El final de Mujeres Desesperadas

2004. Según muchos, el año en el que la televisión estadounidense pegó un cambio. Creo que es una afirmación muy rotunda pero lo que sí es cierto es que ese año llegaron cuatro super éxitos a la pequeña pantalla en Estados Unidos que después triunfaron en todo (o casi todo) el mundo. Tres fueron en ABC, uno en Fox. “Perdidos” (Lost), “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy) y “Mujeres Desesperadas” (Desperate Housewives) en la primera, “House” en la segunda. De ellas, “Perdidos” nos dejó hace dos años, “Anatomía de Grey” sigue (y creo que alcanzará su décima temporada fácilmente) y “House” acaba hoy mismo. “Mujeres Desesperadas”, finalizó el pasado domingo día 13 aunque, en España, al igual que las dos series de médicos, aún se puede ver.

No puedo decir que haya seguido la serie hasta su final puesto que la dejé ya por puro aburrimiento en los primeros episodios de la séptima temporada y es que cuando los personajes ya te empiezan a dar igual apaga y vámonos. Pero claro, creo que por lo que en su día me hizo disfrutar, le debía ver su final en en el que no me recrearé demasiado sino que simplemente, tras unas cuantas líneas de recuerdo a toda la serie, mencionaré muy por encima.

No recuerdo la fecha exacta en la que la serie empezó a emitirse en España pero creo que empecé a verla en Fox. Desde el primer momento me enganchó y es que el principio con Mary Alice Young (Brenda Strong) suicidándose y ese misterio por resolver me pareció muy interesante. Ahí estaba Teri Hatcher interpretando a Susan Mayer y, como era (y sigo siendo) muy fan de “Lois & Clark” verla de nuevo en televisión me hacía especial ilusión. Lo cierto es que Susan y Lois tenían muchos puntos en común, sobre todo la torpeza (aunque Lois, en ocasiones, era más de armas tomar) y la inocencia. De hecho, en su vuelta a la televisión y con la serie recién empezada, Teri consiguió un Emmy.

El suyo era de los rostros más conocidos de la serie, al menos para mí, junto con los de Marcia Cross y Doug Savant (ambos de “Melrose Place”), Kathryn Joosten (“El Ala Oeste – The West Wing”) y Richard Burgi (“24”). Aunque las protagonistas fuesen a ser cuatro, con permiso de Nicollette Sheridan, parecía que el mayor protagonismo iba a recaer en ella y así fue en un principio para mí aunque, sus compañeras no eran unas cualquiera a las que se pudiera hacer sombra. Así, la ya citada, Marcia Cross se metió en la piel de Bree Van de Kamp, la perfecta ama de casa… en apariencia; Felicity Huffman en la de Lynnette Scavo, una madre muy trabajadora; y Eva Longoria en la de Gabrielle Solis, Gaby para los amigos, la superficial exmodelo bastante pija pero la que más acaba evolucionando al final, con permiso de su buena amiga Bree.

Ellas llevaron todo el peso de la serie hasta el final aunque durante cinco temporadas casi ahí estuvo Nicollette Sheridan como Edie Britt, también Dana Delaney como Katherine Mayfair de la cuarta a la sexta, y en las dos últimas Vanessa Williams como Renee Perry. No me olvido de Karen McCluskey (Kathryn Joosten) que se hizo un hueco en el reparto apareciendo en muchísimos episodios.

Pero claro, también han pintado muchos los maridos, novios y amantes. Mi preferido, Doug Savant como Tom Scavo el marido de Lynette aunque se ve que tuvieron la “brillante” idea de ponerles al borde del divorcio en la última temporada; James Denton como Mike Delfino, el fontanero con el que Susan, tras una relación de idas y vueltas se acaba casando; Orson (Kyle Maclachlan) segundo marido de Bree tras quedarse viuda de Rex (Steven Culp); Carlos (Ricardo Antonio Chavira), el marido de Gaby con muchos problemas con la ley sobre todo en las primeras temporadas; o Paul Young (Mark Moses), el marido de Mary Alice que se convierte en sospechoso en las temporadas 1 y 7.

Por Wisteria Lane, la calle (situada en los Universal Studios de Los Ángeles) donde transcurrieron la mayor parte de las historias de “Mujeres Desesperadas” pasaron un sinfín de personajes, unos buenos pero muchos otros malos y en esa calle perecieron muchos, tanto buenos como malos, ya fueran atravesados por un madero en pleno huracán, electrocutados, aplastados, asesinados…

Muerte y destrucción podría ser un gran sobrenombre para esta serie que vendieron más como comedia que como drama malamente porque tuvo muchísimos más momentos dramáticos que humorísticos, que los hubo, no digo que no. También contó con elementos culebronescos, intriga, misterio, traición, amor…

La brillante primera temporada, centrada en el misterio del suicidio de Mary Alice fue realmente buena, pero la segunda bajó bastante en interés con el nuevo misterio donde Alfre Woodard lo hizo genial como la nueva vecina pero que esa parte de la trama no era tan interesante como la que vivió Bree. Después hubo temporadas mejores y peores aunque en todas hay algún capítulo que se pueda denominar como “muy bueno”, mis preferidos particularmente son el del supermercado de la tercera temporada y los dos del tornado de la cuarta.

Como decía en un párrafo anterior, en “Mujeres Desesperadas” hubo de todo, tramas mejores y peores (el salto de cinco años en el tiempo nunca me acabó de convencer y hubo tramas estúpidas e ideas rocambolescas como volver a Kaherine loca y después lesbiana), temporadas aburridas y otras más entretenidas, misterios de medio pelo o interesantes… Lo que nunca faltaron fueron las buenas interpretaciones. Antes decía que Teri Hatcher parecía al principio la más protagonista de las cuatro pero se la fueron comiendo poco a poco porque sus tramas eran bastante repetitivas, todo sea dicho. Así, Eva Longoria fue creciendo poco a poco como actriz, Marcia Cross demostró que se podía despegar de su personaje de loca en “Melrose Place” aunque como Desesperada la verdad es que tuvo determinados momentos nada cuerdos, Teri Hatcher no flaqueó en los momentos de drama aunque lo suyo sea más la comedia y ¿qué decir de la gran Felicity Huffman? Todo un descubrimiento para quienes no la conocíamos de antes, la verdad. Mi preferida, sin duda. Su personaje era muy bueno, su familia la mejor de todas y siempre pensé que de haber un spin off debería ser el de los Scavo.

El final, aunque admito haberme aburrido durante varias partes del doble episodio recordándome por qué dejé la serie, fue muy digno y, para hacer honor a la serie, tuvo tanto humor como drama, acabé llorando, lo admito. Tras resolverse los cabos sueltos… aquí debo introducir un aviso de spoilers…

…se muestra cómo acaban cada una de las Desesperadas, todas fuera de Wisteria Lane en un período de dos años, y hay una gran secuencia final con todos los muertos (faltaba Edie) de la calle que finaliza con Mary Alice que así hubiese sido un grandísimo punto final pero no, tuvieron que añadir algo más al final que quitó parte de la emotividad.

Fin de los spoilers.

“Mujeres Desesperadas” será, probablemente, un clásico con el tiempo. Historia hizo, eso es indudable aunque, en mi opinión, no deberían haber estirado tanto el chicle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s