Especial de Navidad de Downton Abbey, el regalazo de la segunda temporada

Aviso de spoilers.

Hace ya más de un mes que ITV emitió en la noche de Navidad el capítulo final de la segunda temporada de “Downton Abbey” que fue un especial navideño de aproximadamente hora y veinte de duración y que se erigió como la mejor entrega de la muy criticada temporada que yo alabé en el post que le dediqué. Porque, la serie me encanta e insisto, es un culebrón ¿y qué?

En el episodo hay varias partes: las celebraciones, con el baile de los sirvientes incluido, ver a Lady Violet (Maggie Smith) bailar con Thomas (Rob James-Collier) reultó algo irónico; el juicio al señor Bates (Brendan Coyle); y el tiángulo entre Mary (Michelle Dockery), Matthew (Dan Stevens) y Sir Richard Carlisle (Iain Glen).

Sobre las celebraciones me encantó el momento baile, así como la entrega de regalos por parte de los Crawley a sus sirvientes. El juicio a John Bates, movilizando a toda la familia Downton y volviendo a mostrar a una Sarah O’Brien (Siobhan Finneran) más empática, tuvo momentos de tensión y nos volvió a dejar a la pobre Anna (Joanne Froggatt) volviendo a sufrir por su amado.

En todo esto faltó Lady Sybil (Jessica Brown Findlay) de cuya boda con el exchofer y ahora periodista Tom Branson (Allen Leech) se habla en varios momentos, bueno de su boda y de su embarazo y es que el conde de Grantham (Hugh Bonneville) y su mujer Cora (Elizabeth McGovern) van a ser abuelos. ¿Volverá Sybil a Downton?

Y lo mejor para el final. Después de rechazarle, enamorarse perdidamente y volverle a rechazar por el mal consejo de su tía, Mary ve que su única solución es casarse con Sir Richard un hombre del que no está enamorada y al que en realidad no aguanta. Matthew le había dicho que su relación estaba maldita pero… no duda en pegarse con su rival por Mary y es que Sir Richard es un gilipollas en toda regla que la trata mal.

Julian Fellowes nos tenía reservado un regalazo en forma de escena final que ya incluí en un post pero que vuelvo a insertar porque es de eas que se ven una y otra vez con la sonrisa en los labios y la agrimilla a punto de caer. Lo más bonito del año, la proposición de Matthew a Mary bajo la nieve…

No sabemos si Mary y Matthew podrán ser felices para siempre o el señor Fellowes decidirá hacerles desgraciados, espero que no, pero al menos me dio el momento que estaba deseando ver desde el episodio 1. Y, como el tiempo pasa tan rápido en “Downton Abbey” ¿para qué demorarlo más? Que, por cierto, parecía que Dan Stevens tuvo un repentino ataque de risa y que Michelle Dockery se tuvo que controlar para no explotar.

Hay algo que me encantó también que fue la parte de Daisy (Sophie McShera) que al fin se deja de comer la cabeza a cuenta de lo de William (Thomas Howes) y encuentra en el padre del chico a alguien que quiere considerarla su hija y a quien ella pueda preocupar.

Un gran episodio en el que hay comedia, drama, amor y, sobre todo, esperanza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s