadounidense porque se ve que cuesta mucho dinero y es mejor apostar por filmes menos palomiteros; o se reducía el sueldo a algunas de las “estrellas”, quienes cobraban sueldos desorbitantes (sí señores, ni lo que cobran Mariló Montero o Anne Igartiburu, que al final sale de nuestros impuestos, es normal). Y, hubo quienes se cabrearon como José Mota que iba a estrenar serie en la cadena pero decidió marcharse a otro porque no podían pagar lo que vale el minuto de su programa (otra barbaridad).

Y ya, por último, se manda de vacaciones a programas como “+Gente” o a series como “Amar en Tiempos Revueltos”, esta serie sin haber acabado tan siquiera la temporada y se llena la parrilla de refritos, es decir, series, programas y películas emitidos varias veces.

Sí, no está mal que recuperen viejos exitos como “Curro Jiménez” o “Brigada Central” y cruzo los dedos para que se animen de una vez a volver a reponer “Las Chicas de Hoy en Día” (debo escribir un post sobre ella algún día) o que en La 2 emitan “El Hombre y la Tierra” aunque, creo que lo que han hecho con la segunda cadena, convertirla en un contenedor de reposiciones de documentales a cualquier hora del día y de “Saber y Ganar” creo que es acabar con la hermana pobre de la televisión públicam un canal que si nunca ha tenido una gran audiencia, siempre ha sido el hueco de los interesados en la cultura, la historia, la naturaleza…

Y ya, el colmo de los colmos, un señor que llega de Telemadrid (donde la transparencia y la imparcialidad han brillado por su audiencia según noticias que he leído) es nombrado director de informativos de Televisión Española después del gran trabajo que Fran Llorente ha hecho durante los últimos ocho años.

En la tele las cosas no pintan nada bien y en la radio las vacas sagradas peligran (Juan Ramón Lucas ha sido el primero en caer). Claro que, en este 2012 hay un factor muy importante para recortar gastos, los Juegos Olímpicos de Londres que cuestan mucho emitirlos y mandar allí a los profesionales a que los cubran no es barato tampoco. De todas formas. en vez de ir hacia atrás ¿no hay formas mejores de salvar la tele pública? A mí se me ocurren muchas, la verdad, pero en este país se ve que lo único que se sabe hacer para ahorrar es el tijeretazo. Una verdadera pena, la verdad.

De todas formas que alguien me explique, por que lo sigo sin entender, eso de que hasta que una serie no se emite entera no computa como gasto de cara al presupuesto cuando ya se ha pagado. ¿Quién es el lumbrera que instauró esa norma?


¿Cómo cuadrar las cuentas de TVE?

10 febrero 2012

Llevamos ya varias semanas escuchando que RTVE tiene que reducir doscientos millones de euros del presupuesto para este 2012. Es algo normal dado que el país sigue en una importante crísis y el ente público no es rentable.

En televisión, se anuncian bajadas de sueldos de presentadores de hasta un 25%, muy lógico teniendo en cuenta que son muy elevados, así como el retraso de las próximas temporadas de “Cuéntame” y “Águila Roja” a 2013. Se ha hablado incluso de quitar algún canal temático. ¿Cómo cuadrar las cuentas? Las siguientes son algunas de mis ideas sobre la cuestión:

Deportes:

Este 2012 es año de Juegos Olímpicos y Televisión Española siempre los ha emitido. Este año podría dar algunos de los derechos a otras cadenas aunque me da que nadie está muy por la labor y menos después de hacerse con los derechos del Mundial de Motociclismo (Telecinco) o de la Fórmula 1 (Antena 3).

TVE ha ido cediendo poco a poco a otras cadenas eventos deportivos de importancia, en las Olimpiadas se va a dejar muchísimo dinero. La opción que podrían barajar sería enviar menos profesionales y técnicos a Londres y hacerles narrar las pruebas desde los estudios. No digo que lo vayan a hacer pero sería una buena solución de ahorro.

Series:

“Águila Roja”, “Cuéntame”, “Amar en Tiempos Revueltos” o “Gran Reserva” son cuatro de los grandes éxitos del canal. Cada capítulo, especialmente de las dos primeras, cuesta muchísimo dinero, pero también mucha gente las ve.

