¿Los concursantes de realities son trabajadores?

Escuchando El Gabinete, sección del programa radiofónico Julia en la Onda, de ayer miércoles me he enterado que trescientos concursantes de realities franceses han hecho una denuncia a varias cadenas de televisión, en especial a TF1, para intentar conseguir dinero porque, según su denuncia, son trabajadores y les están explotando malamente. Se quejan, por ejemplo, de que les vigilan las veinticuatro horas, de que les han quitado los móviles y no se pueden comunicar con el exterior y con que tienen guardas armados cerca para que no hagan cosas que no deben.

Lo de los guardas armados me parece una barbaridad, pero también me lo parece que esta gente se considere un trabajador. Nunca he participado en un reality y tampoco lo haría, y lo que conozco de los entresijos lo sé de oidas por lo que si alguien conoce el tema, que no dude en puntualizar.

Veamos, cuando “Gran Hermano” aterrizó en abril de 2000 en nuestra pantallas recuerdo que leí que los concursantes habían firmado un contrato y que ganaban dinero por derechos de imagen. Me parece normal porque no puede haber programa sin concursantes y éstos deben recibir algo a cambio por prestar su imagen durante días, semanas o meses. Que yo sepa, ningún concursante del programa de Telecinco se ha quejado todavía del trato recibido aunque, imagino que saben bien lo que han firmado (hay que leer la letra pequeña siempre).

Los concursantes más vírgenes, por llamarles de alguna manera, son aquellos que participan en la primera edición de un reality. No se pueden comparar todos los programas de esta clase porque ni todas las cadenas los explotan tanto ni todos son del mismo tipo. Bien, decía lo de los concursantes, no es lo mismo los primeros grandes hermanos que los que llegaron después ¿por qué? Los que llegaron después sabían que si tenían un secreto alguna revista lo sacaría y que si discutían, hacían edredoning o daban la nota, tendrían a muchos millones pendientes de ellos. Los polémicos gustaban y se les podría acabar viendo de contertulios en algún programa ganando más pasta.

No sé si en Francia tendrán un equivalente a Telecinco donde exploten un reality tanto como la cadena de Fuencarral (por no decir de Berlusconi y Vasile) pero desde luego que hay personas que han sacado mucho rendimiento de su paso por un reality. No daré nombres porque tampoco se merecen la propaganda. Algunos desaparecieron del mapa pero otros llevan años y años en programas basura (son lo que son) criticando a otras personas y ganando un pastón porque sí de un reality salieron con trabajo. Sería impensable para mí que esas personas dijeran ahora que Telecinco o la productora les debe dinero porque les ha explotado obligándoles a participar en muchos programas.

¿Qué buscan las personas que se apuntan para participar en un reality show? La fama y el dinero fácil. Tal vez la experiencia en algunos casos, pero hasta los famosetes de tres al cuarto que participan en alguno de estos espacios deben ganar un pastón. Si la fama no es la misma para todos, pero el dinero que ganan mientras están en el reality sí, ahsta que les van eliminando, claro, ¿de qué se quejan los franceses? Es decir, quiero ganar pasta, que me traten bien (eso por descontado), ser famoso aunque la fama me dure poco porque seguiré ganando dinero y ¿que me consideren un trabajador? ¡Venga ya! Una cosa es que alguien intente cumplir el sueño de su vida sacando un disco para lo que se lo tiene que currar y otra meterte en una casa a convivir con un grupo de desconocidos donde no hay que hacer absolutamente nada en especial porque las pruebas que recuerdo que les ponían para hacer (en los tiempos en los que ví “Gran Hermano” que han quedado muy lejos) tampoco es que fueran nada del otro mundo.

Los concursantes franceses que más se han quejado parece que han sido los de “La Isla de la Tentación”, un programa en el que no se trata que tengan que sobrevivir en plan “Supervivientes” no, lo que tienen que hacer las parejas que participan es no dejarse caer en la tentación para ponerles los cuernos a sus novios-novias, maridos-mujeres. ¿Y eso es un trabajo? Si les han tratado mal deberían denunciar otra cosa totalmente diferente, no que han hecho horas extra y que han estado incomunicados, se supone que saben a lo que van, repito.

En definitiva ¿se puede considerar trabajadores a estas personas? Para nada en mi opinión. Cuando firmas un contrato sabes lo que hay si lo incumple alguna de las partes sí es motivo de denuncia pero ¿llamarle trabajo a ceder tus derechos de imagen para ganar pasta y que luego puedas acabar apareciendo en programas y ganando más o publicidad? No señores, eso no es trabajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s