Quinta temporada de Cinco Hermanos

La semana pasada Fox finalizó en España la emisión de la quinta y última temporada de la que otrora fuera una de mis series preferidas, “Cinco Hermanos” (Brothers & Sisters) que acabó su andadura en la cadena estadounidense ABC el pasado mes de mayo.

Digo lo de otrora porque a partir de a tercera temporada la serie empezó a bajar su calidad teniendo una cuarta temporada bastante olvidable por aburrida y una quinta algo mejor pero bastante irregular.

Ahora llegan los spoilers así que si no quieres saber nada de la temporada, no sigas leyendo.

La tempoirada comienza un año después de la cuarta en cuyo último episodio hubo un accidente por el que Robert (Rob Lowe) muere dejando a Kitty (Calista Flockhart) sin marido, y que deja a Holly (Patricia Wettig) bastante desmemoriada, tanto que no se acuerda de su hija Rebecca (Emily Vancamp). Como Justin (Dave Annable) se culpa de la muerte del marido de su hermana por haber atendido antes a Holly decide irse de nuevo a Irak y desde allí se entera que Rebecca le ha abandonado. Él intenta arreglar las cosas pero al final Rebecca que sigue sin ser reconocida por su madre (en una gran escena Holly le dice que no siente amor por ella porque no la conoce) decide aprovechar una oportunidad laboral y marcha a Nueva York.

No es la única que se va, Holly y David (Ken Olin) deciden al final irse a la Gran manzana para estar cerca de su hija. El episodio, hacia mitad de temporada, sirvió para despedir a Holly en lo que fue todo un homenaje y uno de los mejores episodios de la temporada ya que compartió mucho protagonismo con su primero archienemiga y después amiga Nora (Sally Field).

Por lo demás, con Kitty desaparecida por muchos episodios y yo sin echarla de menos, y con la breve reaparición de Tommy (Balthazar Getty) el protagonismo casi absoluto ha recaído en Sarah (Rachel Griffiths) que se acaba casando con Luc (Gilles Marini) siendo llevada al altar del brazo de su padre Nick Brody (Beau Bridges). Sí, al final resulta que Sarah no era una Walker sino que era hija del gran amor de su madre.

Y Kevin (Matthew Rhys) y Scotty (Luke MacFarlane) adoptan una niña de ocho años de nombre Olivia (Isabella Rae Thomas) después de que su madre de alquiler supuestamente sufriera un aborto, que luego resulta que no, que se llevó al niño y así la pareja son padres de dos criaturas. Kitty tiene problemas con el cáncer y se queda embarazada de su novio y decide seguir adelante con el embarazo, mientras Saúl (Ron Rifkin) se promete con su novio, y también gran amor de su vida, Jonathan (Richard Chamberlain) que fue también quien le pegó los anticuerpos del VIH.

Y, que conste que sin haber mirado spoilers en Internet, acerté que la serie acabaría con una celebración familiar y mi deseo de que Justin acabara con la primera novia que le vimos en la serie, se cumplió.

Historias culebronescas una vez más y dramas y más dramas para la que haya sido una de las mejores familias televisivas del nuevo siglo. Una quinta temporada que cerró muy bien con el episodio de la boda y que afortunadamente, ahí se quedó. La ABC hizo bien en no renovarla porque ¿para qué estropearla más?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s