Primera temporada de Masters of Sex, una serie que engancha

13 junio 2014

Promo de la primera temporada de Masters of Sex

Algo tiene “Masters of Sex” que engancha. En realidad son muchas cosas pero principalmente lo bien hecha que está esta serie que en Estados Unidos emite Showtime, cuya segunda temporada estrenará en un mes justo, y que en España se puede ver en Canal+. Creada por Michelle Ashford basándose en la biografía escrita por Thomas Maier en 2009 titulada “Masters of Sex: The Life and Times of William Masters and Virginia Johnson, the Couple Who Taught America How to Love ” (Maestros del Sexo: La Vida y la Época de William Marsters y Virginia Johnson, la Pareja que Enseñó a Estados Unidos Cómo Amar), la serie arranca en 1956 cuando en un hospital universitario de Missouri, el doctor Bill Masters (Michael Sheen) contrata a Virginia Johnson (Lizzy Caplan) como su secretaria/ayudante y ambos empiezan a lanzar en serio el estudio sobre el sexo que Masters lleva queriendo realizar desde muchos años antes.

Masters fue pionero en querer enseñar cómo funcionaba el sexo para lo que logró reunir voluntarios femeninos y masculinos para que practicaran el sexo por la ciencia, así como que se dieran placer ellos solos para ver cómo, entre otras cosas, funcionaban todas las etapas del acto sexual o de la masturbación.

Michael Sheen y Caitlin Fitzgerald en la primera temporada de Masters of Sex

“Masters of Sex” nos hace partícipes de ello, porque no solo Masters y Johnson son voyeurs ya que tienen que tomar notas de todo lo que sucede y medir tiempos, sino que como espectadores también nos convertimos en voyeurs y, sinceramente, se hace raro pero vamos que tampoco estamos ante una película porno ni nada por el estilo, todo está hecho con bastante gusto aunque, no creo que sea necesario enseñar tantos pechos en pantalla. Pero vaya, es Showtime así que tampoco vamos a asustarnos por nada.

Pero “Masters of Sex” es más que el tiempo que se dedica a ese estudio en pantalla, la serie presenta a unos cuantos personajes que resultan muy interesantes y sus relaciones todos ellos interpretados muy bien por los actores que les dan vida. Michael Sheen y Lizzy Caplan brillan y eso que él es un tipo que no es de los que caigan simpáticos. Se complementan bien y ella actúa con mucha naturalidad. No menos naturales resulta Caitlin Fitzgerald como Libby, la mujer de Bill, o Hélene Yorke como Jane, la secretaria y sujeto de estudio. No me olvido de dos grandes: Beau Bridges como Barton Scully, el jefe directo de Bill, y Allison Janney como su mujer Margaret.

Pero no me puedo olvidar de Teddy Sears, Nicholas D’Agosto y Julianne Nicholson, ni de Annaleigh Ashford cuyo personaje de la prostituta Betty ya merecería una serie para ella sola.

Allison Janney y Teddy Sear en la primera temporada de Masters of Sex

Así que de momento tenemos que “Masters of Sex” está bien hecha, que tiene buenos personajes y un buen reparto. ¿Por qué más engancha esta serie? Por su ambientación y por llevarnos a una época y a los problemas que había en ella: la homosexualidad, el divorcio, la segregación racial, o que ser hombre hacía la vida más fácil porque las mujeres incluso con carrera no lo tenían nada fácil, así como el tabú que ya era el sexo de por sí o que las mujeres ginecólogas no gozaran de confianza a la hora de tener pacientes porque las mujeres no querían que una mujer mirara sus partes.

La historia que cuentan puede llamar la atención más o menos pero al final resulta interesante. Es una buena serie, además de valiente y, particularmente, espero su segunda temporada con ganas. Por cierto, la cabecera de la serie no tiene desperdicio.

 


La soporífera tercera entrega de Homeland acaba sin sorpresa alguna

17 diciembre 2013

damian-lewis-y-claire-danes-en-la-finale-de-la-tercera-temporada-de-homeland-diario-de-una-telefila

 

Aunque he visto la tercera temporada de “Homeland” casi íntegra por FOX España, no me he podido resistir a ver online los dos últimos episodios, más que nada para acabarla como antes porque aportarme, me ha aportado más bien poco. Fui bastante crítica con ella tras los primeros cuatro episodios y voy a volverlo a ser ahora porque, como he adelantado en el título de la entrada, esta entrega me ha parecido soporífera.

He leído pareceres de críticos televisivos estadounidenses tras la emisión de la finale, y después de verla yo claro, y no puedo evitar sorprenderme porque muchos de ellos se hayan sorprendido. ¿Es que no se olían cuál iba a ser el destino de Nicholas Brody (Damian Lewis)? Lo llevo media temporada diciendo.

Si aún no has acabado la temporada o tienes la serie pendiente, ponte al día y no sigas leyendo que spoilers va a haber muchos hasta en imágenes.

¿Qué pintaban los Brody en todo esto? Me preguntaba tras los cuatro primeros episodios de la tercera temporada de “Homeland”. Y, cuando digo los Brody, incluyo a Nick también. Como dije en su día, me gustó ver durante los dos capítulos iniciales de la última entrega hasta la fecha, recordad que el año que viene habrá más, ese dolor que tanto Jessica (Morena Baccarin) como sobre todo Dana (Morgan Saylor) sentían por lo que Nick había hecho, por en lo que Nick se había convertido. Pero lo alargaron demasiado.