“Cuéntame” lleva ya casi once años en la parrilla y creo que hace tiempo que debería haber acabado pero bueno, ahí sigue al pié del cañón, algo admirable por otra parte. “Águila Roja” es lo más visto de la cadena y lo más caro en lo que a ficción se refiere. “Amar en Tiempos Revueltos” no descansa en todo el año, y si lo hace solamente es por poco tiempo. “Gran Reserva” es de las que tardan en aparecer porque otras series van antes.

No creo que, por respeto a sus espectadores, ninguna de ellas deba acabar simplemente porque no hay dinero para mantenerlas. Al menos que les den un cierre y dejen sus tramas ataditas. “Amar en Tiempos Revueltos” lleva muchos años acompañando a sus seguidores en las sobremesas y podrían cortar por ahí o bien acortar la temporada. De todas formas ¿nadie se ha planteado hacer episodios más cortos? También tienen un problema, la cantidad de actores que participan en ellas, no son series de cuatro o cinco personajes y un puñado de secundarios, en ellas participan muchos profesionales.

Si no hay dinero para producir, siempre pueden recortar el número de episodios por temporada y no tratar de estirar tanto el chicle. También poner una temporada al año y no dos.

Programas de producción propia:

La 2 está llena de espacios de producción propia que, como sabemos, no cuentan con gran audiencia pero ¿por ello hay que cargárselos? No, creo que si TVE da servicio público estos espacios son necesarios.

Después tenemos “Españoles por el Mundo” y similares que seguramente son bastante caros. Para no eliminarlos por completo se podría reducir también el número de programas al año.

Canales temáticos:

Las licencias se pagan y TVE tiene seis: La 1, La 2, Teledeporte, Clan TV, Canal 24 horas y la de las pruebas de HD. No veo claro que TVE se quiera deshacer de ninguna aunque en canal de las pruebas de la alta definición sí que sobra. Lleva ya varios meses funcionando y es un contendor de otros espacios de la cadena sean deportes, series, películas o informativos. ¿Por qué no librarse de él y emitir en HD únicamente?

ClanTV es necesario porque la programación infantil brilla por su ausencia en la televisión en abierto excepto algunos contenedores, dibujos en las autonómicas y algún canal más de TDT. Tal vez se podría ahorrar en eventos deportivos reduciendo la programación de Teledeporte, y por ende l compra de derechos de emisión, aunque es el único sitio en abierto también donde se pueden ver deportes minoritarios.

Películas:

Hace unos meses leí que la cadena se estaba planteando emitir menos cine extranjero, estadounidense principalmente, y dar más cine español porque comprar los éxitos made in Hollywood sale caro. No me parece una opción justa dadas las películas que se emiten en los demás canales por lo que es una medida que no se debería tomar.

Lo que habría que hacer es que TVE no aporte al cine español como se ha estado obligando a las televisiones porque si ya pagamos nuestros impuestos ¿por qué hacerlo dos veces? Es decir, si pagamos impuestos y con ello mantenemos el Estado ¿por qué pagar por un Ministerio de Cultura que da ayudas al cine y pagar también a las películas a través del canal público? El dinero del canal debería ser para producción propia en todo caso a no ser que después ese dinero invertido en las películas suponga que TVE no pague por sus derechos de emisión. A lo mejor es así, no lo sé.

Publicidad:

Qué bien se ven las cosas sin publicidad ¿verdad? Algunos aún se siguen quejando porque “no pueden” ir al baño en medio de una película por riesgo a perderse algo. ¿En el cine lo hacen?

El Partido Popular amenazó con emitir publicidad de nuevo pero hacer cortes pequeños. Es algo bastante positivo siempre y cuando los anunciantes estén dispuestos a volver al canal. Cortes como los de ahora pero en vez de con autopromos con publicidad comercial. Si no estarían bien bloques publicitarios de entre 5 y 7 minutos entre programas.

Son solo algunas ideas. Veremos las que toman los responsables del canal porque doscientos millones no se recortan así como así.


¿Tenemos la tele que nos merecemos?

20 febrero 2011

El pasado viernes 11 de febrero La 2 dedicó el programa “Los Debates de La 2″ a la televisión. Bajo el título “Tenemos la Televisión que nos Merecemos” los invitados debatieron, y se pisaron unos a otros que todo hay que decirlo (alguno no lo hizo), sobre la televisión que tenemos hoy en día, la oferta de programas y la libertad que tenemos a la hora de elegir qué ver, entre otras cuestiones.

El debate podéis verlo en la web de RTVE o escucharlo a través de Ivoox y merece la pena escuchar no sólo lo que los invitados piensan sino lo que la gente de la calle opina sobre el tema, así como las personas que trabajan en el medio.

Se habló de telebasura y libertad de expresión. ¿Existe la telebasura? Para mí, sí sin ninguna duda. Tenemos libertad de expresión pero justamente la llamada telebasura, entre la que se encuentran los programas del corazón que se dedican a llevar a invitados famosos por que sí y a hablar mal de otars personas, muchas veces se toma esa libertad muy en serio. El deporte nacional es el cotilleo pero estos programas deberán estar regulados porque no todo vale para ganar y/o mantener a la audiencia.

También se puso de ejemplo a Antena 3 y su idea de hacer televisión para el gran público, que es el familiar, y en eso estoy muy de acuerdo y es que aunque antes pensaba que Antena 3 era la peor cadena que había, y es que tras sus comienzos después degeneró bastante emitiendo poca cosa interesante, Telecinco ha conseguido superarla e incluso superarse a sí misma y realmente no sabría decir cuál es el público objetvo del canal de Fuencarral. antena 3 está emitiendo series para todos los gustos, películas de dudosa factura en la sobremesas y tardes de los fines de semana pero es que tiene los mejores canales de TDT porque, aunque ponga también refritos, ha adquirido y sigue haciéndolo series de éxito.

¿Tenemos libertad para escoger? Con la televisión por cable, Internet y algunos canales de TDT tenemos mucha libertad para elegir qué queremos ver y pasar de lo que no nos interesa lo más mínimo. Si no, siempre nos quedará el “apaga y vámonos” y ponernos una película o leer.

Acabo comentado una afirmación que una debatiente hizo. “La televisión
no es un negocio más, es un bien público”. A lo mejor las cadenas de la FORTA ylos canales de TVE son un bien público porque son públicas, pero ni eso. ¿Que no es un negocio? Pues yo creo que sí, igual que la música, el cine o la literatura. Si no, tendríamos los canales digitales y de cable gratis, no nos martirizarían con anuncios y la audiencia no dictaría que los programas malos se quedasen a horas prudentes y los buenos a horas intempestivas. Sí señores, la tele es un negocio y de todo y para todos hay en ella.


Estudio 1 ha vuelto a Televisión Española

29 diciembre 2010

Pensaba escribir mi parecido sobre “La Viuda Valenciana”, la obra con la que Televisión Española ha recuperado los míticos “Estudios 1″ que anoche empezó a emitir en La 2, pero a las primeras de cambio el sueño me venció, por lo que poco ví del espacio protagonizado por Aitana Sánchez-Gijón, Joaquín Climent, Jorge Roelas y Fran Perea, entre otros.

Lo que sí puedo decir es que me parece genial que la cadena pública haya decidido recuperar el programa para llevarnos de alguna manera el teatro hasta el salón de casa. Lo poco que ví sobre la obra de Lope de Vega me demostró lo cuidada que estaba la producción e imagino que todas estarán igual. En su día el programa fue todo un éxito. Hoy en día la oferta es muchísimo más amplia pero se agradece que estas propuestas puedan elegirse.

La siguiente obra que emitan será “Urtain” que ya están realizando.


De chicas de oro caídas, cine de barriada, finanzas y desapariciones

15 diciembre 2010

Leo que Concha Velasco afirmó en una entrevista que no habría una segunda temporada de “Las Chicas de Oro (de lo que cagó el moro 2)”. Han sido, por lo tanto trece episodios, menos que “Juntas Pero no Revueltas”, aquella serie de La Primera de 1995 que duró bastantes más aunque también tuvo una sola temporada y a la que bauticé como “Las Chicas de Oro de lo que Cagó el Moro” por lo mala copia que era. Ambas tienen en común estar basadas en la misma serie, aunque la de 2010 ha sido un remake en toda regla con los mismos guiones fusilados y la corta duración de una temporada. Al menos “Juntas Pero no Revueltas” no copió los guiones. Otro punto en común es las buenas actrices que ambas tenían, pero aunque los actores son un importante factor no salvan un producto malo.

“Las Chicas de Oro” de José Luis Moreno empezaron fuertes pero semana tras semana acabaron cayendo en picado hasta no sobrepasar el millón ochocientos mil espectadores, una cifra nada desdeñable, por otra parte, teniendo en cuenta la fragmentación televisiva.

De todas formas, la cancelación de la serie parece tener otro culpable y es el propio Moreno, o más bien la ruina en la que parece estar y es que debe dinero a los miembros del equipo, unas setenta personas, y sus problemas de finanzas han hecho que Telebodrio, digo Telecinco, se haya tenido que hacer cargo de “La que se Avecina” para que la serie pueda seguir su curso. José Luis Moreno es uno de los más reconocidos productores nacionales, tanto en televisión como en teatro, haya hecho cosas mejores o peores, pero parece que su emporio está a punto de caer.

Caer caerá el próximo 31 de diciembre el canal CNN+ ya que tras la fusión de Telecinco con Cuatro el canal de Prisa no interesa a la cadena de Vasile y así gente como Iñaki Gabilondo o Ana García Siñeriz se quedan sin sus programas. Gabilondo ya tiene trabajo, y a García Siñeriz es probable que no tardemos en verla de nuevo por el prestigio que en mi opinión tiene aunque dijera aquello de “aparece un perro” en el debate post último episodio de “Perdidos” (Lost) en Cuatro. Aunque, mayor delito fue que hablara de él sin haberlo visto.

Y más despedidas, Inés Ballester tendrá programa propio en La 2, un proyecto sobre el que está muy emocionada y que se llama “Sacalalengua” que ya lleva un tiempo en la parrilla, por lo que la periodista valenciana deja “Cine de Barrio” (o de barriada, como siempre le he llamado). Se rumorea y se comenta que a Carmen Sevilla le han hecho lo mismo que en su día le pasó a José Manuel parada y que será Concha Velasco quien la sustituya en este espacio que si bien no tiene por qué desaparecer, creo que no debería presentarlo nadie. Una voz en off comentando algún dato sobre la película a emitir sería lo más lógico desde que ya se acabaron las meriendas con pianista incluído.


Homenajeando a Caso Abierto

21 mayo 2010

Lo sabía. Estaba bastante claro pero me quedaba un poco de esperanza, quién sabe, tal vez la CBS recapacitase y al igual que hizo el año pasado, salvara “Caso Abierto” (Cold Case) de la cancelación. Pero no, después de siete temporadas, una de las mejores series de la década, en mi opinión, bajó la persiana con su último episodio el pasado dos de mayo. La CBS la ha cancelado y no tendremos nuevas historias. Aún quedándome varios capítulos de la sexta temporada y la séptima para ver (en buena hora pasé de La Sexta para ver la serie de nuevo en Fox), no hay mejor momento que éste, con su reciente cancelación, para hacerle un homenaje. Por supuesto que cuando acabe de ver la sexta entrega y haga lo priopio con la séptima, le dedicaré algún que otro post.

Corría julio de 2004 (el día 14 según la Biblia, osea el IMDB, que cayó en miércoles, si la memoria no me falla) cuando el primer canal de Televisión Española estrenaba en prime time una serie policial llamada “Caso Abierto” con un capítulo doble, vaya que pusieron los dos primeros seguidos. Nunca se me olvidará el comienzo: Un lugar y una fecha en la esquina inferior derecha de la pantalla, una chica pelirroja y la genial “More than a Feeling” de los Boston sonando. La chica en cuestión fue la primera víctima de la historia de esta serie creada por Meredith Stiehm y que la CBS estrenó en 2003.

No era una serie policial cualquiera y desde el principio me enganchó la historia de este equipo de detectives de homicidios de Philadelphia que empiezan de la noche a la mañana a resolver casos del pasado (el más antiguo dató de finales del siglo XIX) y a dar lo que en su día los investigadores que los llevaron no consiguieron, justicia tanto para las víctimas como para las familias.

La protagonista principal era Kathryn Morris, que haga lo que haga para mí siempre será la detective Lilly Rush, y estaba acompañada por John Finn como el teniente John Stillmann, Jeremy Ratchford como el detective Nick Vera, Thom Barry como el detective Will Jeffries y Justin Chambers como su compañero Chris Lassing, acreditado en cuatro capítulos pero que sólo salió en tres. No sé por qué el actor dejó la serie (o le echaron, ni idea) pero lo cierto es que por suerte pasó eso, más que nada porque no había química entre Morris y Chambers y porque llegó uno de mis personajes preferidos, el detective Scotty Valens, interpretado por Danny Pino.

