Pekín Express (5)

Los Juanes, Pekín Express

¡Menudo jaleo que hubo anoche en “Pekín Express”! (se entiende lo de anoche, porque grabado de hace semanas está). Lo que muchos esperábamos sucedió, Silvia le pegó un bofetón a Alazne qué se quedó con cara de “hala tia, que me has metido un guantazo”, mientras carles la intentó empapar con una botella de agua y Meritxell les dio un par de patadas para que dejaran en paz a su insufrible hija. Menos mal que Fran se metió en medio que si no, a saber lo que pasa.

Sí, Alazne es una insufrible, histérica, inmadura y algo chula chica de veintiun años que puede poner de los nervios a cualquiera pero de ahí a que la pija (si, yo la llamo así) le arree un guantazo… Entiendo que le pudiera sacar de quicio y más teniendo en cuenta lo de la última etapa en Hong Kong, pero la violencia no sirve para nada. A Silvia el guantazo le sirvió para arrepentirse de lo que había hecho, que no para pedir perdón porque según ella a la madre y a la hija no tiene que decirles nada, y a Alazne le sirvió para pillarse otra llorera (¿lágrimas de cocodrilo, o es que de verdad se puede llorar tanto?), hacerle llorar a su madre y ponerse más chula y mentirosa que nunca cuando Raquel Sánchez-Silva les pidió explicaciones.

No fue la única bronca, que aquí parece que los únicos que no discuten son los Juanes, unos tios muy suertudos que a este paso seguro que llegan a la final, y es que Juan Antonio y Xavi volvieron a discutir ¡cómo no! Ahora, eso sí, parece que Xavi ya no se quiere ir. Lo mejor, Alazne intentando calmar a Xavi y Meritxell haciendo lo propio con Juan, llegando a decir que no se calentase que Xavi y Alazne tenían muy mal despertar y preguntándole a ver si creía que “la niña de los cojon*s” no la sacaba de quicio a ella también. Meritxell, insisto, merece un monumento.

Merino se mosqueó con Fran porque uno quería hacer una cosa y el otro otra, y Antonio y Carmela tuvieron un pequeño roce porque él no podía andar al paso de ella. Igual que Carles y Silvia, que volvió a llamar a su novio gilipollas un par de veces. Otro par de mentirosos afirmando cuando Alazne y meritxell dijeon que parecía que había un complot contra ellas, que no había nada de eso cuando les dijeron a los Juanes que les dejaban cenar en el mismo resturante, restaurante al que padre e hijo habían llegado primero, si se unían al complot contra madre e hija. Al final, los gays salvados por la tarjeta verde.

Total, que las etapas de Nepal no van a crear más que malos rollos y es que la próxima semana… hay cambio de parejas y a Meritxel la ponen con Merino y a Silvia con Alazne. Algo muy claro hay, que hay muchos de estos concursantes que no hacen más que faltar al respeto a los demás, pero eso no viene de ahora, sino desde el segundo programa prácticamente, y como dijo Raquel Sánchez-Silva, los modales no se aprenden en “Pekín Express”. Veremos, que la etapa del domingo promete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s