También estuvo bien esa mascarada orquestada por Saul (Mandy Patinkin) de la que Carrie (Claire Danes) era pieza fundamental para que Javadi (Shaun Toub) acabara colaborando con la CIA como infiltrado en la Guardia Republicana de Irán, a cuyo líder querían matar.

claire-danes-y-shaun-toub-en-el-3x12-de-homeland-diario-de-una-telefila

Ahí es donde Nick entró en juego porque Saul le necesitaba para matar a dicho líder. En el penúltimo episodio Brody no dudó en decirle todo lo que había planeado la Inteligencia estadounidense pero al enterarse de que en su despacho Nazir y él hablaron de los planes del primero para Nick, este completó su misión sin pestañear.  Y después, llamada a Carrie para sacarle de allí.

Pero para llegar hasta allí el camino ha sido lento, con una investigación muy poco elaborada y aburrida que desde luego ha hecho que lo que fue “Homeland” se haya desvanecido porque, han tirado mucho del chicle, un chicle que perfectamente podía haberse dejado tal y como estaba tras la segunda temporada, o bien con lo que nos mostraron tras los tres primeros episodios: Nick cautivo en Venezuela, hubiese sido un final irónico, y los Brody con su dolor.

damian-lewis-en-el-3x12-de-homeland-diario-de-una-telefila

Si estás leyendo esto ya sabes que el exmarine Nicholas Brody acaba como se vislumbra en la imagen superior, colgado de una grúa en medio de una plaza iraní, y con Carrie gritando desde la valla el nombre de su amado. ¿Cómo iba a acabar Brody si no? ¿Huyendo de nuevo? ¿Libre en Estados Unidos? No, ambas historias ya nos las mostraron. La única salida era que Nick acabara muerto, era lo lógico.

No voy a enrollarme contando los detalles del episodio esta vez. Lo importante es eso, que Brody muere. Lo segundo importante es esa conversación que tiene con Carrie en el último lugar en el que ambos están juntos esperando a huir donde, entre frases varias, Nick le dice que lo que ella ha pensado siempre es una utopía y que no puede redimirse por lo que ha hecho.

Pero el episodio, de nombre “The Star” (La Estrella), nos lleva de nuevo a un doble pensamiento, digamos que moral. Nicholas Brody fue un marine que sirvió a su país. Fue capturado y torturado durante ocho años y convertido en un cabeza de turco tras un minucioso lavado de cerebro. Nicholas Brody no voló la CIA, no, pero mató a más de una persona tras su vuelta sin pestañear. Nicholas Brody fue capturado y ejecutado tras un chivatazo de la CIA a la Guardia Republicana iraní de la que Javadi ya era casi líder, como la Agencia pretendía, tras haber quitado de encima a una incómoda persona tanto para Estados Unidos como para Occidente.

escena-final-de-la-tercera-temporada-de-homeland-diario-de-una-telefila

A los ojos de Carrie, Brody era un héroe que se merecía estar entre los 123 caídos de la CIA, Saul intentó salvarle por ella seguramente, ¿y a los nuestros?

He de decir que Nick Brody me caía bien, Damian Lewis me encanta y ha hecho una fantástica interpretación del personaje durante estos tres años, pero la escena de su ejecución no me emocionó porque, precisamente, lo veía venir y de hecho no se merecía redención alguna. Le lavarían el cerebro, sí. Sería una víctima, sí, pero si Nick fue capaz de enamorarse de Carrie, de reconectar con Dana como lo hizo o de sentir celos de su mejor amigo tras su vuelta por Jess, Nicholas Brody podría haber mandado a la mierda a Nazir y haber reconducido su vida.

No, no me ha emocionado la tercera temporada de Homeland”. De hecho me he arrepentido de haber perdido el tiempo con ella. De doce episodios creo que salvo cuatro, los dos primeros y los dos últimos y por ello, y por la perspectiva de futuro, la abandono. Me guardaré para siempre las dos primeras temporadas como las tengo y recordaré cómo acabó Nick, pero paso de ver más.

Episode 312

He leído que Showtime convenció a los productores ejecutivos Alex Gansa y Howard Gordon de que no mataran a Brody antes de tiempo y por eso se ha alargado su historia. Han cometido ese grave error en mi opinión y sí, me bajo del carro. Al menos hemos podido disfrutar más del gran Mandy Patinkin y varias de las pildoritas que nos han dejado tanto Morena Baccarin como Morgan Saylor (la defenderé siempre) han sido muy buenas.

Descanse en paz Nicholas Brody, al que hay que agradecerle los buenos momentos que nos ha dado durante tres temporadas sobre todo en episodios como “Q & A”.


¿Hacia dónde nos lleva Homeland y qué pintan los Brody en la historia?

26 octubre 2013

Claire Danes y Mandy Patinkin en el 3x02 de Homeland

Si no llevas “Homeland” al día, mejor que leas esta entrada cuando hayas visto los cuatro primeros episodios de su tercera entrega.

Cuatro episodios de “Homeland” se han emitido ya tanto en la estadounidense Showtime como en la española FOX, por donde este año estoy viendo la serie, y lo cierto es que no sé muy bien qué pensar sobre el rumbo que está tomando. La segunda temporada no me pareció tan buena como la primera, y eso que el piloto no me entusiasmó en absoluto, a pesar de capitulazos como “Q & A”, y tenía ganas de que la serie regresara a nuestras pantallas pero no tantas como tras la primera temporada.

