Primera temporada de Homeland

Muchas maravillas escuché de “Homeland” antes de ponerme a verla al mismo tiempo que una amiga, para comentar los episodios más que nada, que así se hacen más divertidos los visionados. Intriga + Mandy Patinkin + Damien Lewis + Showtime era una suma que debería hacerme gracia ¿o no?

La cosa es que me costó entrar en la serie. El piloto me gustó pero no me quedaron ganas de ver el segundo episodio seguido. El segundo seme hizo algo pesado y el tercero más de lo mismo. No apliqué, afortunadamente, mi regla de tercer capítulo (creo que la voy a patentar) y seguí. Ese magnífico cuarto episodio me enganchó hasta tal punto que en un día me ví seis casi seguidos y me quedé con ganas de más, de mucho más.

Antes de seguir diré de qué va “Homeland” para quien no la haya visto aún. El sargento del cuerpo de Marines Nick Brody (Damien Lewis) es rescatado después de llevar ocho años cautivo en Irak, pero una agente de la CIA, Carrie Mathison (Claire Danes) no cree que Brody sea u héroe sino más bien todo lo contrario y decide investigarle, al principio con el beneplácito de su mentor, Saul Berenson (Mandy Patinkin) y sin que su jefe, David Estes (David Harewood) sepa nada. Mientras investigan a un líder terrorista, Carrie intentará demostrar por todos los medios que Brody es amigo de los terroristas y se acercará, peligrosamente, a él.

Desde el episodio 4 hasta el 11 “Homeland” me ha parecido una muy buena serie con una historia bien pensada, unas actuaciones geniales, sobre todo de Claire Danes, Damien Lewis, Mandy Patinkin y Morgan Saylor que interpreta a Dana, la hija de Brody y Jessica (Morena Baccarin, a la que en la primera escena que sale pensé que seiba a comer al chico con el que estaba en plan “V”).

Probablemente, uno de los mejores episodios del año, si no el mejor, es el número 11 llamado “The Vest” (El Chaleco) con el que todo queda, parece, por rolver de cara al episodio final de la temporada. El número 11 logró que durante los cincuenta y cinco minutos que duró estuviera nerviosa no, lo siguiente y pegada al borde de mi silla. Trepidante es como mejor se puede definir esa entrega donde Claire Danes demostró lo buena actriz que es y por qué se merece que le den todos los premios televisivos del mundo.

Después del episodio 11 mi favorito es otro grande, el número 7 “The Weekend” (El Fin de Semana”) un episodio mano a mano entre Carrie y Brody donde descubrimos una parte muy importante de la historia de Brody mediante los tan utilizados flashbacks. Un episodio muy al undécimo, si no me equivoco, de “The illing”, uno en el que se cortó la rutina por decirlo de alguna manera y se ofreció algo muy importante.

Y el final… Me decepcionó. La tensión del episodio anterior no la encontré por ningún lado aunque hubo emotividad en una escena que me gustó mucho pero me esperaba mucho más para el cierre de temporada. Lo mejor es que habrá una segunda que se hará esperar.

En definitiva, una serie recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s