The Wire, una serie de calidad

Si no hubiese sido por el entusiasmo mostrado por los chicos del podcast Fuera de Series acerca de esta serie de la HBO, creo que nunca me hubiese lanzado a ver “The Wire” y me alegro mucho de que haya sido mi compañera de viajes durante mis vacaciones veraniegas.

“The Wire” se estrenó en el año 2002 en el canal por cable estadounidense que ya he mencionado, la HBO, y llegaba de la mano de David Simon, que había sido periodista del Baltimore Sun y quería dar su propia visión de la ciudad. La serie estuvo en antena hasta 2008 aunque las tres primeras temporadas se desarrollaron entre 2002 y 2004, la cuarta llegó en 2006 y la quinta y última dos años más tarde. “The Wire” se emitió en España, al menos en el canal TNT que la sigue emitiendo (le queda poco para dar carpetazo a la quinta temporada).

Pero, hay series que no son para todos, y ésta, al igual que dije sobre otro producto de Simon “Treme”, no lo eso, y por eso en España, al menos, ha pasado muy pero que muy desapercibida.

Para muchos es la mejor serie de la historia, para mí no pero sobre diez le pondría un siete y medio de media a las cinco temporadas. Me ha gustado “The Wire” y se la recomiendo a cualquiera que quiera disfrutar de muy uena televisión ya que la serie tiene buenas historias, buenos guiones y grandes (muy grandes) personajes. Ahora, aviso para el que se decida a verla, “The Wire” hay que verla en versión original, no sólo porque lo poco que he escuchado de la versión doblada me parezca ridícula, es que los matices de los personajes son tan importantes, su forma de hablar, que hay que verla en su versión original.

¿De qué va “The Wire”? Bueno, “The Wire” va de muchas cosas. Por una parte tenemos a la policía que o bien quiere atrapar a un grupo de traficantes o tiene que resolver asesinatos; después tenemos a los traficantes y toda su banda de lugartenientes, ayudantes de éstos y demás; también conocemos a algunos drogadictos y a los políticos, ya sean políticos de la ciudad o de los despachos de abogados y policía. Ah, y a la prensa, que también sale en “The Wire”.

En la contraportada de un libro sobre la serie leí que “The Wire” es, precisamente, como un libro. Más que como uno podría ser una saga de cinco libros ya que en cada temporada siempre quedan cabos sueltos. Desde luego que nunca antes había visto un serial tan bien planificado, se nota que David Simon tenía en mente una historia y sabía como desarrollarla y lo que quería contar hasta el final. Antes he dicho que esta serie hay que verla en versión original, a lo que debo añadir que si realmente se quiere ver hay que hacerlo desde el principio para ver su grandeza.

La primera temporada nos presenta al protagonista, hay muchos pero el nombre de Dominic West aparece siempre el primero y al fin y al cabo se nota que su personaje es fundamental, Jimmy McNulty un policía de homicidios que por algo que pasa se le ocurre que deben investigar más a fonde. Esta temporada es la más policial detodas sin duda ya que por una parte vemos como se configura el equipo que luchará contra los traficantes de drogas y cuáles son las técnicas de vigilancia y escucha que utilizan para acabar con el clan Barksdale, que son quienes más mandan en el tema de drogas en Baltimore.

La segunda temporada sigue con la investigación que lleva a los policías también al puerto, donde nos presentan a los estibadores que en él trabajan y en la que se habla del contrabando. Por su parte, la tercera temporada introduce el tema político, antes tratado más por encima, con la presentación del candidato a alcalde de la ciudad.

Recuerdo que aquí hubo un parón de dos años hasta la llegada de la cuarta temporada en la que el tema principal, siempre sin dejar la investigación anti-droga de lado, era la educación en la ciudad sobre todo de esos niños con pocos recursos; y la quinta temporada presenta a la prensa, sobre todo a los periodistas del The Sun pero en la que se sigue con otros campos abiertos. Y es que ni al final “The Wire” se cierra, quedan flecos sueltos como en la vida misma.

Reconozco que la primera temporada me enganchó, y tras ver la serie completa afirmo que es mi preferida de las cinco. La segunda estuvo interesante y la tercera me costó más por el tema político, aunque el tema principal de las drogas y el llamado “Hamsterdam”, quien la ha visto sabe a lo que me refiero, me hicieron pensar bastante y me entretuvieron mucho. Sabía que en esta serie todo tenía que ser por algo y no me equivoqué. De todas formas, la tercera entrega es un cierre a las tres primeras temporadas, no espoilearé porque sería un delito.

La política sigue muy candente en la cuarta temporada que se centra, como he mencionado, en la educación, y se diluye algo en la quinta en la que la historia llega a su fin en el capítulo diez (la serie tiene capítulos de una hora, salvo excepciones ya que el último, por ejemplo, dura hora y media y cada temporada tiene entre 10 y 13 episodios) con uno de los mejores broches finales que he visto dar a una serie de televisión. Sí, antes he dicho que quedan flecos, pero es que, como dirían los traficantes, “el juego tiene que continuar”.

“The Wire” tiene muchas virtudes algunas de las cuáles ya he mencionado. No se me puede pasar decir que enlaza muy bien de una temporada a otra y que es una serie que rompe con los tópicos o estereotipos en algunos aspectos. Insisto en lo bueno de las historias y de los guiones, hay escenas que realmente son para enmarcar simplemente por las conversaciones entre personajes.

Y ahí voy, a los personajes para mí algo que siempre ha sido fundamental ya que si no me caen bien, no me parecen creíbles y no me llevan, una serie por buena que sea no la seguiré. Desde el prmer momento creo que me hice fan de McNulty. Desde luego que es el perfecto imperfecto policía al que en la cuarta temporada se echa de menos porque sale poco y que vuelve a las andadas en la quinta temporada. Entre los policías también son dignos de mención Lester Freamon (Clarke Peters), Cedric Daniels (Lance Reddick), Bunk Moreland (Wendell Pierce) o hasta Jay Landsman (Delaney Williams). Aunque no me olvido de otros como Ellis Carver (Seth Gilliam), Bunny Colvin (Robert Wisdom) y Roland Pryzbylewski (Jim True-Frost).

Como la policía trabaja con la fiscalía, mención especial para Rhonda Pearlman (Deirdre Lovejoy), una de las pocas mujeres que aparece en la serie y cuyo personaje me encanta.

Los personajes son muy buenos, el reparto más que bien elegido y eso no se nota sólo en los “buenos” ya que los “malos” (entre comillas porque todos tienen sus matices) son memorables. Ahí está el gran Omar Little (Michael K. Wiliams) uno de mis preferidos, D’Angelo Barksdale (Larry Gilliard Jr.), Stringer Bell (Idris Elba), Bodie (J. D. Williams) o Proposition Joe (Robert F. Chew).

Le daba mención especial antes a la ayudante de la fiscalía Rhonda Pearlman pero es que los críos que salen también la merecen. Wallace (Michael B. Jordan) en la primera temporada y en la cuarta especialmente, algunos también en la quinta, Randy (Maestro Harrell), Namond (Julito McCulum), Dukie (Jermaine Crawford) y Michael (Tristan Wilds).

Por supuesto que no me dejo a otros como el también grande Bubbles (Andre Royo) a través del que se ve la adición a las drogas y el tema de los soplones de la poli, Frank Sobotka (Chris Bauer) jefe de los estibadores del puerto o Dennis Wise (Chad Coleman) ex del clan Barksdale que tras salir de la cárcel decide tener una vida mejor ayudando a los demás.

Y ahora sí, aviso de spoilers

Sentí cuando mataron a Wallace en la primera temporada, lo volví a sentir con Bodie, y es que ambos me caían genial, y Omar debería haber acabado vivito y coleando. Aunque, a pesar de la ironía de que nunca nadie pudiera con este ladronzuelo que dejaba a los traficantes sin dinero y sin droga, pero en cambio un criajo de unos 12 años sí lo matase por la espalda, su leyenda seguía viva. Y, hasta Michael se hace sus sustituto.

No me gustó como acabó Dukie, ese crío (impresionante o que creció entre los capítulos de la cuarta temporada) se merecía algo mejor que acabar vendiendo chatarra y drogándose. Y Randy, allí en ese hogar de acogida tras la muerte de su madre de acogida, pero es que si Carver se llega a quedar con él, no hubiese parecido muy real la cosa. Lo que ni Randy, ni Michael, ni Dukie consiguieron, tener un hogar y alguien a quienes les importasen realmente, sí que lo consigue Namond al quedarse con Bunny Colvin y su mujer. Y de chico problemático (la culpa era de las esperanzas de que fuera como su padre que su madre había depositado en él) pero listo pasó a portarse bien y todo y a ser capaz de convivir con los demás sin meterse en líos. eso se deduce al menos.

La historia de Bubbles me encanta, cómo se droga, cómo ayuda a la policía y cómo al final consigue desengancharse y que su hermana le vuelva a aceptar. ese final de su historia subiendo las escaleras del sótano de la casa de su hermana y pudiendo sentarse a cenar con ella y su sobrino me pareció muy emotivo. Y, debo admitir que aplaudí cuando Omar se carga a Stringer Bell. Un tio que era tan listo tan listo que al fnal acabó timado por quienes le habían prometido muchas cosas, políticos corruptos, y que acaba traicionado por su socio y amigo y muerto por quien le tenía ganas desde hacía tiempo.

Fin de los spoilers

Si eres de cosas ligeras abstente de ver “The Wire”. Si te gustan los buenos personajes, la buena televisión y quieres disfrutar de una muy buena historia en sesenta capítulos, ve “The Wire”. Está llena de palabrotas, hay sexo, hay asesinatos crueles, ironía, problemas personales, adicciones, traiciones y un montón de elementos más. Todos ellos forman parte de la historia, todos ellos han contribuído a la calidad de la serie.

5 comentarios en “The Wire, una serie de calidad

  1. No, no leo los spoilers, tengo que acabarla primero.
    Los personajes son fantásticos, y la mayoría muy interesantes. McNulty es especial, en lo bueno y en lo malo. Mis favoritos son Omar, Bubs y McNulty. El juego que da Stringer creo que se va a echar de menos. A mi la recta final, desde la mitad, de la tercera temporada me pareció increíble. La parte política se intercala, y al no ocupar mucho espacio, yo la llevé bastante bien.
    ¿Has visto Treme? ¿Qué te ha parecido?

    Volveré cuando acabe The Wire, a este paso será en breve.

    Te enlazo a mi blog personal:
    http://tartarugamxica.blogspot.com/

    • Hola Lu!

      Sí, la mayor parte de los personajes sí que son muy interesantes, de mis preferidos también son los que has mencionado, y me gustan mucho también, sobre todo McNulty, que desde el primer día me hice fan de él.

      Stringer me caía bien, mucho mejor que Avon, pero se merecía lo que tuvo ¿o no? Ya verás que chula la cuarta temporada, el tema político va más allá poco a poco hasta alcanzar su apogeo en la quinta. Puede resultarte aburrido, yo me pasé muchas partes de charlas políticas, pero recuerda que todo pasa por algo, por chorrada que parezca.

      Y Daniels y Ronda son también dos de mis favoritos.

      Y sobre “Treme” sí la he visto, y sí la he disfrutado. No es tampoco para todo el mundo pero los personajes y los guiones, igual que con “The Wire” merece mucho la pena. Los actores son todos geniales y hay capítulos buenísimos. También la comenté pero creo que puse bastantes spoilers, siempre aviso cuando está incluídos, eso sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s