Final de la segunda temporada de Acusados, final de la serie

En enero comenté el estreno de la segunda temporada de la serie “Acusados”. Ya dije que la primera temporada me había gustado mucho pero que el inicio de esta segunda me dejó fría. Creo que en Telecinco llegué a ver tres capítulos antes de que la quitaran, la pusieran de nuevo, la cambiaran de día y de hora. Así que ni me molesté en grabarla, la verdad, porque lo que fui vieno no llegó a engancharme tanto como la primera entrega.

Pues bien, como tengo mucho acumulado por ver y poco tiempo, decidí que en vez de verlo lo escucharía y varias tardes en el trabajo me puse los capítulos que me faltaban, la mayoría, vaya. Sí, es raro pero me da igual escuchar un capítulo que un podcasts al fin y al cabo o música y, así me enganché a la trama, tanto que los dos últimos capítulos los ví y es más que probable que lo que he escuchado lo vea también.

Ya digo que la trama no era tan aractiva como la de la primera y con muchos de los capítulos (larguísimos, por cierto, ya que los han hecho hasta de casi hora y media) pensé que había metido mucha paja. Pero no, al final todo ha tenido sentido y los guionistas han atado todo tan bien que me ha seguido pareciendo una serie de mucha calidad. De hecho, hasta se ha criticado por medio de la protagonista, la jueza Rosa Ballester, a la que interpreta la gran Blanca Portillo, al sistema judicial, y con razón que todo hay que decirlo.

El penúltimo capítulo dejaba las cosas bastante claras y el final, sin ser tan tenso como el de la primera entrega, fue muy bueno. Una pena que “Acusados” acabe aquí ya que la audiencia no la ha acompañado (no me extraña con tanto cambio) porque podrían hacer muchas más tramas interesantes.

Engaños, traiciones, intriga, asesinatos y la búsqueda de la justicia. De todo eso ha ido la segunda temporada de “Acusados”, cuyos guiones, aunque a veces previsibles, han sido de calidad y en la que ha trabajado un buen reparto encabezado con la citada Blanca Portillo, pero donde no quiero olvidarme de Mónica López que ha hecho de la némesis de la jueza, Aurora Castillo, los rifi rafes de ambas han sido de lo mejorcito; Isabel Serrano como Isabel Holgado, que bien se le da hacer de policía y qué puntería tiene esta chica; Alejo Sauras que también ha hecho de policía judicial, Pablo Alonso, y que ha formado un buen tándem tanto con Isabel Serrano con con Anna Allen, la sufridora Sonia Nieto, que si sufrió en la primera temporada con el secuestro de su hermana, la enfermedad de su madre y su amor no correspondido, Jorge Vega, en esta segunda ha perdido al propio Jorge (Daniel Grao) y casi la matan.

Ví en la web de Telecinco una entrevista con Blanca Portillo, y en ella la actriz comentaba que le daba mucha pena que la serie acabase porque los personajes tenían todavía mucho que decir, estoy completamente de acuerdo, y que el de Ballester era ya uno de sus preferidos de todos los que ha hecho y el más difícil además.

Y que series menores se queden en la parrilla…. de todas formas, la culpa, de la ex-cadena amiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s