Primera temporada de Masters of Sex, una serie que engancha

13 junio 2014

Promo de la primera temporada de Masters of Sex

Algo tiene “Masters of Sex” que engancha. En realidad son muchas cosas pero principalmente lo bien hecha que está esta serie que en Estados Unidos emite Showtime, cuya segunda temporada estrenará en un mes justo, y que en España se puede ver en Canal+. Creada por Michelle Ashford basándose en la biografía escrita por Thomas Maier en 2009 titulada “Masters of Sex: The Life and Times of William Masters and Virginia Johnson, the Couple Who Taught America How to Love ” (Maestros del Sexo: La Vida y la Época de William Marsters y Virginia Johnson, la Pareja que Enseñó a Estados Unidos Cómo Amar), la serie arranca en 1956 cuando en un hospital universitario de Missouri, el doctor Bill Masters (Michael Sheen) contrata a Virginia Johnson (Lizzy Caplan) como su secretaria/ayudante y ambos empiezan a lanzar en serio el estudio sobre el sexo que Masters lleva queriendo realizar desde muchos años antes.

Masters fue pionero en querer enseñar cómo funcionaba el sexo para lo que logró reunir voluntarios femeninos y masculinos para que practicaran el sexo por la ciencia, así como que se dieran placer ellos solos para ver cómo, entre otras cosas, funcionaban todas las etapas del acto sexual o de la masturbación.

Michael Sheen y Caitlin Fitzgerald en la primera temporada de Masters of Sex

“Masters of Sex” nos hace partícipes de ello, porque no solo Masters y Johnson son voyeurs ya que tienen que tomar notas de todo lo que sucede y medir tiempos, sino que como espectadores también nos convertimos en voyeurs y, sinceramente, se hace raro pero vamos que tampoco estamos ante una película porno ni nada por el estilo, todo está hecho con bastante gusto aunque, no creo que sea necesario enseñar tantos pechos en pantalla. Pero vaya, es Showtime así que tampoco vamos a asustarnos por nada.

Pero “Masters of Sex” es más que el tiempo que se dedica a ese estudio en pantalla, la serie presenta a unos cuantos personajes que resultan muy interesantes y sus relaciones todos ellos interpretados muy bien por los actores que les dan vida. Michael Sheen y Lizzy Caplan brillan y eso que él es un tipo que no es de los que caigan simpáticos. Se complementan bien y ella actúa con mucha naturalidad. No menos naturales resulta Caitlin Fitzgerald como Libby, la mujer de Bill, o Hélene Yorke como Jane, la secretaria y sujeto de estudio. No me olvido de dos grandes: Beau Bridges como Barton Scully, el jefe directo de Bill, y Allison Janney como su mujer Margaret.

Pero no me puedo olvidar de Teddy Sears, Nicholas D’Agosto y Julianne Nicholson, ni de Annaleigh Ashford cuyo personaje de la prostituta Betty ya merecería una serie para ella sola.

Allison Janney y Teddy Sear en la primera temporada de Masters of Sex

Así que de momento tenemos que “Masters of Sex” está bien hecha, que tiene buenos personajes y un buen reparto. ¿Por qué más engancha esta serie? Por su ambientación y por llevarnos a una época y a los problemas que había en ella: la homosexualidad, el divorcio, la segregación racial, o que ser hombre hacía la vida más fácil porque las mujeres incluso con carrera no lo tenían nada fácil, así como el tabú que ya era el sexo de por sí o que las mujeres ginecólogas no gozaran de confianza a la hora de tener pacientes porque las mujeres no querían que una mujer mirara sus partes.

La historia que cuentan puede llamar la atención más o menos pero al final resulta interesante. Es una buena serie, además de valiente y, particularmente, espero su segunda temporada con ganas. Por cierto, la cabecera de la serie no tiene desperdicio.

 


Divertida primera temporada de The Millers

19 mayo 2014

Poster de la primera temporada de The Millers

Will Arnett mola mucho, Beau Bridges es un actor genial y lo poco que conocía de Margo Martindale me decía que era una actriz a tener muy en cuenta. Por ello, tenía que ver “The Millers”, una serie cuyo piloto me gustó pero que cuando hablé de ella al poco de estrenarse dije que sus secundarios sobraban bastante y que al señor Bridges no le sacaban mucho partido.