Los capítulos de “Caso Abierto” tienen una estructura bien definida. La introducción nos presenta a la, en breve, víctima, que al principio está viva (lógico), algo sucede y la matan (homicidios involuntarios, bastante pocos). El detective que lleva el caso generalmente escribe la ficha del caso y deja la caja con el apellido de la víctima y la fecha de su muerte en el almacén de casos tanto abiertos como cerrados. Esa es la transición a la época actual en la que los detectives investigan, interrogan a los testigos sospechosos y van uniendo las piezas que tenían con pistas nuevas. El presente se mezcla con escenas del pasado donde se recrea partes de la vida de la víctima mientras los interrogados recuerdan cosas. En esos flashbacks siempre suenan, además, canciones del año en el que la víctima murió.

Así, hasta una de mis partes favoritas, el interrogatorio final normalmente llevado por Lilly en la que los criminales cantan todo, vemos el flashback de cómo se produjo la muerte de la víctima, y los culpables son llevados a la cárcel. Porque, como bien dijeron en un capítulo “el asesinato no prescribe”. Y, mientras les colocan las esposas suena una canción, muchas veces, con significado, de fondo hasta los títlos de crédito.

“Caso Abierto” ha contado historias de todo tipo a lo largo de su duración, pero a los personajes se les ha dado un buen desarrollo también. A Lilly sobre todo, pero es que al fin y al cabo es la protagonista. articularmente, faltándome lo que antes he mencionado por ver, sólo me he aburrido con un par de capítulos y otros me han parecido verdaderas obras maestras. Porque los que durante siete temporadas se han responsabilizado de la serie han hecho un gran trabajo transmitiendo muchas cosas no sólo con las frases de los personajes, sino con las canciones y la técnica. Y es que, nunca me cansaré de decir que la mejor técnica de la televisión la he visto en esta serie, cómo han utilizado la música, una banda sonora espectacular con canciones de diversas épocas culpables de que la serie no esté en DVD y quizá nunca salga; el uso de los colores; y todos los recursos audiovisuales.

Por supuesto, no me olvido del reparto, al que Tracie Thoms se unió en la temporada tres para interpretar a la detective Kat Miller. Un buen reparto, sin duda, que han defendido sus personajes muy bien y que nos los han mostrado de muchas maneras, y es que a los protagonistas de “Caso Abierto” les ha pasado mucho. Bien desarrollados, que no todas las series de policías se molestan en mostrarnos vida privada y relaciones varias, y de esos de los que los fans de la serie seguiremos recordando con cariño siempre.

De los más de cien capítulos que he visto hasta la fecha, mis preferidos están en la segunda temporada. “La Fiesta de Pijamas” (The Sleepover) me hizo llorar como una magdalena (todos los capítulos de la serie con niños muetos me han parecido de lo más emotivo), y hubo mucha tensión con “Cazadores de Mentes” (Mind Hunters) y “El Bosque” (The Woods). “Cazadores de Mentes” acabó dejándome boquiabierta porque aunque todos lo intentaron, el sospechoso se salió con la suya porque no consiguieron pruebas sificientes contra él y salió dejando a Lilly impotente viendo como un asesino le decía que volverían a encontrarse. Y vaya que si lo hicieron, y es que al susodicho, de nombre George (John Billingsley) no se le ocurrió otra cosa que secuestrar a Lil. Aunque gracias a ello nos enteramos del episodio que sufrió durante su infancia, que por otra parte ¡menuda infancia! La vida de Lilly Rush nunca fue fácil. Genial final con “Behind Blue Eyes” de The Who sonando de fondo mientras una Lily niña daba paso a la Lilly adulta, y es que ese es otro de los recursos de la serie, mostrarnos a las personas antes y ahora.

Echaré de menos “Caso Abierto” cuando no me queden capítulos por ver. Y es que, hoy por hoy, es mi serie preferida. Decir que La Primera la maltrató, la pasó a La 2, la seguí en Fox y La Sexta la rescató comprando a partir de la quinta temporada, y será quien primero la acabe de dar en España. “Caso Abierto” ha desaparecido pero siempre nos quedarán los recuerdos.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: