Crematorio

Tan buenas cosas había escuchado de la serie “Crematorio”, producción propia de Canal +, que la cogí con muchas ganas tras su estreno hace unos meses en La Sexta. El episodio piloto me pareció bastante bueno y me enganchó lo suficiente para ver más pero a partir de ahí…

La trama, basada en el libro del mismo título de Rafael Chirbes, presenta a Rubén Bertomeu (Pepe Sancho), un constructor sesentón que ha forjado su fortuna a base de chanchullos desde que empezara años atrás a trabajar en el sector agrícola. Su último proyecto tiene el nombre de Costa Azul y hará lo impensable, a pesar de superar la legalidad, para que se haga realidad.

Su familia está completamente desarraigada aunque tengan una relación bastante cercana (qué ironía). Así, a su hija Silvia (Alicia Borrachero) que es dueña de una galería en la ciudad de Misent, pueblo ficticio de la Comunidad Valenciana donde se desarrolla la trama, la ve bastante; y cuando vuelve de Londres, intenta recuperar el tiempo perdido con su nieta Miriam (Aura Garrido). También está Mónica (Juana Acosta) su jóven novia que se siente muy sola porque Bertomeu está siempre bastante ocupado, y su madre Teresa (Montserrat Carulla) para quien ver a Rubén no es un plato de buen gusto.

Realmente “Crematorio” nos introduce en un tema muy de actualidad, la corrupción, y Bertomeu en eso es todo un rey con chantajes, amenazas, relaciones con mafiosos, etcétera. Su historia nos la cuentan utilizando flashbacks que nos llevan a su juventud intentando que obtengamos una imagen global del personaje y de sus malas artes.

Lo cierto es que no puedo alabarla. Sí, está bien hecha, tirando más a lo cinematográfico que a lo que estamos acostumbrados en nuestra televisión, Pepe Sancho hace un gran papel, y hay otros miembros del reparto como Pau Durá, Juana Acosta o Montserrat Carulla que se lucen bastante pero no me ha enganchado la serie y me ha llegado incluso a aburrir en varios de sus episodios acabando viéndola con bastante desgana para ver que pasaba en el episodio final. Y es que, a pesar de sus ocho episodios se me ha hecho bastante larga y, particularmente, una tv-movie más compacta yendo más al grano creo que la hubiese disfrutado más. Me quedo con el piloto y el último episodio que fue muy bueno, con un final digno y totalmente comprensible.

No, no me ha convencido y, de hecho no la dejé por lo mismo que “Los Kennedy”, por tener tan pocos episodios. No estamos acostumbrados a esta clase de series made in Spain y se agradece que alguna cadena se salga de lo costumbrista y de las comedias de situación, ojalá, a pesar de la crisis las cadenas dejen más libertad a los guionistas e intenten buscar con sus series un público determinado, no el global.

2 comentarios en “Crematorio

  1. Pues en esta serie me temo que no coincidimos,a mi me ha parecido muy buena,brillante por momentos y un producto muy exportable,el argumento es muy rico y lleno de matices,las interpretaciones en general buenas y alguna sobresaliente,y tanto la producción como dirección y montaje a la altura de las mejores series americanas,solo le puedo reprochar el que fuera demasiado fiel a la novela y no se haya alargado mas,mención aparte es su estupenda cabecera,con un temazo de Loquillo que no me pude quitar de la cabeza en meses,en fin,una de las imprescindibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s