Me retracto de lo primero, los secundarios han acabado cuajando y el cambio de la actriz que interpreta a la hija de la hermana de Nathan (Will Arnett)  a mitad de temporada, Mikayla (Eve Moon primero, Lulu Wilson después) no sé por qué fue pero la segunda niña es una pequeña robaescenas con frases contundentes.

“The Millers” es una comedia familiar con algunos tópicos pero siempre logra sacar una sonrisa y muchas veces la risa. Su humor es blanco en ocasiones pero en otras bastante irónico e incluso sarcástico pero su punto fuerte está, sin lugar a dudas, en esa relación entre madre e hijo, entre Nathan y Carol (Margo Martindale) que si el primero es divertido, la segunda tiene una vis cómica impresionante.

El matrimonio formado por Debbie (Jayma Mays) y Adam (Nelson Franklin) ha dejado buenos momentos sobre todo por lo especiales que son en lo que a la comida se refiere y a sus tradiciones, así como porque Deb siempre trata de competir con Nathan y porque Adam se crió en una comuna hippie. Buenos momentos por su desastrosa persona también ha dejado Tom (Beau Bridges) que siempre tiene un tira y afloja personal con Carol y el amigo de Nathan, Ray (J. B. Smoove) me ha acabado convenciendo a pesar de lo histriónico que es.

Reparto de la primera temporada de The Millers

Ha sido una muy buena primera temporada que la ha colocado como mi tercera comedia preferida, tras “2 Broke Girls” y “Mom” que son casualmente de la misma cadena, y que ha tenido un final muy divertido dejando a Carol queriendo independizarse que habrá que ver cómo sacan después partido a todo eso.

Me he reído mucho pero creo que de quedarme con un episodio, y los ha habido estupendos, sería el decimoquinto “You Betcha” (Pues Apostarlo) en el que Adam y Debbie dejan a Mikayla a cargo de Carol durante un fin de semana y la cría descubre qué es comer carne.

A partir de septiembre, más.


Brillante e hilarante primera temporada de Mom

24 abril 2014

Allison Janney y Anna Faris en el episodio 1x14 de Mom

Me gustó el piloto de “Mom” y no me costó nada engancharme a la sitcom creada por Gemma Baker, Eddie Gorodetsky y Chuck Lorre. Claro que desde el principio se les coge cariño a los personajes y el reparto no lo hace nada mal, sobresaliendo la siempre grande Allison Janney y Anna Faris que me ha sorprendido para bien.

Durante los veintidós episodios de la primera entrega, que finalizó en la CBS estadounidense la semana pasada, los guiones han hecho humor con las adicciones, el embarazo adolescente, la dejadez parental, el amor o el desamor. Hasta han hecho comedia de algo tan serio como es el cáncer pero es que “Mom” tiene unos guiones muy divertidos. Eso sí, no es comedia 100% porque la serie tiene su drama, ese al que también le sacan el lado cómico pero que te hace emocionarte a partes iguales. Por tanto estamos ante una tragicomedia porque la vida de sus protagonistas no es nada fácil.

Christy (Anna Faris) y Bonnie (Allison Janney) son las piezas fuertes de esta serie. Se llevan mal pero se quieren. Se enfadan pero se arreglan. Empiezan a no aguantarse y se vuelven a acabar entendiendo y, probablemente, la una sea la mejor amiga de la otra y viceversa. El trabajo de Faris es realmente bueno pero es que para quienes seguimos su carrera, probablemente desde “El Ala Oeste” (The West Wing), el nombre de Allison Janney son palabras mayores porque la actriz llena la pantalla con cada aparición. Puede hacer drama pero ojo, la comedia le va también como anillo al dedo.

He de mencionar a Sadie Calvano que interpreta a Violet, la hija de Christy y nieta de Bonnie, con frescura, y a quien hace de su hermano Roscoe, Blake Garrett Rosenthal, que es un niño verdaderamente adorable. Geniales las apariciones del padre de este, Baxter (Matt Jones) y no menos las de Luke (Spencer Daniels), el novio de Violet, que tiene escenas cortas normalmente pero deja huella en todas.

Octavia Spencer, Allison Janney, Mimi Kennedy y  Anna Faris en el episodio 1x19 de Mom

Pero si hay alguien con quienes tanto Faris como Janney se complementan al 100% esas son Mimi Kennedy y Octavia Spencer. La primera es la guardiana de Christy en Alcohólicos Anónimos que tiene una historia pasada con Bonnie, de quién podría decirse que es su archienemiga pero con pinzas, porque en el fondo, por puyas que se echen, no se llevan mal. La segunda es otra alcohólica en recuperación que se tiene que enfrentar a un grave delito que comete pero tendrá a las tres antes mencionadas apoyándola.

La primera temporada de “Mom”, como digo, ha tenido momentos brillantes e hilarantes y un final realmente bueno que además de hacerme reír consiguió también emocionarme. Una de mis series de cabecera de la temporada y una de las pocas que me voy a guardar.

CBS ya la ha renovado (¡gracias!) así que “Mom” volverá a las pantallas de Estados Unidos en septiembre. En España la emisión en castellano sigue su curso en TNT así que la temporada que viene también volverá a nuestro país. ¿Qué esperar de la segunda entrega? Risas, momentazos madre e hija y el desarrollo de la trama parental que han dejado abierta en la primera temporada. Lo del trabajo de Christy en el restaurante se queda en un muy segundo plano y probablemente así siga.


Primera temporada de Mentes Criminales

10 abril 2014

Promo de la primera temporada de Mentes Criminales

Jason Gideon (Mandy Patinkin) es el mejor criminólogo de la Unidad de Análisis de la Conducta del FBI, BAU (sus siglas en inglés) a partir de ahora. Trabaja en Quantico, Virginia, con el jefe de la unidad, Aaron Hotchner (Thomas Gibson), el agente Derek Morgan (Shemar Moore) y el doctor Spencer Reid (Matthew Gray Gubler). También participa en las investigaciones la analista informática Penelope Garcia (Kirsten Vangsness) quien hace magia con sus bases de datos y que es un personaje recurrente.

La acción de “Mentes Criminales” (Criminal Minds) comienza cuando Gideon vuelve tras una baja a la unidad y el primer destino del equipo es Seattle donde el sudes, sujeto desconocido de turno (unsub en inglés), secuestra a víctimas para matarlas. Allí conocen, y conocemos, a Elle Greenaway (Lola Glaudini) agente del FBI destinada a la ciudad cuyo sueño es trabajar para el BAU. Y así el primer caso que vemos en pantalla se resuelve.

El piloto se deja ver pero es flojo, aunque como presentación de personajes no está mal porque da una buena muestra de cómo son cada uno. En el segundo episodio ya aparece la agente Jennifer Jareau (A. J. Cook), alias JJ, el enlace con la prensa de la unidad.

Mandy atinkin, Thomas ibson, Lola Glaudini y Matthew Gray Guble en la primera temporada de Mentes Criminales

Jeff Davis  creó la serie que empezó a emitirse en la CBS estadounidense en septiembre de 2005 llegando a España de la mano de Telecinco en 2006. Cierto es que yo la veía aunque con el revisionado me he dado cuenta de que no me acordaba de casi nada. Además creo que siendo entretenida en su conjunto general, la serie fue mejorando a partir de la segunda entrega.

La verdad es que aún siendo coral, Mandy Patinkin con su personaje tiene mucho protagonismo en la temporada. Tanto que incluso el 99% de las citas de principio y final de los episodios las decía él en voz en off. Porque Hotch será el jefe pero Gideon es el alma del equipo además de mentor del joven doctor Reid.

Utilizaron bastantes canciones al final de cada episodio, algo que no siempre se ha hecho, y el tiempo de cada episodio se utiliza más con el equipo que con los sudes, algo que en los últimos tiempos de la serie también ha cambiado.

Thomas Gibson, Matthew Gray Gubler y Shemar Moore en la primera temporada de Mentes Criminales

Mi valoración general de la temporada es buena, entretiene y los casos están bastante bien en su mayoría aunque, como digo, creo que en comparación con otras entregas es floja. Eso sí, capitulazos tiene, en especial tres: El decimocuarto “Riding the Lightning” (lo estoy revisionando en VOSE, sí) en el que una pareja de asesinos en serie que van a ser ejecutados con inyección letal es entrevistada por el equipo para encontrar los cuerpos de algunas de sus víctimas; el decimoséptimo “A Real Rain” en el que el equipo viaja hasta Nueva York para tratar de encontrar a alguien que se toma la justicia por su mano lo que da lugar a pensar mucho en lo que plantea el episodio; y el decimosegundo y último “The Fisher King”, el primer cliffhanger de la serie, típico para finalizar las temporadas de “Mentes Criminales”, en el que un tipo llamado Frank Giles introduce al equipo en un peligrosos juego en el que tendrán que salvar a una chica mediante varias pistas que les envía, y que acaba apuntando con una pistola a Elle en su propia casa.

Por cierto, el productor ejecutivo de la serie era Edward Allen Bernero quien había trabajado en “Turno de Guardia” (Third Watch) y, en “Mentes Criminales” hay muchos de los actores de la serie, invitados incluso, que aparecen. Los voy a contar, sí. En la primera entrega Chris Bauer y Lisa Vidal.


Entretenida primera entrega de Intelligence

9 abril 2014

Meghan Ory, Josh Holloway y Marg Helgenberger en la primera temporada de Intelligence

Cuando en enero comenté el piloto de “Intelligence” a los pocos días de su estreno en Estados Unidos, gracias por la brevedad FOX Crime España, dije que me pareció entretenido. El lunes de madrugada la citada cadena finalizó la emisión de la primera temporada, y puede que última ya que CBS aún no se ha pronunciado sobre ella después de renovar casi toda su parrilla de cara a la temporada que viene, y el resultado me ha gustado.

“Intelligence” es una serie procedimental entretenida que se ventiló bastante enseguida la trama de la mujer del protagonista, Gabriel Vaughn, personaje que le ha venido como anillo al dedo a Josh Holloway en su regreso a la televisión como protagonista.

Su compañera de fatigas principal, Riley Neal (Meghan Ory) ha estado a la altura episodio sí y episodio también, y entre ambos no podía faltar la tensión sexual no resuelta, que haberla la ha habido también. Pero en el fondo, por muy protagonistas que Gabriel y Riley puedan ser por ser los agentes de campo de la agencia gubernamental para la que trabajan, el reparto de “Intelligence” es bastante coral.

A Marg Helgenberger, tras verla en “CSI”, también le ha pegado mucho hacer de la jefa Lilliand Strand, protectora de Gabriel, al igual que el resto del grupo empezando por el creador del microchip que el protagonista tiene en el cerebro, el doctor Shenendoah Cassidy (John Billingsley), su hijo el nerd Nelson (P. J. Byrne) y el agente Chris Jameson (Michael Rady). Entre todos han logrado sacar todos los casos y dificultades a las que se han enfrentado en trece episodios adelante.

Reparto de Intelligence

Sí, “Intelligence” entretiene lo necesario para seguirla por sus casos, explosiones, peleas y tiros. Pero también porque los personajes no están mal y porque su primera entrega también ha ahondado en esa pregunta que ronda a Gabriel por la cabeza, si el chip le hace menos humano de lo que es.

Y, en los trece episodios han habido algunos muy buenos, como por ejemplo el noveno, “Athens” en el que Cybercom, la agencia para la que los protagonistas trabajan, es atacada o los dos últimos en los que a Gabriel le acusan de matar a tres personas y tienen que lograr coger a los verdaderos responsables así como a un topo.

Lo dicho, entretenida. Me dará pena si la cancelan, la verdad, porque podrían sacar más de ella.


La brillante finale de la primera temporada de True Detective

11 marzo 2014

Matthew McConaughey en la finale de la primera temporada de True Detective

 

El pasado domingo HBO emitió en Estados Unidos el último episodio de la primera temporada de “True Detective” logrando su audiencia más elevada desde que se estrenó en enero y que se petara el HBO Go, el servicio de streaming de la cadena de cable por todas las personas que intentaron ver el episodio.

Sin problemas pude visionarlo ayer (gracias de nuevo Internet y a todos aquellos que desinteresadamente comparten las cosas y se molestan en proporcionar subtítulos) porque “True Detective” es una serie que tardó unos episodios en convencerme pero de la que no me podía despegar porque tenía la necesidad de verla, y no muchas consiguen eso, la verdad.