Los dos primeros episodios me gustaron, más que nada por un par de cosas: la supuesta caída en el pozo de Carrie (Claire Danes, quien con su despliegue de gestos y ataques seguro que vuelve a ganar todos los premios el año que viene), y las consecuencias de lo sucedido en la familia Brody, sobre todo en Jess (Morena Baccarin) y Dana (Morgan Saylor) porque ese personaje totalmente sobrante que es Chris (Jackson Pace) ni siente ni padece. Lo de los Brody puede resultar contradictorio con lo que diré luego, pero quiero dejar claro antes que me parece necesario que se muestren esas consecuencias al tener a los personajes ahí.

Antes de ver el cuarto episodio había leído que en él había un giro, y vaya si lo hubo aunque… Qué queréis que os diga, no me pareció para tanto. Porque “Homeland” claramente ha perdido su hilo argumental original. ¿Era Nicholas Brody (Damian Lewis) un terrorista? Sí, lo supimos a los pocos episodios de la primera temporada y se nos despejó la duda.

Pero tras cargarle la bomba de la CIA y convertirse en fugitivo… ¿A dónde nos lleva la historia? Porque vale, Saul (Mandy Patinkin) invesiga quiénes están detrás del atentado y al final del cuarto episodio descubrimos que Carrie fue mandada al psiquiátrico adrede, para intentar pillar a un terrorista iraní, el supuesto cerebro de la operación. La verdad es que ha sido un giro muy rocambolesco pero ahí nos lo han servido.

De investigación hemos visto poco, nos hemos pasado cuatro episodios básicamente viendo a personas desmoronadas: a Carrie, aunque fuera queriendo (en parte, creo yo); a Dana con otro novio que no interesa a nadie; y a Brody que apareció al tercer episodio y que acaba como empezó: encerrado en una habitación.

Porque Brody está en Venezuela con un tipo al que conoce Carrie que le dice continuamente que no puede irse de allí. Y de hecho Venezuela es la única conexión entre la investigación y el exmarine.

Dice Alex Gansa, uno de los responsables de “Homeland” que esta temporada la han concebido en tres bloques de cuatro episodios cada uno. Con los primeros poca expectación han creado en mí, la verdad, y eso me ha llevado a preguntarme ¿hacia dónde nos lleva la serie? ¿Van a pillar al terrorista iraní y a limpiar el nombre de Brody en lo que respecta al atentado? ¿O la CIA pasa ya de Brody? ¿Qué pinta Nick en todo esto? Es más ¿qué pinta su familia en todo esto?

Ahora, si al final de la segunda temporada señalé a Saul Berenson como el malo, voy a retractarme porque no me cuadra nada ahora que den un giro brusco y digan que su investigación era para que nadie sospechara de él. Además, pienso que nunca insultaría la inteligencia de Carrie. Pero hay alguien de quien Saul no se fía claramente y ese es su supuesto amigo Dar Adal (F. Murray Abraham), quien como por arte de magia ha conseguido un puesto de importancia en la CIA siendo el segundo de abordo tras Saul. Él podría estar detrás de todo y de hecho creo que lo está.

“Homeland” le falta movimiento y le sobra relleno porque sí, Damian Lewis es parte importante del éxito de la serie pero esa línea argumental está agotada en mi opinión y a pesar de haberse renovado para una cuarta entrega, tenemos que aprender a vivir sin los Brody. Así probablemente la serie encontrará otro buen camino por el que seguir.


Season finale de la segunda temporada de Homeland

18 diciembre 2012

Careta de Homeland

Si no has visto el último episodio de la segunda temporada de “Homeland” no sigas leyendo. Esta entrada tiene muchos spoilers.

Nervios, no voy a negarlo, y muchas ganas de saber si Brody moriría o si su historia quedaría cerrada es lo que tuve ayer durante parte del dia. Sobre todo ganas de ver cómo acababa la segunda temporada de “Homeland” y la verdad, no me defraudó en especial a partir de los 35 minutos de episodio.

Tenía varias teorías, como publiqué el domingo por la tarde, y a pesar de no decantarme por ninguna de mis cábalas, lo cierto es que acerté en tres cosas: Quinn no dispara a Brody (aunque lo tuvo ahí a punto de caramelo), Brody acaba huyendo y a Estes le sale el tiro por la culata… o la bomba, mejor dicho.

Digo lo de los 35 minutos porque la historia de amor entre Carrie Mathison (Claire Danes) y Nick Brody (Damian Lewis) me ha acabado dando muy igual probablemente por ese sentimiento de que no era sana, de hecho ella admite tenerle miedo aunque pareciera no importarle lo que había hecho. Porque el pelirrojo es un tipo que está hecho para caer bien pero a pesar de ese lavado de cerebro al que le sometieron (en su situación creo que cualquiera podría acabar igual, pero eso en “Homeland” tampoco es que lo hayan explotado) Brody era un terrorista, con remordimientos sí, pero un terrorista al fin y al cabo que no se voló en la primera temporada porque le llamó su hija.

Damian Lewis en el 2x12 de Homeland
La agente de la CIA y el marine congresista se van a la cabaña de la familia de la primera donde conocemos algo más de su pasado, sobre su madre en concreto. Peter Quinn (Rupert Friend) espera pacientemente a que Nick se quede solo para acabar con él. Cuando puede hacerlo, lo tiene a tiro por la espalda porque Brody está rezando, se corta la ecena justo cuando Carrie vuelve con el desayuno y busca a Brody por la casa pero, sinceramente, sin un ruido de disparo previamente no era raro ver a Brody vivo.

Toca volver a la rutina y quedan en el memorial en honor de Walden (Jamey Sheridan) que se realiza en la sede de la agencia porque el difunto vicepresidente contribuyó a hacerla grande (según palabras aproximadas de Estes después).

David Estes (David Harewood) le había dicho a Quinn que le informara cada dos horas y se lo encuentra en su habitación donde Peter le dice que no lo ha hecho, que él mata a los malos y que Brody ha cumplido con su palabra, además que matarle acabaría con Carrie y es una de las mejores agentes que ha visto en la vida. Y, Quinn, en el primer momentazo del episodio, acaba advirtiendo a Estes de que como a Nick le pase algo volverá a encontrárselo en la silla de su habitación. ¿Soy la única que quería que le hubiese metido al odioso Estes un tiro entre ceja y ceja? Bueno, era muy pronto para que le saliera el tiro por la culata quedando tanto episodio.

Brody vuelve a casa, antes le llama a Jess (Morena Baccarin) para decírselo y también va a ver a Mike (Diego Klattenhoff) para contarle que se separa de su mujer y agradecerle que cuidara de su familia y que siga haciéndolo, para recoger su traje. Allí le espera Dana (Morgan Saylor) que le acaba preguntando por el día en que le cerró la puerta de la habitación para que no viera cómo se ponía el traje y Brody, harto de tanta mentira le confirma a su hija que lo que iba a hacer no lo hizo, la reacción de Dana es de WTF total y se marcha porque no quiere creérselo. Soy fan de laas escenas Brody-Dana, tal vez por eso la defienda tanto y también porque la actriz me parece que defiende muy bien su personaje.

Carrie se encuentra con Saul (Mandy Patinkin) en la sede de la CIA y es que tras la advertencia que le hace Peter, Estes deja a Saul que se vaya. Saul no estará en el memorial por Walden porque tiene que ir a supervisar cómo el cuerpo de Abu Nazir (Navid Negahban) acaba en el fondo del mar. Pero acaba discutiendo con Carrie porque ella se está pensando seriamente si elegir entre su trabajo (su vida) y Brody al que Saul, con toda la razón, llama terrorista. Puede parecer que él es duro con ella pero ¿se puede negar a estas alturas de que lo único que quiere es lo mejor para Carrie? De hecho le dice a la cara que es la persona más inteligente y tonta a la vez que conoce. Tal vez esto lo piense después Carrie en algún momento…

Claire Danes y Damian Lewis en el 2x12 de Homeland

Se ve el ritual antes de lanzar el cuerpo de Nazir al agua (muy conveniente para ilustrarnos lo que se hizo con Bin Laden), mientras en la sede de la CIA Brody se encuentra con la mujer de Walden y saluda también a su hijo que le pide que salude a Dana. Mientras David Estes está alabando la figura de Bill Walden, Brody y Carrie se van sigilosamente del acto a un despacho del edificio contiguo y Carrie le dice a Nick que ha decidido que quiere estar con él aunque Brody no parece estar del todo tranquilo.

Y, el giro que tenía que haber sucede en un momento. Brody se da cuenta de que alguien ha movido su coche y Carrie enseguida se da cuenta de lo que va a pasar pero, no tiene tiempo para reaccionar. Una bomba explota transformando el edificio donde se celebraba el memorial en un amasijo de hierros (¿soy la única que recordó el 11-S al ver unos hierros similares a los que quedaron en pié al caer las Torres Gemelas?) y matando en el acto a Este (el tiro por la culata… pero más a lo grande), a la mujer y al hijo de Walden y a un montón de personas.

Carrie vuelve en sí y encuentra a Brody tendido en el suelo y entra un poco en pánico. Coge la pistola y apunta a Nick que le promete que no tiene nada que ver en eso y que Nazir tiene que ver en todo ello, que jugó con ellos y que había peones en toda la partida, Roya & company. Y Carrie le encuentra el sentido y decide que tienen que salir de allí.

Mandy Patinkin en el 2x12 de Homeland
Ellos huyen, mientras Saul llega a la CIA, o a lo que queda de ella, y pregunta por los muertos. Nadie sabe nada de Carrie a la que dan por desaparecida y él se convierte en el nuevo jefe porque no hay nadie más. Llama a Carrie pidiéndole que le devuelva la llamada y después recibe una de su mujer que le dice que vuelve a casa.

Y mientras Carrie tiene su plan B en marcha, unos agentes registran la casa de los Brody que acaban viendo el video que Nick grabó porque lo ponen por la tele y Dana afirma rotunda, mientras Mike, Jess y Chris (Jackson Pace) flipan en colores, que su padre no ha sido el culpable, que habló con él y que estaba bien, que no se despidió para siempre.

Pero cuando están cerca de Canadá, a donde Carrie pretendía ir para coger un barco a Terranova, y paran el coche para seguir a pié Brody le dice a Carrie que no piensa ir con él y ella le dice que no, que lo que va a hacer es limpiar su nombre porque, cuando le estaban sacando el pasaporte falso a él ven el video en las noticias. Él dice que lo que tenían era amor verdadero, ella se niega a que sea un adiós porque volverán a estar juntos y se besan.

Y todo acaba en lo que queda de la CIA con Saul rezando cuando escucha la voz de Carrie llamándole pero hasta la tercera llamada no se gira, la ve, esboza una especie de sonrisa sin abrir la boca y… fundido a negro.

Ahora ¡nueve meses de espera! ¿Y por dónde van a tirar? Tengo la cabeza llena de teorías, la verdad, desde que me quedaron anoche sentimientos encontrados.

Parecía que la única opción de Brody era morir, no habría estado mal que al final hubiera pasado porque la historia podría ir por los mismos derroteros después. Ahora, no sé qué pensar del pelirrojo ¿lo sabía? En cuyo caso ¿para qué decirle a Carrie que habían movido su coche de sitio? ¿Para qué? Precisamente porque aprovechándose de su relación ella sería el vehículo perfecto para morir pero, con lo que sabemos de Brody no me puedo creer que sea tan sumamente egoista no solo con Carrie sino con toda su familia. Y lo de convertirse en un manojo de nervios no me trago que fuera puro teatro. Aunque, Brody es capaz de ser muy frío.

Por otro lado está Saul. Ay Saul, Saul… ¿Qué clase de reacción es esa al llegar a la sede de la CIA? ¿Por qué tanto interés en conocer el número de muertos? ¿Un judío puede colaborar con radicales musulmanes? ¿Quería saber que Carrie estaba bien solo para comprobar que había muerto porque así podría quitarse un problema de encima? ¿O Saul es más bueno que el pan como siempre ha demostrado y en la tercera temporada ayudará a Carrie a limpiar el nombre de Nicholas Brody porque él es inocente de esa matanza?

Entonces ¿quién está detrás de todo? ¿Quién es el sucesor de Abu Nazir? ¿Quién quiere tanta destrucción? ¿Quién filtró el video a los medios de comunicación? ¿Cuánto más puede saber Roya (Zuleikha Robinson)?

Nueve meses en los que no habrá respuestas, nueve meses en los que nos dará tiempo a hacer elucubraciones si nos ponemos a ello. Nueve eternos meses para volver a tener respuestas o a no tenerlas, que todo puede ser.

Un muy buen cierre que nos deja con ganas de más, de mucho más, pero solo nos queda esperar a que Carrie Mathison, Saul Berenson y compañía vuelvan a la pequeña pantalla, acompañados, espero, de Peter Quinn y de la familia Brody que aún les pueden sacar partido.


Teorías varias antes de la season finale de la segunda temporada de Homeland

16 diciembre 2012

Claire Danes en una promo de la segunda temporada de Homeland

Si no llevas a ritmo de Estados Unidos “Homeland” mejor que no sigas leyendo porque esta entrada contiene spoilers muy importantes.

Esta noche en Estados Unidos Showtime emite el duodécimo y último episodio de la segunda temporada de “Homeland” y hay una pregunta en el aire ¿morira Nick Brody (Damian Lewis) al final?

Esa es la teoría que llevo defendiendo desde hace unas cuantas semanas porque ¿qué otra salida le queda a Brody? Cuando el mandamás de la CIA David Estes (David Harewood) se cercioró de que no era Abu Nazir (Navid Negahban) quien iba con los de la furgoneta que cargaban explosivos, supuestamente, le ordenó a Peter Quinn (Rupert Friend) que abortara matara Brody. Pero, ahora que Nazir está muerto, Quinn vigila a Carrie (Claire Danes) y Brody y su objetivo está claro porque, un trato después de lo que ha hecho y pretendía hacer, a Estes no le parece bien.

Estes tiene dos incordios, Carrie y Saul (Mandy Patinkin) y a este segundo está a punto de quitarlo de en medio culpándole de haberle dado el “arma” con la que se suicidó a Aileen Morgan (Marin Ireland) cuando fue a verla a la cárcel. Quitarse de en medio a Carrie será más difícil aunque siga sin tener sus credenciales todavía y más teniendo en cuenta de que a Quinn parece caerle bien a pesar de las rencillas mutuas.

David Harewood y Mandy Patinkin en el 2x11 de Homeland

Después de la gran escena de ruptura entre Brody y Jessica (Morena Baccarin), la mejor que he visto en una serie,  la familia del sargento-después-congresista no pinta nada y menos después de que todos parezcan preferir a Mike (Diego Klattenhoff) antes que a él, como bien dice su hija Dana (Morgan Saylor). Si el personaje de Brody siguiera ¿se rompería totalmente el contacto con su familia? La respuesta más lógica sería que sí aunque teniendo hijos sería algo muy extraño por lo que es otra de mis ideas para pensar que Brody acaba muerto.

Antes de enumerar mis cábalas sobre lo que puede pasar, quiero mencionar algo sobre Nazir. Vale que la premisa de la serie era si Nick estaba del lado de los buenos o era un traidor, como resulta ser por un lavado de cerebro e toda regla, pero durante la segunda temporada pillar a Abu Nazir era lo más importante y la verdad, la resolución me pareció muy facilona. Algo más de emoción, algo más de acción y meter a Carrie más en la escena hubiese sido más efectista. Sí Carrie no es Jack Bauer ni quiero que lo sea pero al fin y a cabo es la heroína ¿no?

Igual que con el interrogatorio a Roya (Zuleikha Robinson) que prometía mucho más de lo que nos mostraron aunque, sirvió para demostrar que la relación de Carrie y Brody no les conviene.

En fin, voy con las teorías:

-Quinn mata a Brody aunque Carrie trate de impedirlo.
-Brody hace que le maten porque así podrá descansar tranquilo.
-Brody huye muy a su pesar y al de Carrie.
-A Estes le sale el tiro por la culata (ojalá porque es odioso) y acaba siendo el objeto de investigación en la tercera temporada. Carrie podría seguir en la CIA e investigándole con ayuda de Saul y de Brody.
-Saul acaba de jefe de la CIA porque los tejemanejes de Estes hacen que tenga que dimitir. Carrie vuelve a la agencia y Brody… Se marcha porque la atracción no hace que la relación que tiene con Carrie sea sana.

En fin, mañana sabré, espero, cómo acaba todo. ¡Qué ganas!


Weeds, ocho años de aventuras y desventuras de los Botwin

18 octubre 2012

Aviso de spoilers. Si no has visto la serie o te faltan temporadas por ver mejor que no sigas leyendo y corras a ponerte al día.

Corría el verano de 2005 cuando la cadena de cable estadounidense Showtime decidió estrenar la serie “Weeds”. No recuerdo exactamente cuándo llegó a España pero probablemente fue dos años después cuando empecé a descargarla porque sí, las series a horas intempestivas en los canales de España siempre han sido difíciles de seguir.

La familia Botwin es la protagonista absoluta de la serie creada por Jenji Kohan, que empezó con el fallecimiento del cabeza de la misma, Judah (Jeffrey Dean Morgan), que deja a su mujer Nancy (Mary-Louise Parker) sola con dos hijos adolescentes: el mayor Silas (Hunter Parrish) y el pequeño Shane (Alexander Gould).

Nance pasa de ser un ama de casa de familia media-alta de una pequeña comunidad californiana llamada Agrestic a tener que buscarse la vida para mantener su estatus. A pesar de que el café es la única droga que toma, y Nance es muy (pero que muy adicta), se convierte de la noche a la mañana en la mamá-camello, aliándose con Heylia James (Tonye Patano), que es quien le proporciona la droga convencida de que su vecina no logrará hacer negocio, y con Conrad (Romany Malco) que es como su protegido y que también hace negocios con ella.

¿Cómo llevar una doble vida como perfecta  habitante de Agrestic, donde nunca pasa nada, y traficante de maría? Con ayuda de su cuñado Andy (Justin Kirk), que en cuanto se entera del fallecimiento de Judah corre a casa de los Botwin para apoyarles. El tío Andy se convertirá enseguida tanto en confidente y ayudante de Nancy como en una figura paterna algo peculiar (bastante mejor dicho) tanto de Silas como de Shane.

Pero, aparte de las desventuras y aventuras de los Botwin con su nueva vida, en Agrestic también hay otros personajes. A los ya mencionados Conrad y Heylia, hay que añadir a los Hodes: la supuesta mejor amiga de Nancy, o su rival dependiendo de cómo se mire, Celia (Elizabeth Perkins); su marido Dean (Andy Milder); y la hija de ambos, que se lleva bastante bien con Shane, Isabelle (Allie Grant). Sin olvidar tampoco a Doug Wilson (Kevin Nealon) mejor amigo de Dean que tiene muy buena relación con los Botwin.

Hace un par de párrafos he dicho que en Agrestic nunca pasaba nada. Bueno, eso es hasta que Nancy se mete en el negocio de la droga porque a partir de ahí la señora Botwin las lía pero bien. Lógico cuando de una vida tranquila pasa al otro lado de la ley, haciendo más de un “aquí te pillo, aquí te mato” y no solo con hombres residentes en Agrestic, y empieza relaciones peligrosas, tanto amorosas como de negocios). Pero Nance sigue tirando siempre de su familia, manteniéndola unida.

En “Weeds” hay varias etapas diferenciadas. La primera son las tres primeras temporadas que suceden en Agrestic y Agrestic-Majestic y que llegan a su fin cuando a Nancy no se le ocurre otra cosa que quemar su casa y casi toda la ciudad. La segunda serían las temporadas cuarta (la peor con diferencia), quinta y sexta, la trama con los mexicanos, aunque la sexta rompe con ambas dos convirtiéndose en una road series; y la tercera y última la del intento de nuestra protagonista d reconducir las cosas y la vuelta a Regrestic, anteriormente conocido como Agrestic y Agrestic-Majestic.

“Weeds” empezó como una comedia bastante sarcástica y negra pero drama no le ha faltado en sus ocho años de vida. Los tres primeros, para mí, siempre serán los mejores ya que fueron frescos y divertidos. Parecía que abrían una puerta a la colaboración entre Heylia y Celia pero la cerraron de golpe y porrazo con el incendio que he mencionado y que sacó a los Botwin de su ciudad.

Pero, la cuarta temporada resultó bastante mala, no solo por haber roto tan drásticamente con el pasado sino porque tardó en entrar en materia con los episodios de Ren Mar y a Nancy no la veía yo muy bien con los mexicanos, la verdad. Claro que, la serie remontó el vuelo en la quinta haciendo una temporada interesante con un muy buen final (hay que reconocer que los finales de temporada de “Weeds” siempre dejaban con la miel en los labios) y la sexta entrega me pareció hilarante.

La séptima temporada no fue ninguna maravilla tampoco y daba la sensación de que la serie pegaba sus últimos coletazos, de hecho pensé que sería la última, pero decidieron cerrar el círculo con una octava entrega, de la que hablé pocos días después de verla, y que supuso un buen cierre para ocho temporadas de comedia, tráfico de drogas, drama, muertes, amor, desamor, huídas, etcétera.

Sí, “Weeds” tuvo sus altibajos, se quedó lejos de ser perfecta, aunque ninguna serie puede jactarse de serlo, pero es indudable su originalidad y sus buenos personajes con un reparto de excepción capitaneado por una muy buena actriz, porque lo es, llamada Mary-Louise Parker, en la que los supuestos secundarios llegaron a comerse la pantalla que se lo digan por ejemplo, a Justin Kirk,  que fue ganando más peso conforme pasaba el tiempo, Kevin Nealon, Andy Milder,  Elizabeth Perkins o Jennifer Jason Leigh, sin dejarme a dos de los actores cuyos personajes evolucionaron más, Hunter Parrish y Alexander Gould.

Sí, Nancy siempre fue la figura central sobre la que giraba todo, que se quedó con el protagonismo absoluto, prácticamente, tras la marcha de los Botwin de Agrestic, dando pié a más historias familiares o historias de los Botwin, y de Doug, por separado.

Para mí, los Botwin son una de las mejores familias que han pasado por la pequeña pantalla y siempre tendré un muy buen recuerdo de ellos así como de “Weeds” serie recomendable que me alegro mucho de tener guardada en la retina.


Brotherhood, una recomendable serie que podría haber dado más de sí

9 marzo 2012

Gracias por quincuagésima vez a los integrantes del podcast Fuera de Series por recomendar encarecidamente “Brotherhood” una serie de tres temporadas que Showtime emitió en Estados Unidos entre 2006 y 2008 y que Fox Crime estrenó en octubre del año pasado en nuestro país, si es que otra cadena no la emitió antes, que me parece a mí que no.

Aviso de spoilers, creo que sobra decirlo.

Ya la comenté temporada a temporada pero como suelo hacer con las series que finalizo, es hora de hacer la valoración final sobre la misma. No me repetiré contando el argumento de nuevo ya que hablé de qué iba la serie cuando comenté la primera temporada, así que me centraré en dar los motivos por los que

“Brotherhood” bien vale un visionado:

La historia:

En “Brotherhood” conviven mafia, con familia, política, corrupción, violencia, drogas, infidelidades, amor, enfados, perdón. Un poco de todo sin dejar de lado al eje central, la familia Caffee con dos hermanos Mike (Jason Isaacs) y Tommy (Jason Clarke) que lejos de ser diferentes son muy iguales aunque uno de ellos, el político Tommy, no lo quiera reconocer. Reconozco que a veces la parte política me causó algo de aburrimiento (y mi serie preferida es “El Ala Oeste – The West Wing”, que conste), pero todo tenía una razón, como en “The Wire”.

Los personajes:

Siempre digo que soy mucho de personajes, por buena que sea una serie si no empatizo con ninguno o me caen fatal suelo pasar pero lo cierto es que el 90% de los que salen en esta serie, tanto principales como secundarios no tienen desperdicio. No es que se molestasen mucho en hacer que evolucionaran porque realmente eso solamente lo hace uno de ellos, Declan (Ethan Embry) que es de mis preferidos, que pasa de hacer la vista gorda a una espiral de autodestrucción y a estar más cerca de los malos que de los buenos a cambiar e ir a por a quienes defendió porque se quedó sin nada por su lealtad a ellos.

Desde el principio se podrían haber dejado claras las diferencias entre Tommy y Michael de las que hablaba antes pero es que ambos son igual de malos, uno con la política, otro con la violencia. De hecho creo que hay un fallo bastante gordo en lo que a Mike respecta porque pasa de tener ataques importantes a causa de las lesiones en el cerebro causadas por la brutal paliza que le dió Deco a no sufrirlos más, aunque se volvió bastante paranóico, y con razón.

Realmente me gustaban más los toma y dacas entre Eileen (Annabeth Gish) y Tommy pero la actriz se quedó embarazada y se ve que Blake Masters, máximo artífice de la serie, decidió dar un respiro al matrimonio Caffee. Y Rose (Fionnula Flanagan) perdió protagonismo al final aunque Colin (Brían F. O’Byrne) lo ganó convirtiéndose también desde su llegada en la segunda temporada en uno de mis preferidos.

El reparto:

Qué gusto da que en una serie haya un reparto redondo donde nadie chirríe y aquí desde luego que no sobraba nadie y que la mayoría estaban estupendos. A los ya citados Jasons, Fionnula Flanagan, Ethan Embry, Annabeth Gish y Brían F. O’Byrne debo añadir a Kevin Chapman, Tina Benko y a quien solamente salió una temporada, Stivi Paskoski.

Capítulos para el recuerdo:

Hace años cuando no había Internet y grabar una serie completa era impensable por la cantidad de cintas que había que utilizar y lo que ocupaban solía grabar de las repeticiones mis episodios preferidos de las series con lñas que más disfrutaba. Las series siempre deberían tener episodios memorables, de esos que podrías ver en cualquier momento, de esos que podías visionar muchas veces sin cansarte de ellos.

“Brotherhood” ha tenido alguno de esos. En la primera temporada, la mejor para mí, el piloto fue muy bueno pero el último episodio, el 11 llamado “Matthew 22:10″ fue de lo mejorcito de la primera entrega. En la segunda me encantaron el número 7, el de las elecciones, llamado “Only a Pawn… 1:7-8″, y el de Acción de Gracias, el 9, de nombre “Call Letter Blues 1:2-6″. Ya en la tercera el más reseñable me ha parecido el último aunque me encantó también el 4, “The Course of True Love Never Did Run Smooth”.

¿Por qué he puesto que podría haber dado más de sí en el título del post? Porque hubiese estado muy bien que “Brotherhood” hubiese contado con más temporadas en las que desarrollar más la historia de los Caffee y haber logrado un acercamiento entre los dos hermanos. A pesar de lo precipitado, como digo, el final me pareció muy bueno aunque como dije en la entrada sobre la tercera temporada, la más floja, me hubiese gustado que habría acabado de otra manera, Tommy Caffee merecía acabar entre rejas.

En fin, gracias Blake Masters por presentarnos a los Caffee y compañía.


Primera temporada de Brotherhood

9 noviembre 2011

Gracias a una recomendación que escuché en el podcast Fuera de Series decidí empezar a ver “Brotherhood”, serie de Showtime, y en buena hora lo hice porque la verdad es que me está gustando mucho. Su primera temporada acaba de terminar en Fox Crime y la segunda comenzará este mismo domingo.

La serie está protagonizada por la familia Caffee que vive en un barrio irlandés de Providence llamado The Hill. El mayor protagonismo lo tienen dos hermanos que no son tan opuestos como en un principio parecen: Tommy (Jason Clarke) que es miembro de la Cámara de Representantes de Rhode Island, y Michael (Jason Isaacs) que es un criminal que vuelve a casa tras siete años de exilio impuesto.

El resto de la familia la componen la matriarca, Rose (Fionnula Flanagan); la mujer de Tommy, Eileen (Annabeth Gish) y sus tres hijas; la hermana de los dos protagonistas, Mary Kate (Kerry O’Malley) y su marido Jimmy (Bates Wilder).

Personajes importantes son el socio de Michael, Pete (Stivi Paskoski); Declan (Ethan Embry), amigo de los Caffey de toda la vida y policía; Freddie Cork (Kevin Chapman) otro criminal que es quien controla el cotarro y que además manda sobre Michael, o eso pretende.

La trama comienza cuando un mafioso irlandes es asesinado y así Michael, el hijo pródigo, regresa a casa tras, como decía antes, siete años de ausencia pensando que las cosas no han cambiado desde que se fue pero se equivoca, claro. Eso no le impide volver a trabajar para Freddie Cork y regresar a las andadas dando palizas, cortando orejas o matando si es necesario. Eso sí, “los Caffee no nos drogamos”, le dice a su sobrina mayor.

Tommy se enfada cuando Mike le dice que son iguales porque para él no tienen nada que ver el uno con el otro pero la supuesta oveja negra de la familia está en lo cierto porque Tommy es un tipo ambicioso que no solo quiere lo mejor para su barrio sino que quiere ascender en su carrera política y utiliza técnicas poco ortodoxas para ello.

Por otra parte tenemos a Declan con la tarea de vigilar a Michael para intentar pillarle, aunque por su amistad por los hermanos, en especial con Tommy, hace que les ayude.

Además de la “lucha” entre los dos hermanos y de sus tareas en el lado criminal o en el político, a veces la línea que separa ambos es muy fina, “Brotherhood” trata sobre el honor, el bien y el mal, las raíces y la familia. En esta juega un papel muy importante Eileen ya que cansada y aburrida de su vida se refugia en las drogas y tiene un amante, y nadie sabe de sus actividades.

Es una serie cruda, basta ver cualquier escena de violencia, pero muy recomendable con unos buenos personajes, una historia sólida y un buen guión. La primera temporada cuenta con once episodios y se sigue con mucho interés. Además, el trabajo de los actores, en especial de los dos Jason, Isaacs y Clarke, de Annabeth Gish, de Stivi Paskoski, de Fionnula Flannagan (estupenda salga donde salga) y Ethan Embry.


Los Tudor no me convencen

27 julio 2010

Tenía curiosidad por ver “Los Tudor” (The Tudors) serie de la que había oído hablar y que Televisión Española ha tardado mucho en estrenar (la serie empezó en 2007 y ha acabado este mismo año tras cuatro temporadas y 38 episodios en Showtime). Tras cuatro capítulos ya puedo emitir mi veredicto y sin ser una serie aburrida, porque los capítulos no se hacen largos, la verdad es que no me acaba de llegar.

El protagonista indiscutible es Jonathan Rhys Meyers (hoy, casualmente, cumple 33 años) que hace del rey Enrique VIII un monarca mujeriego que pasa bastante de su mujer, Catalina de Aragón (Maria Doyle Kennedy), y es bastante déspota. Tiene bastante protagonismo también el cardenal Wolsey (Sam Neill) un mandamás de la Iglesia y Sir Thomas More (Jeremy Northam). Por ahí andan también varios caballeros, la hermana del Rey y Ana Bolena y Callum Blue que tanto me gustaba en “Tan Muertos Como Yo” (Dead Like Me) pero que apenas tiene diálogo.

Lo que he visto en los cuatro capítulos emitidos hasta ahora han sido varias justas, escenas de sexo, a Wolsey trapicheando y poco más porque tampoco veo un hilo argumental bien definido. Bien, son Los Tudor y supuestamente cuenta su historia y la de la época pero ¿es que no hay guerras, sangre, acción? Eso es lo que pensaba que vería, pero va a ser que estaba equivocada. No, no me acaba de convencer la serie pero a losmillones que la siguen y que han hecho que La 1 tenga otro éxito, parece que sí.


Trailer de la sexta temporada de Weeds

21 julio 2010

TV.com publica hoy el trailer de la sexta temporada de “Weeds” que Showtime estrenará en Estados Unidos en agosto. No queda nada para saber qué será de los Botwin que, como nos muestra el video, huyen de San Diego después de que Shane (Alexander Gould) matara a la amiga del prometido de Nancy (Mary-Louise Parker).

Parece que la emporada promete, al menos el video es bastante graciosos. Podéis verlo aquí.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 100 seguidores

%d personas les gusta esto: