Primera temporada de Touch, la conexión es lo que importa

Tim Kring, creador de “Héroes” (Heroes) y Kiefer Sutherland unieron fuerzas para una propuesta de midseason que llegó a FOX en Estados Unidos en enero y finalizó en mayo, llegando a España poco después en FOX también y acabando hace un par de semanas.

A simple vista parece que “Touch” trata sobre un padre, Martin Bohm (Sutherland) que episodio tras episodio persigue a su hijo autista, un crío de once años llamado Jake (David Mazouz) que no permite que le toquen ni emite palabra alguna. Como Jake siempre escapa, los Servicios Sociales se lo quitan a Martin pero la encargada de su hijo en el centro donde lo internan, Clea Hopkins (Gugu Mbatha-Raw) le ayudará con él sobre todo cuando se den cuenta de que los números que Jake escribe son importantes.

Quien ayuda tambien a Martin a comprender a su hijo es Arthur Teller (Danny Glover) quien, al igual que Jake, ve una secuencia numérica. Por él se sabe de la existencia de una niña llamada Amelia que estuvo en el centro donde está Jake y que parece una pieza clave. También entra en juego una corporación muy misteriosa en la que parece que está la directora del centro, Sheri Strepling (Roxana Brusso) quien esconde mucho y que causa muchas suspicacias en Clea. Las sospechas son mutuas, todo sea dicho.

Así, en cada uno de los doce episodios que han formado la primera temporada, Martin ha perseguido a Jake influyendo en la vida de personas completamente desconocidas para ambos. Y es que el lema de “Touch” es que todos estamos conectados. A veces Kiefer Sutherland recordaba a su Jack Bauer solo que en vez de perseguir terroristas a contrareloj, seguía los pasos que los números dictaban a su hijo y, por ende, a él.

La intriga de la serie, lo relativo a la corporación no llega hasta mitad de temporada más o menos pero para mí lo fuerte de esta serie son esas historias personales de quienes se convierten durante fragmentos de la historia en protagonistas momentáneos de la misma ya sea en Estados Unidos, Canadá, Japón, Afganistán o Brasil. No todas tenían la misma calidad pero algunas eran realmente buenas.

Las mejores muestras de lo que “Touch” puede ofrecer al espectador se encuentran, en mi opinión, en el episodio piloto que es un buen punto de partida, en el episodio en el que hay un accidente de avión y los dos últimos capitulos, en los que aparece la siempre genial Maria Bello. El penúltimo, de hecho, con su historia en la playa con Ian Gomez me pareció muy brillante.

Recomiendo dar una oportunidad a “Touch” una serie original en su planteamiento en la que luce bastante el pequeño David Mazouz, creíble en su papel de autista y al que solo se escucha en sus momentos de voz en off a modo de narrador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s