Lenta y con momentos aburridos, como dije, pero muy bien escrita, con una fotografía muy buena, pensada a la perfección y con dos protagonistas de excepción donde Matthew McConaughey ha interpretado a uno de los policías con más jugo de la historia de la pequeña pantalla, con jugo y fantasmas todo sea dicho, “True Detective” cogió ritmo a partir del tercer episodio para ir creciendo hasta su brillante finale. Digo de la primera temporada porque parece que HBO la renovará aunque haya otro reparto porque McConaughey ya ha dicho que no seguirá y es probable que su amigo Woody Harrelson haga lo propio. Además, la historia está más que cerrada.

Y ahora sí, si no has llegado aún al episodio final, no sigas leyendo para que no te tragues ningún spoiler.

Matthew McConaughey y Woody Harrelson en la finale dela primera temporada de True DetectiveEn el séptimo episodio se nos mostró a quien los detectives Rust Cohle (McConaughey) y Marty Hart (Harrelson) habían intentado localizar, una persona que a mí se me hizo familiar y es que, como bien confirma Rust en el episodio, ya la habíamos visto en uno delos episodios iniciales.

Después de relacionar, mediante varias personas a las que entrevistaron, a los Tuttle y al sheriff Childress con el caso que los exdetectives comenzaron cuando encontraron a Dora Lange diecisiete años atrás, una foto de una casa, y las pensar qué podían ser las orejas verdes del dibujo del monstruo con el que quieren dar, hace que Marty la recuerde de los archivos del caso Lange y así acaban dando con un lugar perdido en medio de la nada que nada más pisar tras bajar del coche Rust sabe perfectamente que es el sitio que buscaban.

Pero antes de que Rust y Marty se personen allí, ya habíamos descubierto a la pareja que lo habita: un hombre con cicatrices en la cara, a quien ya habíamos visto al final del séptimo episodio pero también en uno de los del principio, y a una mujer con la que mantiene una relación. Ambos descuidados, ambos agresivos y con algo que esconder, al menos por parte del hombre, Errol (Glenn Fleshler), quien mantiene a alguien preso… Aunque después vemos que es un cadáver.

Fotograma de la primera temporada de True Detective

Sin cobertura para llamar a los detectives que les interrogaron, Papania (Tory Kittles) y Gilbough (Michael Potts), Marty entra en la casa y descubre a la novia/hermanastra de Errol. Una casa que está patas arriba, llena de muñecas, ropa tirada y porquería por todas partes. Mientras Rust ve a Errol que le atrae hasta un auténtico laberinto bajo la tierra y a los restos de lo que parece una iglesia grande.

Aquí la tensión ya estaba por las nubes y la ambientación junto con el peligroso Errol estaban consiguiendo que mi nivel de nerviosismo subiera más y más. Y así, después de un plano WTF en el que Rust ve algo parecido a un agujero negro, Errol ataca y le clava un cuchillo. Parecía que Cohle estaba herido de muerte y sin dejarnos respirar, Hart entra en escena y se lleva un hachazo.

Pero, aunque cundió el pánico porque los refuerzos ni habían llegado, heridos como estaban Rust y Marty no dejan de luchar, Marty se zafa de Errol y Rust le pega un certero tiro en la cabeza. Y ambos se quedan en la oscuridad esperando a que alguien les encuentre.

Woody Harrelson y Matthew McConaughey en el final de la primera temporada de True Detective

Y no, a pesar de que ambos acaban en la cama de un hospital, sobreviven. Marty ya pensaba que Rust era difícil de matar y se lo demuestra una vez más. Diecisiete años después acaban pillando a su presa en un caso de ritos satánicos, desapariciones y gente poderosa metido en ello a la que no pudieron coger. Pero como verdaderos detectives, sobre todo Rust, no cesaron en su empeño de terminar con lo que empezaron les costara lo que les costase.

Sí, “True Detective” no es para nada una serie detectivesca al uso. No es tampoco una serie para todos los públicos pero de lo que estoy más que segura es que HBO ha vuelto una vez más a apostar por la calidad y a traernos un producto de factura impecable. No se pueden hacer cábalas con esta serie, no se puede teorizar pero la investigación se ha llevado muy bien y que nos hayan contado todo, prácticamente, mediante esos interrogatorios ha sido todo un acierto para llevarnos por una narración totalmente diferente a lo que podemos estar acostumbrados.

Sí, “True Detective” es una serie más que recomendable para los espectadores exigentes y, de nuevo, tengo que alabar el grandísimo trabajo de Matthew McConaughey dando vida a Rust Cohle.


Estreno de Intelligence en FOX

16 enero 2014

Promo de la primera temporada de Intelligence

 

Tan solo cinco días después de su estreno en la CBS en Estados Unidos, FOX Crime estrenó en España la serie que nos ha devuelto, ¡por fin!, a Josh Holloway a la pequeña pantalla como protagonista tras el final de “Perdidos” (Lost). Hablo de “Intelligence”, que ha llegado en versión original subtitulada en castellano pero que en breve también llegará doblada al propio canal.

Creada por Michael Seitzman, “Intelligence” nos lleva a la agencia estadounidense encargada de la cyber seguridad liderada por Lillian Strand (Marg Helgenberger) cuya estrella es el agente Gabriel Vaughn (Josh Holloway) quien lleva un chip en su cerebro que le hace procesar cosas como un ordenador. Para protegerle Strand contrata a Riley Neal (Meghan Ory), agente del Servicio Secreto, que acepta el trabajo un poco a regañadientes porque no cree que proteger a Gabriel sea tan importante.

Pero sí que lo es y no tardará en darse cuenta cuando el creador del chip que lleva implantado, el doctor Cassidy (John Billingsley), es secuestrado por un exagente chino que quiere que se le implante un chip a una colaboradora suya para acabar con Gabriel y quedarse en poder del chip original.

Josh Holloway y Meghan Ory en la primera temporada de Intelligence

Entretenido es el piloto de “Intelligence” que tiene escenas de acción, tiros, mamporros y, lo más importante, originalidad y desarrollo de personajes. Porque Amelia (Zuleikha Robinson), la mujer de Gabriel, colaboró en unos atentados y hay un misterio sobre si está viva o muerta, y si era una traidora o no. Y, por lo que se ve al final del episodio que no voy a desvelar.

Veremos por dónde van los tiros y si habrá misiones diferentes episodio tras episodio o “Intelligence” es más serial.


Primera temporada de Bates Motel

27 diciembre 2013

freddie-highmore-y-vera-farmiga-en-la-primera-temporada-de-bates-motel-diario-de-una-telefila

 

TNT España finalizó la semana pasada la emisión de la primera temporada de “Bates Motel”, serie que sirve de precuela al clásico cinematográfico “Psicósis” (Psycho) dirigido por Alfred Hitchcock y en el que Anthony Perkins y su penetrante mirada nos pusieron los pelos de punta a más de uno.

Creada por Anthony Cipriano, Bates Motel”, que en Estados Unidos emite el canal A&E, arranca cuando Norma (Vera Farmiga) y Norman (Freddie Highmore) Bates se marchan de casa tras la muerte de su marido y padre, respectivamente, y van a parar a un pueblecito donde Norma compra un motel y una casa.

Los problemas empiezan a aparecer cuando un tal Keith Summers (W. Earl Brown) aparece en el motel diciendo que la propiedad es suya, ataca a Norma y acaba muerto. El sheriff Alex Romero (Nestro Carbonell) y su ayudante Zack Shelby (Mike Vogel) empezarán a investigar el paradero de Summers cercando a los Bates, quienes cuentan con otro miembro, Dylan (Max Thieriot), el hermanastro de Norman, que no se lleva bien con su madre a diferencia del adolescente Bates.

Pero hay más muertes, un misterio que tratarán de resolver Norman y su amiga Emma (Olivia Cooke), algunos personajes intrigantes y otros cansinos. Aunque, por encima de todo vemos la estrecha relación entre Norma y Norman así como el despertar psicópata de este. No es un spoiler, este es el Norman Bates pre-”Psicósis” aunque tenga un Ipod.

Se deja ver “Bates Motel”, una serie diferente a lo demás que podemos encontrar en pantalla hoy en día aunque le agradecería más que el motel se llenara de vez en cuando con personajes misteriosos. En lo que a los actores se refiere, Vera Farmiga está muy bien en su papel (gana enteros en versión original, como casi todo), Freddie Highmore es un digno Norman Bates aunque a veces no me trago sus pataletas, Max Thieriot tiene un personaje bastante chulo y Olivia Cooke se luce a pesar de estar atada a su botella de oxígeno ficticia.

No ha estado mal la temporada aunque se le puede sacar mucha más chicha a la historia.


Otra que cae de mi lista: Sleepy Hollow

1 diciembre 2013

tom-mison-en-sleepy-hollow-diario-de-una-telefila

 

Cuando FOX España estrenó hace cuatro semanas “Sleepy Hollow” dije que la serie podía tener su intriga y que la lucha del bien contra el mal podría dar su juego. Tras ver esos cuatro episodios he de decir que me bajo del carro y la elimino de mi lista tal vez porque en esta temporada televisiva estoy más crítica de lo habitual o porque de lo nuevos estrenos desde septiembre de 2013 tampoco es que haya ninguna maravilla.

Me gustó el piloto, y el tercer episodio estuvo bastante entretenido con el tema de Sandman pero ¿dónde está el jinete sin cabeza? Aparece en el piloto, en los previously de cada episodio y en algún flashback pero para de contar. Vale, se volvería muy repetitiva si en cada episodio Ichabod Crane (Tom Mison) y compañía tuvieran que luchar contra el mismo tío pero es que lo que están apareciendo episodio sí y episodio también son nuevas formas del al y, particularmente, ya tuve bastante con “Embrujadas” (Charmed) como para aguantar nuevas formas del mal.

No me llena y además creo que es una serie a la que podrían sacar más partido si complementaran el género fantástico con la adaptación de Crane al siglo XXI que quitando ese humor británico que le sale de vez en cuando pocos problemas tiene para vivir en un presente que ni siquiera pudo llegar a vislumbrar doscientos años atrás.

Mi Regla del Cuarto Episodio vuelve a actuar.


Otras series que dejo: Rehenes y Sean Saves the World

12 noviembre 2013

Sister’s KeeperEsta noche se emite un nuevo episodio en TNT de “Rehenes” (Hostages), el séptimo de la primera temporada, y me tocaba grabarlo para verlo un día de esta semana. Pero lo cierto es que he decidido pasar porque esperaba algo más de la serie en la que lo único que me gusta son las escenas entre Toni Collette y Dylan McDermott, para mí el punto fuerte de la serie porque lo demás hasta lo encuentro a veces un despropósito.

A los seis episodios no se sabe nada del por qué del secuestro. Se puede especular pero no se tienen datos de nada excepto de que Duncan (McDermott) está jugando a ambos lados de la ley y de que hay mucha gente con puestos en el Gobierno en el ajo. ¿Por qué quieren cargarse al Presidente?

Los problemas familiares de los Sanders son mero relleno porque de algo tienen que hablar pero ya lo de los secuestradores… Eso de que uno necesite dinero y se vayan a atracar una partida de póker me parece muy irrisorio, la verdad. El guión es muy ligero y los personajes planos a más no poder y todo ello mezclado hace que “Rehenes” sea una serie bastante prescindible.

Sí, el piloto estuvo bien por centrarse en lo que se supone que íbamos a ver pero probablemente la historia diera más para ser una miniserie aceptable y no una serie de poco recorrido en la que episodio tras episodio la doctora Ellen Sanders tuviera que lidiar con algún problemilla y su principal secuestrador amenazarla de alguna manera.

Promo de la primera temporada de Sean Saves the World

La segunda serie que dejo por el momento, puede caer alguna más, es “Sean Saves the World”. No he aplicado mi Regla del Cuarto Episodio porque vistos tres tuve suficiente y me daba pereza poner uno nuevo, la verdad.

No aporta nada de nada y ya dije que a Sean Hayes le aguanto poco así que tras avanzar que la abandonaría, es lo que he hecho sin pena alguna. Le han dado más episodios, sí, pero creo que la NBC ha tomado la decisión para no quedarse demasiado huérfana en su parrilla.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

%d personas les gusta esto: