Segunda temporada de Masterchef Australia, ¡qué vicio!

21 julio 2014

Top 10 de la segunda temporada de Masterchef Australia

Iba a haber escrito este post hace tiempo pero decidí dejarlo para cuando pudiera ver la final de “Masterchef Australia” cuya segunda edición emitió Cosmopolitan en España entre marzo y junio. Tan enganchada estaba que conté los programas antes de marchar de vacaciones para ver si vería la final y un largo “no” salió de mi boca cuando me di cuenta de que me iba a ir sin haber visto el último, la final. Pero lo grabé, claro, y ya lo he visionado.

Me había tragado un spoiler (maldita Wikipedia) y supe de antemano que Adam podía ser el ganador del concurso como así acabó siendo. No era mi favorito, pero quienes quería que ganaran fueron cayendo casi de forma consecutiva. Marion, a quienes todos sus compañeros parecían dar por ganadora primero, Jonathan después y Claire al final a las puertas de poder enfrentarse o con el más joven de la edición, Callum que demostró que era más que especialista en postres, y Adam.

No vi toda la temporada, pero poco me faltó, y es que la pillé empezada una noche en que me senté a cenar frente a la televisión justo para ver la primera eliminación de los 24 mejores chefs de la entrega. ¡Qué vicio! Porque la verdad es que la edición australiana del concurso es muy ágil, la edición ayuda mucho a que lo sea y es que cada programa dura entre 45 minutos y una hora.

Gary, George y Matt, jueces de Masterchef Australia

Los concursantes la verdad es que eran bastante simpáticos en su mayoría y me he hecho muy fan del jurado. George Calombaris y Gary Mehigan son dos chefs que como maestros de ceremonias hacen un muy buen papel, siendo divertidos cuando deben serlo, serios cuando algo no les gusta pero sin llegar nunca al menosprecio insultante y que además tenían muy buen rollo con todos los concursantes. Matt Preston, el crítico gastronómico de unos dos metros de altura que le impondría a cualquiera resultó ser también un buen tío cuyas valoraciones a veces eran sorprendentes.

El camino a la final fue emocionante aunque no me parece justo que algunos fueran eliminados en pruebas de habilidades básicas y otros teniendo que cocinar platos más elaborados, ni que quien resultó ganar lograse un pin de inmunidad derrotando a un compañero, no a un chef famoso como solamente logró Marion. Y la final, intrigante aunque me oliera que había leído bien el spoiler, y con emoción también. Fue un muy buen punto, además, que la última masterclass de George y Gary fuera de varios concursantes haciendo ellos de pinches, y que todos estuvieran presentes animando a Callum y Adam.

Masterchef Australia y Masterchef España, que ya critiqué en su día son como el agua y el aceite, el primero es muy entretenido, está bien hecho y los jueces hacen un gran trabajo en todas sus facetas: mentores, críticos y cocineros; el segundo, cuya segunda temporada acaba este miércoles. hace aguas por muchos sitios y hasta les han salido concursantes rebeldes con causa que se han empezado a quejar de cosas extrañas que han vivido.

Eso sí, Cosmpolitan empezó la tercera temporada de Masterchef Australia, correspondiente a 2011, cuando inicié mis vacaciones y al volver sí que vi un programa, pero decidí que no estaba para ver otros casi 200 programas. Eso sí, probablemente retome el programa en la cuarta entrega que después, si no leí mal hay una con concursantes de las otras ediciones y eso hay que verlo.


Segunda temporada de Revolution, o cómo abrir un gran frente que se quedará en cliffhanger para siempre

24 mayo 2014

Finale de Revolution, 2x22 Declaration of Independence

Se acabó lo que se daba, a dos episodios del final ya sabíamos que NBC había cancelado la serie (aunque, tristemente, me lo olía desde hacía tiempo) así que solo quedaba cruzar los dedos para que la finale de la segunda temporada de “Revolution”, y a la postre último episodio de la serie, resultara satisfactoria.

Me guardé el penúltimo episodio para hacer una doble finale y acerté de pleno porque creo que tanto el 2×21, “Memorial Day” (Día de Recuerdo), como el 2×22, “Declaration of Independence” (Declaración de Independencia), han sido de los mejores episodios de una temporada con altibajos, porque la serie lo ha sido, en la que no solo culpo a la NBC de haberla maltratado con tanto parón, sino a los guionistas por entretenerse contando una historia y sacarnos el bombazo de otra con la que me han dejado con la miel en los labios. Rabia da, pero como era previsto, no tanto.

A partir de aquí spoilers, así que si no has visto la temporada completa, mejor que no sigas leyendo.

Steven Culp en la segunda temporada de Revolution

Ya comenté los cinco primeros episodios de la segunda entrega, esos en los que veíamos a los protagonistas meses después de que Randall Flynn (Colm Feore) soltase las bombas y cómo les había afectado lo sucedido, sobre todo a Rachel (Elizabeth Mitchell), y cómo querían vengarse como Charlie (Tracy Spiridakos) y Tom Neville (Giancarlo Esposito), a quien podían haber sacado más partido. Pero la trama principal la dejaron bastante clara, los Patriotas que habían aparecido como salvadores eran los malos de la película porque a pesar de ir de verdaderos estadounidenses, las intenciones del Presidente Jack Davis (Cotter Smith), un tipo similar a George W. Bush, eran acabar con todos los enemigos y quedarse con el país.

Así que al final Bass Monroe (David Lyons) acaba combatiendo mano a mano con su gran amigo y hermano aunque no de sangre Miles (Billy Burke), a pesar de que Rachel se la siga teniendo guardada por lo que le hizo a ella y por matar a su hijo. Charlie nunca fue un apoyo para su madre, así que el personaje de Gene Porter (Stephen Collins), padre de Rachel, creo que le vino muy bien. Y no solo Bass que Neville quería doble venganza, primero por perder a su mujer Julia (Kim Raver) y segundo por perder a su hijo Jason (JD Pardo), aunque a este lo matara Charlie (y con razón).

David Lyons en la segunda temporada de Revolution

No me olvido de Connor (Mat Vairo), el hijo de Bass quien fue a buscarle a Mexico con Miles y Rachel para que estuviera con él y al que le promete la República para acabar decepcionándole porque su vínculo con Miles es mucho mayor.

Sí los Matheson, con Gene, los Neville y los Monroe acaban combatiendo juntos, más o menos, y al final una trampa hace que los Matheson y Bass logren evitar una guerra más ofreciéndole a Frank Blanchard (M. C. Gainey), tipo importante en Texas, al Presidente en bandeja.

Hasta llegar ahí, los guionistas dieron vueltas entre campos de reclutamiento donde lavaban el cerebro a los reclutas y les programaban para que fueran máquinas de matar, a Willoughby en peligro constante y con los Patriotas mandando en él, a un Presidente de tejemanejes muy chungos, gas mostaza, una epidemia provocada, y unas cuantas muertes por disparos, espadas o navajas como la de la pobre Marion (Reiko Aylesworth, otro spoiler andante porque he visto morir a sus personajes en tres series), que cayó por Ed Truman (Steven Culp), mandamás de los Patriotas en Willoughby que podría haber cambiado de bando perfectamente.

Stephen Collins y Reiko Aylesworth en la segunda temporada de Revolution

El bombazo del que hablaba al principio es el de los nanos, o como dijo Rachel su proyecto de ciencias”. Los nanos absorbieron la energía del planeta y por eso no había electricidad, ir a la torre en la primera temporada no sirvió para restaurarla pero Aaron (Zak Orth) no tardó en comprender al principio de la segunda entrega que algo pasaba con los nanos por las luciérnagas. Así sucedió lo de ese gran episodio, el decimoquinto llamado “Dreamcatcher” (Cazador de Sueños) en el que los nanos podían retener a las personas, como intentaron con Aaron y consiguieron con Priscilla (Maureen Sebastian), en otro mundo.

Los nanos hicieron que Aaron quemara a gente como si fuera Carrie, que un montón de ratas murieran o que las luciérnagas revolotearan como lo hacían. Rachel y Aaron lograron recuperar a Priscilla pero los nanos clamaron venganza, aunque ellos no lo supieran… Así acabó la segunda temporada y la serie, dejando la puerta abierta a una tercera temporada en la que los nanos y la lucha contra ellos iban a ser el tema principal de “Revolution”.

Fin de los spoilers.

Maureen Sebastian, Zak Orth y Elizabeth Mitchell en la segunda temporada de Revolution

He disfrutado la segunda temporada que empezó muy bien, se torció a la mitad con episodios poco relevantes por alargar totalmente la trama de los Patriotas, y que a pesar de ese cliffhanger y de la ingenuidad de los responsables de la serie ha acabado bien. Sí, para mí ha sido una finale satisfactoria de temporada. Menos de serie pero qué se le va a hacer.

Fotos: NBC


Un pañuelo de Bilbao en Masterchef Australia

18 mayo 2014

Matt Preston con el pañuelo de Bilbao en Masterchef Australia

Aún no he hablado de mi enganche a “Masterchef Australia” que desde hace un par de meses se puede ver en Cosmopolitan, canal que ha empezado a emitir desde su segunda entrega realizada en 2010. Llegará el día en que lo haga, cuando acabe el reality culinario.

De lo que sí voy a hablar es de lo curioso que me pareció el pañuelo que el crítico culinario británico Matt Preston sacó en el episodio emitido el pasado jueves, el setenta y ocho. Matt Preston, un tipo que si no mide dos metros poco le falta, siempre va vestido bastante elegante, con camisa, chaqueta y un pañuelo en su bolsillo. Pues bien, para muchos el pañuelo de baldosas de dicha emisión probablemente pasaría desapercibido pero no para una que es de Bilbao de toda la vida.

Sí, como se puede ver en la imagen inferior más claramente, el pañuelo que Matt llevaba es el que se puso a la venta en Bilbao con motivo de la Aste Nagusia, la Semana Grande con las fiestas de la ciudad, en 2010 mismo año de la segunda edición del programa, cuando se renovó el merchandising y se sacó a la venta un pañuelo en homenaje a la tan famosa Baldosa de Bilbao que es todo un símbolo.

Matt Preston con el pañuelo de Bilbao en Masterchef Australia

Desde luego que es toda una curiosidad.


Dreamcatcher: El mejor episodio de Revolution hasta la fecha

12 marzo 2014

Zak Orth en "Dreamcatcher", el episodo 2x15 de Revolution

Hay una película terriblemente mala llamada “El Cazador de Sueños”, “Dreamcatcher” en inglés, que comenté en mi blog cinéfilo y que no recomiendo a nadie que vea. Solamente la menciono porque comparte título con el decimoquinto episodio de la segunda temporada de “Revolution” pero nada tiene que ver ese bodrio con el mejor episodio de la serie de NBC hasta la fecha.

Esta temporada no estoy hablando mucho de la serie, comenté hasta los cinco primeros episodios y tras quince vistos he de decir que, a diferencia de en la primera temporada, la segunda entrega arrancó mejor para después irse por las ramas pero tras este capitulazo espero que recupere el rumbo perdido y que el final de temporada, y probablemente de serie, sea digno de recordar.

Así que si no has visto “Dreamcatcher”, el 2×15 de “Revolution”, deja de leer aquí, a no ser que tengas curiosidad pero, spoilers hay.

Promo del 2x15, Dreamcatcher, de RevolutionEn el episodio catorce Aaron (Zak Orth), dispuesto a matar a los nanorobots que ayudó a crear, acaba tras una explosión en 2014 en un mundo en el que nunca se fue la electricidad y en el que la gente vive como antes del apagón. De hecho él sigue estando casado con Priscila (Maureen Sebastian) y siendo dueño de una torre en la que tiene su empresa de informática y donde todos sus trabajadores parecen felices de trabajar.

Pero aunque el primer día se siente muy extraño, el segundo ya está acostumbrado a saborear de nuevo la cerveza, los besos de su novia o a poder comer lo que le plazca. Claro que entonces se da cuenta de que está en un mundo completamente imaginario donde nada es real. El cerebro de Aaron empieza a actuar y así aparece Charlie (Tracy Spiridakos) a sacarle las castañas del fuego una vez más cuando su peor pesadilla, el doctor Calvin Horn (Zeljko Ivanek) se le presenta. Son los nanos, le explica Charlie (la de su cerebro, la real no tendría explicación para lo que sucede según ella misma le deja bien claro), que tratan de que no acabe con ellos.

¿Alguien más sintió satisfacción al ver a Charlotte muerta? Sí, al igual que Aaron sabía que era mentira pero, a pesar de que me dejó de caer tan mal como al principio, a veces pienso que no aporta nada a la historia.

Zeljko Ivanek en el 2x15, Dreamcatcher, de Revolution

Charlie le dice a Aaron que tiene que encontrar a su madre, que ella le ayudará. Así que Aaron da con la doctora Rachel Matheson (Elizabeth Mitchell) que primero piensa que es un loco que le quiere atracar pero al ver a los perseguidores de quien dice ser su amigo, su familia, no duda en ayudarle. ¿Y qué mejor que ir a buscar a Miles?

Claro que ni Rachel sabe de lo que le habla Aaron, ni mucho menos Miles, adicto a las cervezas que no parece hacer más en la vida que esperar a Rachel en el motel donde vive porque sí, tienen un lío con el que ella quiere acabar. Tampoco recuerda nada Monroe (David Lyons) quien también se deja caer por allí y que deja flipado a Aaron cuando le da un abrazo y un beso en la mejilla a su gran amiga Rachel. Un mundo imaginario, sí.

Horn y sus hombres, los nanos con esa apariencia, atacan de nuevo y Aaron grita a sus amigos para tratar de que se den cuenta de que ni Rachel es una madre de familia, sino que realmente da mucho miedo, (qué gran frase); que Miles es un líder nato y que Bass estaba a cargo de la República. Y cuando los malos atacan los tres recuerdan, al fin y al cabo todo es producto de la imaginación de Aaron, y luchan. Bass y Miles con una espada, Rachel con una botella de Whiskey, muy recurrente.

Zak Orth, Billy Burke, David Lyons y Elizabeth Mitchell en el 2x15, Dreamcatcher, de RevolutionAl final Aaron piensa que lo mejor es tirarse de una azotea para ver si despierta pero no consigue lo que espera y al final los nanos se salen con la suya y consiguen que su cocreador no los mate.

Muy interesante episodio que rompe con todo lo anteriormente visto en “Revolution”, lleno de frases geniales que nos llevan a la realidad, y que nos deja abierta claramente la posibilidad de que los nanos se hayan pasado al lado oscuro para mal y que los héroes de esta aventura no solamente tengan que enfrentarse con los patriotas.

Veremos que se cuece en los próximos episodios.


Segunda temporada de Doctora en Alabama, irregular pero entretenida en su segunda mitad

11 febrero 2014

Rachel Bilson, Wilson Bethel y Tim Matheson en la segunda temporada de Doctora en Alabama

Hace un par de domingos terminó AXN White de emitir la segunda temporada de “Doctora en Alabama” (Hart of Dixie), que siguió más o menos la tónica de la primera pero sin ser tan redonda, teniendo en cuenta que es una serie blanca totalmente para pasar el rato sin mayores pretensiones.

Le costó mucho arrancar al principio resultándome bastante aburrida y me replanteé seguir con ella, además como su protagonista Zoe Hart (Rachel Bilson) es una cansina pues aún me resultaba peor. Pero, seguí con ella y no me arrepiento porque, afortunadamente, la segunda mitad de la temporada fue mejor que la primera por lo que como valoración global se puede decir que la segunda entrega de la serie ha sido irregular.

La foto que ilustra este post es un spoiler, sí pero ¿quién no se veía venir que Zoe y Wade (Wilson Bethel) se iban a liar? Claro que por ello vino buena parte del aburrimiento porque por mucho que la doctora echara pestes de su vecino y dijera que no pensaba acostarse con él ni una vez más, al final acababan en la cama y, la pescadilla que se muerde la cola acaba cansando al personal. Pero como lo mejor para dramatizar las cosas es que una relación sentimental de muchas vueltas, la de Zoe y Wade las da.

Ahora, mejoró en mi opinión, como digo, por dejar más de lado ese lío, a pesar de que Zoe empezó de nuevo a pensar en George (Scott Porter) por hacer un mayor uso de personajes secundarios como Annabeth (Kaitlyn Black) y Tansy (Mircea Monroe), por seguir sacándole partido a Lavon (Cress Williams)  y por hacer que Lemon (Jaime King) tenga un nuevo papel en su vida.

Nos dejaron un poco con un cliffhanger al término de la temporada pero seguro que las cosas seguirán parecidas en Bluebell, aunque algunos se hayan embarcado en un verano inesperado, cuando la serie vuelva a las pantallas españolas, esperemos que pronto que vamos con media temporada de retraso.


Revolution: Cuando los patriotas son los malos

28 octubre 2013

Promo de la segunda temporada de Revolution

Cinco episodios lleva la NBC emitidos de la segunda temporada de “Revolution” y cinco episodios, como no, llevo vistos porque sí, sigo enganchada y me parece muy entretenida. Además, si tras los cuatro meses de parón el año pasado la serie volvió rompiendo con lo visto en parte, ahora ha roto con el pasado.

Si no llevas la serie al día no sigas leyendo que hay spoilers a tutiplén.

Seis meses después de que Randall Flynn (Colm Feore) apretase el botón soltando las bombas nucleares sobre Atlanta y Philadelphia, los protagonistas están separados. Por una parte está el grupo de Miles (Billy Burke), Aaron (Zak Orth) y Rachel (Elizabeth Mitchell) en Willoughby, Texas. A Aaron le dan desmayos de vez en cuando y ahora se ha vuelto Carrie, mientras que Miles protege a Rachel más que nunca aunque al padre de ella, Gene Porter (Stephen Collins, genial como siempre), no le guste. Y ella… Ella sigue siendo una badass. “Eres una mujer complicada”, le suelta Miles en el quinto episodio y ella simplemente le dice que sí. Pero Rachel se sigue sintiendo culpable y a veces sigue pareciendo que quiere arreglar el desaguisado ella misma pero sabe que no está loca, y es que tuvo una etapa de nerviosismo extremo.

David Lyons y Tracy Spiridakos en el 2x03 de Revolution

Por otro lado está la señorita cansina, es decir, Charlie (Tracy Spiridakos) que pasa de estar con su madre y se marcha para vengarse de Bass Monroe (David Lyons) con el que acaba yendo a Willoughby porque primero Bass le salva la vida y segundo por él se entera de que a su madre la buscan.

Y buscando a su mujer encontramos a Tom Neville (Giancarlo Esposito) en un campamento de refugiados en Georgia junto a su hijo Jason (JD Pardo), pero no tarda en darse cuenta de que su mujer fue pasto de la bomba. Al campamento llegan soldados y algún cabecilla del antiguo gobierno de Estados Unidos con supuestas buenas intenciones que Neville no se traga aunque se acerca a quien al final resulta no tener tan malas ideas, la delegada Allenford (Nicole Ari Parker) quien le dice dónde tienen preso a su hijo, porque Neville se mete con los patriotas y a Jason se lo llevan, y le explica lo que hacen con quienes se llevan del campamento: cambios de conductas con LSD y otras drogas.

Mapa EEUU de Revolution

Sí, los patriotas son los malos por una vez. Aún no están del todo claro sus propósitos pero la reconquista de todo el país seguro que la tienen en mente. Y por eso llegan a Willoughby donde opera la Ley de Texas que es un territorio con gobierno propio.

Y se sigue sin electricidad, claro, pero como que da igual, los protagonistas tienen una batalla más grande con la que lidiar y esa es evitar que los patriotas, como lo era Randall Flynn, lleven sus planes ,cualesquiera que sean, a cabo. Y tomo prestado algo que leí el otro día, la Milicia Matheson. Porque la tienen que hacer ya que los patriotas, como se demostró en el cuarto episodio, tienen espías y alguien tiene que empezar una lucha.

Por ello se ha juntado a la familia Matheson, Aaron y Monroe, y espero que cuando Neville saque a su hijo de donde esté (si no lo hace tampoco le echaré de menos) se unan a ellos también.

Billy Burke, Zak Orth y Elizabeth Mitchell en el 2x05 de Revolution

La Milicia de Monroe pasó a la historia ¿cómo vencer a los patriotas? Esa parece que será toda la trama principal de la temporada y en ella juega un papel importante la política una vez más en un país dividido en el que no hay electricidad pero sí armas de fuego, espadas y malhechores.

El arranque ha sido bueno, no nos están dando la chapa con la relación Rachel-Miles y aunque no acabo de ver que Aaron pueda hacer que alguien se prenda en llamas solo porque se enfade, de ahí la mención de antes a Carrie, sigue habiendo algo que pasó tras las bombas que no nos han contado y que quiero saber.

“Revolution” sigue teniendo un gran potencial y como decía entretiene mucho. Veremos cómo sigue pero no parece que se vaya a torcer la historia porque desde su arranque el año pasado ha mejorado.


Segunda temporada de The Newsroom, mejor incluso que la primera

16 septiembre 2013

Newsroom_S2_Poster.indd

 

Hace poco más de un año hablaba de la primera temporada de “The Newsroom”. Leyendo lo que escribí puedo decir que soy una visionaria y que me reafirmo en lo que dije. Como tampoco voy a repetirme simplemente diré que “The Newsroom” me sigue pareciendo una muy buena serie y que Don Keefer (Thomas Sadoski) me cae genial.

Ayer mismo acabó HBO de emitir en Estados Unidos la segunda temporada y hoy la he podido disfrutar. Disfrutar en mayúsculas porque la finale ha sido un gran cierre para una muy buena temporada. Me gustó la primera a pesar de lo utópico del periodismo que plantea, un periodismo que es lo que seguramente a todos los que cursamos la carrera nos gustaría que existiera, pero creo que en esta segunda el cambio de planteamiento le ha hecho muy bien.

No, no es que Aaron Sorkin haya puesto todo patas arriba y le haya hecho un lavado de cara a “The Newsroom”, no. Simplemente, en vez de mostrar en cada episodio una noticia esta segunda entrega de principio a fin incluye el Caso Génova. Sí que en la redacción de noticias de ACN tienen otras noticias con las que lidiar e incluso las elecciones 2012 a la presidencia de Estados Unidos, pero el Caso Génova está ahí.

Promo de la segunda temporada The Newsroom

Y ahora es cuando aviso de los spoilers así que si aún no has visto la segunda temporada de la serie, mejor que no sigas leyendo.

Génova, una información que les meten doblada tanto a unos como a otros miembros de la redacción y todo por una venganza hacia Charlie (Sam Waterstone). Un caso que hace que “News Night” de una información por buena cuando es mentira y eso hace que Will (Jeff Daniels), Mackenzie (Emily Mortimer) y Charlie quieran dimitir. Algo que su jefa suprema, Leona Lansing (Jane Fonda), increíblemente no acepta y no parece que sea porque está colocada.

Y lo de Génova ha servido para que los protagonistas de la serie luzcan más imperfectos que nunca porque si en la primera entrega demostraron que eran muy capaces de hacer bien su trabajo aunque fuera a contrarreloj y presionados, en la segunda han tenido que estar más unidos que nunca.

John Gallagher Jr. y Emily Mortimer en la segunda temporada de The Newsroom

La unión hace la fuerza y el roce el cariño y de eso también ha habido, claro. Porque los trabajadores de “News Night” y de las noticias de ACN son grandes profesionales pero desastrosos en sus vidas privadas y en sus relaciones personales. Y eso se ha vuelto a explotar sobre todo en el caso de la relación Will-Mac aunque han sido necesarios otros nueve episodios para que McAvoy se diera cuenta de cuán tonto ha sido desde que rompiera con Mac. Y así se llega a la presentación de la futura señora Mackenzie Morgan McHale McAvoy que a mí me ha dejado aplaudiendo y con una sonrisa de oreja a oreja porque a veces hay gente que por muchos rifi-rafes que tenga, debe estar junta y, al menos de momento, estos dos siguen siendo la horma del zapato del otro.

En la primera temporada de “The Newsroom” fuimos conociendo a sus personajes durante diez episodios. En los nueve que han formado la segunda entrega hemos ido conociéndoles mejor y pudiendo ser más conscientes de sus personalidades. ¿Que nos deparará la tercera? Habrá que esperar casi un año para saberlo y tras la buena temporada que creo que ha sido incluso mejor que su predecesora, la espera será muy larga.

Chris Messina, Jeff Daniels y Sam Waterstone en la segunda temporada de The Newsroom

Me ha gustado lo de Génova, me ha encantado el mayor uso que le han dado a Leona Lasing que se nota cuando sale, que mandaran a Jim (John Gallagher Jr.) fuera para acabar su historia con Maggie (Allison Pill), las tres nuevas caras han dado mucho juego (geniales tanto Marcia Gay Harden como Rebecca Halliday, Grace Gummer como Hallie Shea y Constance Zimmer, que la temporada pasada ya dejó huella en “Anatomía de Grey – Grey’s Anatomy” como Taylor Warren), que sigan esos diálogos rápidos e ingeniosos… El brillante inicio de temporada y no el menos brillante final, y esa gran forma de mostrarnos unas elecciones a la presidencia desde el interior de la noticia.

Pero hay una cosa que me sigue sobrando… Maggie Jordan es una cansina y sí, me dio pena su historia en África y que se le fuera la olla, pero el personaje sigue sin encontrar su sitio. Su dinámica con Jim está bien, e incluso la que tuvo con Sloan (Olivia Munn) en un episodio, pero nada más.

En fin, he disfrutado mucho la temporada y me dan ganas de ponerme a revisionar la primera porque el tiempo hasta que nos llegue la tercera será largo. ¡Grande Sorkin!


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores

%d personas les gusta esto: