Hay que defender la cultura ¿quién no está de acuerdo en ello?

El País publica hoy un artículo firmado por Ángeles González Sinde, directora de cine, guionista y Ministra de Cultura. En su escrito habla de “la Ley que lleva el apellido de su abuela”, esa tan criticada que afortunadamente no se ha aprobado, de momento, y que en mi opinión no es ninguna solución al problema de la piratería o las descargas ilegales.

Como éste es un blog de series, no me voy a poner a dar opiniones sobre la pirateria de películas o de música, pero sí hablaré, antes de nada, sobre unas ideas sobre el tema en general que me rondan la cabeza.

¿Quién no está de acuerdo en la necesidad de defender la cultura? He hablado con gente que dice no comprarse un cd porque lo puedes bajar gratis, de esos hay muchos, pero otros muchos queremos tener nuestras cajas de plastico con los libretos y el troquelado de los cd’s. Los discos son caros, pero la música se considera cultura, eso sí, el impuesto con el que se gravan los discos es de un 18% porque no es un bien de primera necesidad ¿no? Particularmente no podría vivir sin música, me marchitaría. Y, quiero que mis artistas preferidos sigan sacando álbums, por eso me compro sus discos, voy sobre seguro siempre, eso sí.

El cine, un tanto de lo mismo, tampoco es algo de primera necesidad pero con mis impuestos se dedican a subvencionar películas me interesen o no, sean buenas o pésimas. ¿No puedo hacerme objetora de conciencia y no darles ni un euro a los productores? Que busquen la financiación en otra parte que prefiero que mis impuestos se utilicen en mejorar otros problemas que tenemos en el país. Sí, el cine es caro pero afortunadamente las películas en DVD pueden encontrarse bastante baratas, con extras en ocasiones y con su versión original.

La señora Sinde dice que si no estamos atentos la cultura desaparecerá. No señora, la cultura no desaparecerá nunca, siempre estará ahí, siempre habrá creadores de lo que sea, siempre habrá obras por descubrir. Yo no quiero una cultura gratis, si viviera de ella querría mis ingresos y eso lo entiendo y quiero creer que todo el que critica la Ley también pero ¿a qué precio? La cultura es cara, y no lo vemos sólo en lo que he citado, discos y películas, sino que también en los libros, los conciertos y determinados espectáculos teatrales y digo determinados porque por menos de lo que cuesta una entrada de cine, en mi ciudad puedes ver una obra teatral de éxito, no en muy buen sitio, vale, pero si no te pilla la columna en medio, ni tan mal.

Pasemos al caso de las series. ¿Son cultura? Si una película lo es, no veo por qué una serie no va a serlo, aunque para muchos sean un mero entretenimiento. Como consumidora de series desde que era una criaja la oferta que tengo, Internet aparte, es buena porque en casa tenemos televisión por cable, pero con Internet la oferta es mayor. ¿Por qué? Simple y llanamente porque puedo disfrutar de series que han emitido hace muchos años y que no se han editado en DVD por los derechos o porque no interesa, series que no han llegado a España y que probablemente nunca llegarán, series en emisión en otros países para las que hay que esperar mucho para poder disfrutar, y versiones originales.

¿Qué haremos el día que se nos acabe el chollo? Entonces, parafraseando a la ministra, sí que tendremos un “menú monofágico de unos pocos platos”. En el cable o el digital siempre hay opciones, pero muchas repeticiones también, opciones que la televisión normal no da, basta con ver cómo ha empezado la TDT su andadura. No nos podremos sentar a la hora que queramos a disfrutar de un episodio de “Doctor en Alaska” (Northern Exposure) que alguien ha querido compartir con quienes quieren recordar o descubrir la serie; habrá gente que no descubra “Caso Abierto” (Cold Case) cuando La Sexta la acabe de repetir porque simplemente es muy probable que nunca salga en DVD; no podremos recordar episodios de series que nos encantaron o descubrir otras que nunca nos habíamos plantado ver, que se han compartido y que no hay manera de comprarlas. Es decir, perderemos en cultura seríefila, una cultura que ha lanzado a la gente a escribir blogs y a hacer podcast sin ningún ánimo de lucro. gente que no viven insatisfechos en un mundo virtual (que, como decía mi abuelo, manda huevines la cosa) sino que han hecho amistades gracias a que tienen algo que compartir: ideas, opiniones, series…

No me imagino no poder encender el ordenador y descargarme algo. Pero lo digo, si me hicieran pagar un euro por episodio de una serie que realmente tenga ganas de disfrutar, en dual y con subtítulos bien hechos, los pagaría gustosamente. Pero no hay alternativas, sólo quieren cerrar páginas de enlaces porque dicen que se lucran. De alguna manera hay que pagar el Rapidshare ¿no? Detrás de quienes llevan las páginas de descarga hay gente que no se lucra con nada, que se molestan en compartir, en subtitular, en sincronizar, un rabajo que cualquiera que haya intentado sabrá que lleva bastante tiempo.

Al final ¿de qué hablamos? De dinero, de industria, no de cultura. Sí, la industria cultural, el negocio de la música, el dinero es lo primero o “enséñame la pasta”. Y, lo irónico de todo esto es que viajas al extranjero o compras en Amazon y generalmente la cultura es más barata. Dirán que el cine no, pero claro, hay cosas que van acorde con los sueldos. En fin, si quieren una solución, que busquen alternativas reales y abran los ojos ante la gran oportunidad que Internet les puede ofrecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s