The Killing 2.05 – What the Fuck??

Aviso de spoilers.

Dos What the Fuck dije mientras veía el quinto episodio de la segunda temporada de “The Killing” y su abreviatura, WTF, escribí en Twitter al terminar el capítulo.

Empiezo con el concejal Richmond (Billy Campbell), un tipo que no me llegó a caer bien del todo durante la primera temporada pero del que siento pena porque, sin comerlo ni beberlo, ha acabado paralizado y atado a una bolsa de por vida por culpa de la trampa que le tendió, aquí no hubo sorpresa, el alcalde Lesley Adams (Tom Butler) según le cuentan a Jamie (Eric Ladin).

Mitch (Michelle Forbes) hace acto de presencia ayudando a la chica que vio en la carretera y después junto a la piscina del motel en el que se hospeda. Y, cuando ambas hablan sentadas a la mesa de una cafetería, ocurre algo insospechado, Mitch vuelve a reir diecisiete días después de enterarse de la muerte de su hija. Necesitaba irse, cambiar de ambiente pero también hablar con alguien al fin y al cabo, que podría haber sido una persona cercana pero no, una persona desconocida, una chica de la edad de su hija consiguió que Mitch riera y de una forma u otra, aunque no le contara tampoco demasiado, se desahogara durante un rato.

De mujer a marido, porque Stan (Brent Sexton), se siente culpable y acude a la policía para darles información pero no puede hablar con los detectives y va donde su abogado, que no le pinta un futuro muy prometedor.

Los padres de Mitch no están muy de acuerdo con la situación que hay en casa de los Larsen e incluso reprochan a Terry (Jamie Anne Allman) que esté alli. Y ahora, el primer WTF!!! Stan y Terry… ¡se besan! Stan ¿pero qué haces? Vale que tu mujer se ha ido y te ha puesto los cuernacos pero ¿con Terry?

Pero, en el fondo se entiende el comportamiento de ambos (psicológicamente hablando esta serie tiene mucho para analizar de sus personajes). Ella está triste. No tiene piso, no tiene amante y es prostituta (como se ve en el episodio) y, para colmo no puede contarle sus problemas a nadie porque ¿qué es eso comparado con que maten a tu hija? De todas formas ¿siente la enigmática tía Terry culpabilidad? Yo diría que sí.

En cambio, él se tiene que sentir solo sí o sí, llama a Mitch pero realmente no le salen muchas palabras y se siente culpable porque su pasado está ahí y puede dañar a su familia. ¿A quién va a contarle sus problemas? Stan es reservado y como cabeza de familia quiere sacar a la suya adelante. De todas formas no tenía pinta de beso romántico ni nada y menos, después del abrazo que se pegan después.

Así llegamos a nuestra pareja protagonista de detectives, Linden (Mireille Enos) y Holder (Joel Kinnaman), que siguen investigando para capturar al chico del tatuaje, de nombre Alexi Giffords (Tyler Johnston), que da información muy jugosa a los detectives. Así nos enteramos de bastantes cosas como de que su objetivo era matar a Stan pero que conoció a Rosie (Katie Findlay) y se hicieron amigos.

No escuchando a Holder y cruzando el límite, cualquier cosa parece valerle para resolver el caso, Sarah consigue las llamadas del teléfono de Alexi y así escuchamos cómo Rosie llamó asustada a su amigo la misma noche que murió. Y es que la chica había vuelto a verle, aunque lo único que Alexi puede decirles a los detectives es que lo que vio estaba relacionado con una limusina negra de cristales tintados, que él también vio cuando llevó a su amiga al ferry para el casino la noche en la que Rosie murió.

Algo que llama la atención, también a la detective Linden, es la afirmación del chico: “Rosie odiaba a sus padres”. Y atención que aquí llega el segundo WTF, les dice que Rosie se enteró pero no del pasado de Stan sino de que el hombre no es su padre. ¿Cómo? ¿Qué me están contando? Si Stan no es el padre de Rosie ¿lo sabrá él? ¿Se lo diría alguien, Janek (Don Thompson) probablemente, a Rosie para que odiara a su padre? ¿El objetivo de todo era hacer daño a otro miembro de los Larsen?

Cinco episodios y no, seguro que no sabremos con certeza quién mató a Rosie Larsen y por qué hasta el penúltimo episodio o el último si es doble. Los fantasmas de la familia Larsen salen poco a poco a la luz y llevan a pensar que el crímen se cometió por algo relacionado con la familia.

<p align=justifyPero si fuera eso ¿el tema politico sería un macguffin? Me niego a creerlo y sigo inclinándome por alguien de las altas esferas si no el alcalde ¿qué tal el millonario con el que Darren jugó al baloncesto y que tenía una piscina con chicas jóvenes en su casa?

Hay algo muy llamativo al final del episodio y es que la chica con la que Mitch habla acaba montándose en una limusina de cristales tintados. ¿Una chica Beau Soleil como Rosie y Terry?
 

El capítulo me tuvo en tensión continua y cuando acabó me dejó con ganas de mucho más. Para eso hay que esperar una semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s