Revisionando Las Chicas de Oro, probablemente la mejor serie de comedia de la historia

4 septiembre 2011

Aviso de spoilers, pero la serie acabó hace casi veinte años

“¿Qué puedes decir de siete años de peleas, risas, secretos y tarta de queso?” decía Rose Nylund (Betty White) en los momentos finales de “Las Chicas de Oro” (The Golden Girls) la que para mí es probablemente la serie de comedia de la historia de la televisión por una sencilla razón, habiéndola visto en tres etapas diferentes de mi vida, y ahora mismo tengo 28 otoños, con este revisionado me he reído más que nunca.

La serie fue creada por Susan Harris y estuvo en la cadena estadounidense NBC desde el 14 de septiembre de 1985 hasta el 9 de mayo de 1992, siete temporadas de éxito en las que únicamente bajó de entre los diez programas más vistos en la última entrega. No obstante, el final fue seguido por cerca de treinta millones de personas, pero no adelantemos acontecimientos. Cada actriz, además, se llevó diversos premios, todas ganaron Emmys por su actuación.

El argumento nos llevaba a Miami, donde tres mujeres de mediana edad y la anciana madre de una de ellas compartían un chalet. La propietaria de la vivienda era Blanche Devereaux (Rue McClanahan) una coqueta mujer de Atlanta que se creía más guapa que nadie y que estaba loca por los hombres. Sí, Blanche era toda una ninfómana, o algo que queda máws poético, padecía de furor uterino, pero con mucha clase y estilo. Podía ser egocéntrica y egoista pero tenía buen corazón. También era la más picantona, tanto que sus pensamientos sexuales se apoderaban de su ser con una rapidez impresionante. Y, siempre mentía sobre su verdadera edad lo que daba lugar a muchas bromas.

Los dos verdaderos hombres de la vida de Blanche fueron su marido George y su padre, Big Daddy (como el de “La Gata Sobre el Tejado de Zinc – Cat Over Hot Tin Roof”) o Papaíto como lo tradujeron en España. Ah, y Blanche trabajaba en el Museo de Arte.

La primera compañera de casa que encontró Blanche tras decidir compartirla y poner un anuncio en el tablón del supermerado, fue Rose Nylund, una mujer de un pueblo llamado Saint Olaf perteneciente al estado de Minnesota pero con un pasado escandinavo. De hecho, todos los platos que Rose solía cocinar tenían nombres escandinavos. Rose perdió a su marido Charlie de un ataque al corazón mientras hacían el amor, y se mudó a Miami.

Los ciudadanos de Saint Olaf no eran nada brillantes aunque fueran a la universidad, y ese era el caso de Rose que más que tonta para mí era muy inocente. A ver, tonta también, o a lo mejor, parafraseando a la gran Sophia Petrillo (Estelle Getty) era pánfila: “los tontos ven los culebrones, los pánfilos se los creen”. Pero Rose no solía ponerse de mal humor, ni solía ser borde aunque a veces soltaba dardos envenenados pero bien, pero tan dulcemente que ¿quién iba a discutir con ella? Era cariñosa y con un gran corazón. Su pareja más duradera en la serie fue Miles (Harold Gould), un profesor de universidad con el que ella no tenía nada en común pero se querían mucho.

Rose trabajó en el Teléfono de la Esperanza y al final acabó en la televisión local. Y, su seña de identidad, aparte de su ingenuidad por no pillar nada a la primera, eran sus historias de Saint Olaf que nada solían tener que ver con los problemas planteados, sobre todo por Blanche o Dorothy.

Con ella voy, mi preferida de las cuatro desde siempre, Dorothy Zbornak (Bea Arthur), al azote de Rose porque siempre le pedía un periódico o una revista para pegarle con ella en la cabeza y que se callara.

Dorothy provenía de Brooklyn y era profesora suplente en el instituto. Era una mujer muy inteligente, irónica y sensata aunque a veces podía llegar a ser bastante insensata si se dejaba guiar por su corazón en vez de por su cabeza. Su peor pesadilla no eran realmente las historias de Rose, porque al final siempre acababa escuchando a su amiga pacientemente, sino las inesperadas visitas de su exmarido Stan (Herbert Edelman) con quien estuvo 38 años casada antes de que la dejara por una jovencita. No era la primera vez que la engañaba y Dorothy no solía recordar nunca buenos momentos de su matrimonio pero el amor que sentían el uno por el otro era realmente indescriptible.

Dorothy no tenía mucha vida social, así se lo recordaban Blanche y sobre todo su madre (aunque tenían la misma edad siendo Bea Arthur unos meses mayor que Estelle Getty), Sophia Petrillo (Estelle Getty), una mujer octogenaria nacida en Sicilia que siendo una jovencita marchó a Nueva York después de anular su matrimonio de conveniencia y en Estados Unidos se casó con su querido Salvadore (Sid Melton) o Salva, como le llamaba a veces. Dorothy metió a Sophia en la residencia “Prados Soleados” pero la residencia se quemó y marchó a vivir con las tres chicas convirtiéndose en la cuarta chica de oro.

Sophia era inteligente, sarcástica y a raíz de sufrir un ataque, parte de su cerebro quedó dañado haciendo que siempre dijera lo que pensaba. De ahí que se metiera con Rose y Blanche sin inmutarse o con su propia hija que siempre amenazaba con mandarla de nuevo a la residencia. El humor de Sophia era bastante crudo y a veces escatológico. Se metería con Dorothy, sí, pero lo hubiese dado todo por su “gatita” que al final era su hija preferida.

En 180 episodios se trataron problemas personales, problemas de salud, se habló de sexo y de hombres y hubo mucho espacio para las críticas sociales fueran sobre educación o salud, por citar un plan de ejemplos. Si discutían al final todo se arreglaba con un abrazo en grupo y las noches en velas solían pasarlas comiendo tarta de queso, que durante las cinco primeras temporadas no faltó nunca en la nevera.

Algo quedaba siempre claro, Dorothy, Rose, Sophia y Blanche eran mucho más que amigas, eran familia, se querían, se apoyaban y discutían, claro, como en las mejores. Y, hay algo que no se piede olvidar, durante los siete años cantaron y bailaron bastante, demostrando que no solamente eran muy buenas actrices, que no solamente podían hacer reir a carcajadas, sino que eran unas artistazas.

En la séptima temporada Bea Arthur, grande donde las hubiera, dijo que hasta ahí había llegado así que se decidió poner punto y final a la serie. Un doble episodio llamado “Alguien Voló Fuera del Nido del Cuco ” (One Flew Out of the Cuckoo’s Nest) fue el broche de oro para esta grandísima serie clásica, un capítulo en el que el tío de Blanche, Lucas (Leslie Nielsen), llegaba a Miami y tras una cita con Dorothy deciden hacerle creer a Blanche que van a casarse y lo que empieza como una broma acaba en boda por todo lo alto, hasta con la aparición siempre estelar del gran Stan que no pretende impedir el enlace de su amada Dorothy, sino llevarla a la iglesia. Admito que el episodio me hizo llorar, por la emotividad en varios momentos de la segunda parte y porque supone el final de la misma.

Tras finalizar “Las Chicas de Oro”, al año siguiente se estrenó “El Palacio Dorado” (The Golden Palace) en la CBS con Betty White, Estelle Getty y Rue McClanahan pero solamente duró una temporada porque no revalidaron el éxito de su predecesora. Tanto Herbert Edelman como, por supuesto, Bea Arthur aparecieron en un episodio de la serie en la que las chicas se hacían cargo de un hotel después de que decidieran vender la casa que al final había acabado siendo de las cuatro.

Sí, es una serie que me encanta, que me hizo pasar muy buenos ratos, me los ha hecho volver pasar y me los hará pasar de nuevo cuando vuelva a ver sus episodios. Y es que, cuando era pequeña era imposible que entendiera todas las puyas que se echaban pero con ojos de adulta no se escapa nada. Quien no la haya visto debería recuperarla, y quien disfrutara de ella también.

Y, quiero acabar diciendo eso de “Sicilia 1920….” y es que Sophia siempre empezaba sus historias así, cambiando el año. Y es que, no solo Rose tenía historias de Saint Olaf, Sophia las contaba de su etapa siciliana o de Brooklyn, incluso hubo flashbacks en los que se veía a Salva y a Dorothy de joven y hasta a la madre de Sophia se vio, que no era otra que Bea Arthur caracterizada de más mayor. Por su parte, las historias de Blanche siempre solían ser de sus aventuras sexuales y las de Dorothy de su matrimonio con Stan.

Como a este paso casi escribo un libro, en vez de dejar frases para el recuerdo, las originales se pueden encontrar aquí, incluyo unos cuantos videos de los números musicales de la serie. El de “I Got You Babe” es hilarante.

Mr. Sandman:

Miami Jingle:

I Got You Babe:

Henny Penny:


Sí, no me equivoqué sobre Las Chicas de Oro de lo que Cagó el Moro 2

11 septiembre 2010

Indignante, sacrílega, patética. Estas tres palabras salieron ayer por la tarde de mi boca cuando ví la mitad de los cincuenta y cuatro minutos del primer episodio del remake español de “Las Chicas de Oro” (The Golden Girls) que TVE colgó ayer en su página web y que el lunes estrenará en La 1 a las 22:15 horas.

Cuando hablé en julio de esta adaptación producida por José Luis Moreno ya mostré mi escepticismo acerca de esta serie y, en mi opinión por supuesto, no me he equivocado. Sí, son “Las Chicas de Oro de lo que Cagó el Moro 2″ (la 1 siempre será “Juntas Pero no Revueltas”.

No exagero cuando digo que a los dos segundos de empezar la serie estaba ya horrorizada, pero debo contar antes que recientemente he empezado a revisionar la original que tenía muchas ganas, ya voy por la mitad de la segunda temporada, así que la tengo más que fresquita.

¿Por qué estaba horrorizada tan pronto? La cabecera es mala con ganas y encima hay imágenes que me hicieron recordar a la cabecera de la serie original. Sí, no auguraba nada bueno. Total que la serie empieza con el título de “Buscando Trabajo” (nombre del episodo 22 de la original que en España se debió emitir como el segundo a tenor del orden de los DVD’s) y las chicas hablando del concierto de Madonna que habían visto. Lo juro, paré el video y pensé en dejarlo y… debería haberlo hecho aunque entonces no podría criticar la serie. Pero es que lo que no quería creer resultó ser cierto. ¡Han copiado los guiones originales! Creedme, el 90%, si no más, del guión está clavado. Que digo yo, una cosa es adaptar algo, como una película, y otra fusilarlo literalmente. Dorothy, Rose, Sophia y Blanche fueron a un concierto de Madonna en el capítulo ocho de la primera temporada y Doroti (rídiculo nombre), Rosa, Sofía y Blanca, vuelven de ver un concierto de Madonna en el primer episodio de esta serie ¿no podrían haber ido a ver un concierto de David Bisbal y haber hecho un chiste inteligente con la turbomix? Pues no, es más fácil fusilar los guiones originales, o la adaptación que en su día hicieran los del estudio de doblaje que no sé yo ya qué pensar.

Ahí ya me empezó a hervir la sangre. A ver, le llaman “Buscando Trabajo” a un episodio que empieza exactamente, pero exactamente igual que el octavo episodio de la serie, como he mencionado en el párrafo anterior, que en España se debió emitir en tercer lugar según la carátulas de los DVD’s, y cuyo argumento nada tiene que ver con aquel en el que Rose buscaba empleo tras quedarse en el paro. ¿Quién ha sido el lumbrera? Y luego Rose era tonta, vaya.

Vale, la decoración de esa casa al menos nada tiene que ver con la de la serie original aunque la puerta que lleva a la cocina es oscilante (la puerta era un elemento importante a la vez que peligroso en la original), y el chalet tiene un cierto aire al que pertenecía a Blanche. Chica de la Tele mencionó en su blog lo del vestuario y con toda la razón porque parece que hayan vuelto los ochenta.

En serio, en el minuto veintisiete decidí correr el video hacia delante a ver qué más pasaba para darme cuenta de que el primer episodio se basaba en otro más pero que nada tenjía que ver con “Buscando Trabajo” sino con “Adivina Quién Viene a la Boda”, el segundo capítulo de la serie que se emitió en nuestro país en cuarto lugar. Rocambolesco, le llaman “Buscando Trabajo” a un capítulo hecho con los episodios, según el orden de España, tres y cuatro pero ni rastro de alusiones al capítulo llamado así.

Y ahora, me faltan las actrices. Las cuatro son buenas y con mucha experiencia. Carmen Maura, particularmente, me parece la mejor actriz española, y como reparto la primera palabra que me viene a la cabeza es sólido. Pues bien, tanto Carmen Maura, que es Rosa, como Lola Herrera, que da vida a Blanca, me parecen muy forzadas. Alicia Hermida no está mal como Sofía pero su ironía debería estar más marcada. La nota positiva para mí es Concha Velasco que es una más que decente Doroti (deberían haberla llamado Dorotea porque Doroti, lo repito, queda ridículo). La escena con su ex-marido casi al final del episodio, no me pareció patética como el resto de lo que ví pero sí, sin llegar a la intensidad de la original entre Dorothy y Stanley, muy aceptable teniendo en cuenta de que para mí es una de las mejores escenas de Dorothy en la primera temporada. Claro que a Bea Arthur le salieron lágrimas y a Concha Velasco no, de ahí lo de la intensidad.

Dejé mi comentario en la web de RTVE que delos cuatro que había era el único en contra de la serie, y más críticas negativas se han sumado. También las hay positivas que para gustos las series, pero en serio si algo es bueno y ya se ha hecho ¿para qué hacerlo prácticamente igual? Lo peor es que seguro que tiene audiencia porque este país es así, y encima las actrices han dicholindezas como que a los jóvenes nos gustará y que hará olvidar a la original. ¿Se estarán autoconvenciendo?

Las Chicas de Oro siempre serán, y siempre lo diré, cuatro: Bea Arthur, Betty White, Rue McClanahan y Estelle Getty. Las cuatro demostraron durante toda su carrera, y Betty White ( larga vida para ella) lo sigue demostrando enm la actualidad, lo buenas actrices que eran y dieron vida a unos personajes inolvidables con el que grandes y pequeños disfrutamos en su día, disfrutamos con las repeticiones, y seguimos disfrutando durante las re-repeticiones. Y lo digo, y lo diré cuando me acabe el revisionado, sigo disfrutando de una serie que llegó a la NBC hace veinticinco años dentro de tres días, y por la que los años han pasado muy bien ya que sigue teniendo gracia y chispa. Señor Moreno ¿pero qué ha hecho? No, como espectadora no me han ganado, aunque me tenían perdida desde un principio. Dije que lo mismo luego me reía al verla pero resulta que me horroricé.


Adiós a Rue McClanahan, adiós la la chica de oro picante

3 junio 2010

Hoy mismo nos ha dejado la actriz Rue McClanahan a los 76 años de edad. La chica de oro más picante del cuarteto de la serie “Las Chicas de Oro” (The Golden Girls) ha sufrido un derrame cerebral y ha fallecido en Nueva York, ciudad donde residía.

Con una dilatada trayectoria, a Rue siempre la recordaremos como Blanche Devereaux, la ligona adicta a los hombres y sexualmente activa miembro más joven del cuarteto que formaba junto a Dorothy (Bea Arthur), Rose (Betty White) y Sophia (Estelle Getty). Pero, como digo, su carrera fue muy amplia. Hizo cine pero más televisión con apariciones en series como “La Ley de Burke” (Burke’s Law), “Mannix”, “Maude” (donde compartió protagonismo junto con Bea Arthur), “Vacaciones en el Mar” (Love Boat), el remake de “Las Chicas de Oro” llamado “El Palacio Dorado” (The Golden Palace), “Yo y el Mundo”, (Boy Meets World), “Se ha Escrito un Crimen” (Murder, She Wrote), “Murphy Brown” o “Wonderfalls”.

Como curiosidades, decir que interpretó el mismo personaje de Blanche Devereaux en cuatro series: “Las Chicas de Oro”, “El Palacio Dorado”, “Enfermeras” (Nurses) y “Nido Vacío” (Empty Nest). Además, en la autobiografía quee scribió comentó que le preguntaban siempre que si se parecía a Blanche a lo que ella respondía que “Blanche era una presumida belleza del sur de Atlanta adicta al sexo, egoísta, y loca por los hombres… y no soy de Atlanta”.

Rue McClanahan sufrió una apoplejía a principios de año mientras se recuperaba de una operación en la que le pusieronnun bypass. Su amiga Betty White dijo no hace mucho que hablaban cada tres o cuatro semanas y que iba bastante bien. asualmente Betty es la única chica de oro que nos queda. Descanse en paz Rue McClanahan, que nos hizo reir mucho dando vida a la inolvidable Blanche.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 105 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: