Tras su cancelación, oda de amor a The Killing

Ayer me levanté con la noticia de la cancelación de una de mis series preferidas de la que pienso que es una de las mejores que se han hecho en los últimos tiempos. Sí, hablo de “The Killing”. FOX es la encargada de producirla y quiere vendérsela a alguna cadena después de que AMC no esté interesada en emitirla más pero se haga alguien con ella o no, creo que este es muy buen momento para dedicarle, posiblemente, un último post en su conjunto.

“The Killing” es de esas series que enganchan desde su premisa. En este caso, igual que con “Twin Peaks” hace años, se lanzó la frase “¿Quién mató a Rosie Larsen?”, y es que ese era el gran misterio de la serie, la raíz para desarrollar a partir de ella tres historias parelelas: la de los detectives Sarah Linden (Mireille Enos) y Stephen Holder (Joel Kinnaman), encargados de descubrir al asesino de Rosie (Katie Findlay); la de la familia Larsen con Stan (Brent Sexton) y Mitch (Michelle Forbes) como cabezas de la misma pero con la importante participación de la hermana de Mitch, Terry (Jamie Anne Allman), quien ayuda al matrimonio tras su pérdida; y la política con el concejal Darren Richmond (Billy Campbell) camino a la alcaldía de la ciudad de Seattle con sus ayudantes Gwen Eaton (Kristin Lehamn) y Jamie Wright (Eric Ladin) como personajes mportantes.

Si en “24” cada episodio era una hora del día más largo en la vida de Jack Bauer, en este remake de la danesa “Forbrydelsen” desarrollado por Veena Sud (gracias de nuevo Veena), cada episodio es un día por lo que la historia se desarrolla en un total de veintiséis, ya que cada una de las dos temporadas de “The Killing” cuenta con trece entregas.

Brillantemente escrita, la serie cuenta con un gran reparto en el que destacan para mí Mireille Enos que da vida a una mujer que vive para su trabajo y que eso de dejar cabos sueltos no va con ella a pesar de poder perderlo todo por ello, una mujer que se ha convertido, en mi opinión, en una de las mejores detectives de la pequeña pantalla siendo un personaje muy complejo del que se saben cosas a centagotas; Joel Kinnaman que fue superándose episodio tras episodio, que logró mucha química con su compañera y que ha interpretado a un policía de los más pintoresco al que al principio subestimé, lo admito, pero que me acabó encantando; Michelle Forbes, grande siempre, que durante la primera temporada mostró el dolor como, de verdad, nunca había visto, y que sin decirnada decía muchísimo sobre todo en la primera temporada ya que perdió protagonismo en la segunda por la decisión que su personaje toma, difícil de entender por una parte pero muy entendible por la otra; y Brent Sexton, otro que crece episodio a episodio y que muestra a la perfección dos etapas muy bien delimitadas, la primera cando trata de salvar a su familia tirando de ella y la segunda, cuando saca su dolor, ese que parecía no querer salir.

Mención especial merece también Jamie Anne Allman que si al principio no me terminaba de convencer, en varios episodios de la segunda temporada se muestra, simplemente, inmensa, sobre todo en el final, todo sea dicho. Los demás están muy bien también pero, quizá, no destaquen tanto aunque Billy Campbell tiene escenas muy interesantes. Los directores de casting se lucieron, la verdad.

Nunca entendí por qué tanta gente se sintió engañada al no descubrirse al asesino al final de la primera temporada ya que yo estaba contentísima de que hubiera una segunda entrega donde, presumiblemente, todo se resolvería como así fue. Una segunda temporada que no fue peor que la primera, ni mucho menos fue excelente también e incluso tal vez mejor.

Hay que decir que si los guiones eran muy buenos y el reparto magnífico, en “The Killing” hay otros dos elementos de los que es imposible dejar de hablar. Uno es la fotografía, muy buena, con geniales planos sea bajo la lluvia o sin ella; y el otro la música que todavía hacía que se acelerase más el corazón al seguir la historia.

Los giros de guión se sucedieron, las nuevas pistas también y todo aun ritmo pausado muy adecuado para mí contando la historia en el tiempo justo y es que lo tenían todo planeado desde el principio y se nota. Particularmente, no le puedo poner un pero a la serie, una serie que me ha hecho reir, llorar, teorizar y ponerme muy tensa así como querer ver más y más.

El final, de los que marcan y dejan huella así como la sensación de haber visto algo muy grande por muchos motivos. La cancelación me deja un sentimiento agridulce. Por una parte, si nadie la compra, nos quedamos con una muy buena serie, magnífica diría yo, de veintiséis episodios; pero por la otra creo que podríamos tener más casos llevados por Holder y Linden. “The Killing” ha muerto, ¡viva “The Killing”.

2 comentarios en “Tras su cancelación, oda de amor a The Killing

  1. Ahora que está cancelada, habra una serie similar a esta de misterio y una chica desaparecida?
    Ya veo Pretty Little Liars.

    • Dudo que “The Killing” se pueda comparar a “Pretty Little Liars” pero series con chicas desaparecidas habrás siempre, de eso estoy segura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s