Coma, muy buenos secundarios para una miniserie muy irregular

No me he leído el libro de Robin Cook del mismo título, tampoco me he visto la película que en 1978 dirigió Michael Crichton pero me interesé por la miniserie “Coma” en cuanto me enteré que se estaba haciendo porque hace tiempo que a Geena Davis es raro verla en cine o televisión y, sí, es mi actriz favorita. Ella es parte de un reparto de secundarios de renombre, aunque lo de que son secundarios te enteras cuando ya estás viendo la miniserie, que también incluye a Richard Dreyfuss, James Woods y Ellen Burstyn (ver la foto de más abajo).

La protagonista de la historia es Lauren Ambrose que da vida a Susan Wheeler, una estudiante de medicina del hospital Peachtree Memorial de Atlanta que un buen día se da cuenta de que allí muchos pacientes se han quedado en coma como por arte de magia mientras eran operados. La chica decide investigar y descubre que esas personas acaban en el mismo lugar, el Jefferson, una especie de residencia-hospital donde acogen a dichas personas esperando a que se despierten o a que sus familiares decidan desconectarlas.

Con ayuda del doctor, y su supervisor, Mark Bellows (Steven Pasquale) irá obteniendo más datos a la vez que muchas cosas pasan a su alrededor: suicidios, supuestos accidentes, despidos en el hospital… o que alguien la aceche.

Pero ¿qué es lo que pasa exactamente y quién está detrás de esos extraños comas si no son accidentales como descubre Susan? Candidatos hay bastantes y casi todos trabajan en el Peachtree Memorial. Está la jefa de neurología que se juega que su estudio salga adelante Agnetta Lindquist (Geena Davis), que parece tener mucha influencia sobre varios de sus colegas y sobre quienes no lo son también y que (información totalmente de relleno) es una auténtica cougar; su rival para que su estudio prosiga, el jefe de cardiología Howard Stark (James Woods) que no parece de la misma calaña que el resto y en quien Susan parece confiar algo más; los miembros del consejo que deben elegir qué candidatos pasarán a formar parte del mismo y que parecen más interesados en uno de los dos estudios (no diré si el de Linquist o el de Stark) o incluso los otros estudiantes que hacen las prácticas a la vez que Susan, uno de los cuales es el niño (ya no tan niño, claro) de “Parque Jurásico” (Jurassic Park), Joseph Mazello .

No me dejo en el tintero a la directora de Jefferson, la mujer de la sonrisa… espeluznante, la señora Emerson (Ellen Burstyn) que tiene mucho secretismo sobre las actividades del lugar, o del profesor de Susan y sus compañeros, Hillside (Richard Dreyfuss) quien tiene en estima a la chica porque fue amigo de su abuelo, médco también.

En Estados Unidos A&E emitió las casi tres horas de “Coma” del tirón y Calle 13 la estrenó al día siguiente en España (se agradece mucho la inmediatez siempre) partiéndola en dos partes emitiendo la segunda anoche mismo.

La voy a tratar así, como una miniserie de dos partes que es como en realidad se pensó (según IMDB los actores salen en dos episodios). La primera presenta a los personajes así por encima porque no se profundiza en ninguno, y no tarda en entrar en materia sobre lo que puede suceder en el hospital. Se corta con un cliffhanger y sí me quedaron ganas de seguir viendo para saber qué pasaba, la historia no estaba mal, al menos tenía el suficiente interés como para seguir con ella y hasta me parecía que tenía potencial para que hubieran hecho una serie de unos cuantos episodios.

Pero llegó la segunda parte… Si cuando hace unos meses comenté el final de la serie “Missing” y dije que Ashley Judd corría en ella más que Forrest Gump, hay alguien que la gana y esa es Lauren Ambrose que en la segunda parte de “Coma” se meterá en la boca del lobo, o de los lobos mejor dicho, y huirá de unos y de otros. Menos mal que Mark, con ayuda de uno de los policías más tontos de la televisión, va en su ayuda (o al menos lo intenta) mientras nos enteramos de toda la trama. Una trama capaz de contarnos nimiedades (¿he dicho ya que Linquist es una cougar? Los compañeros de Susan no pintan nada, nos dejan entrever que el doctor Bellows es algo mujeriego…) y dejarse partes más importantes de la historia a medias.

Así que mi impresión de la primera parte, de que “Coma” tenía interés y sin ser la octava maravilla al menos era aceptable, se fue diluyendo con la segunda y, acabé riéndome porque esta entrega acabó incluyendo por momentos breves sketches de humor.

Tendrá secundarios de lujo, estará basada en un bestseller, la habrá dirigido Mikael Salomon quien se encargó de un par de episodios de “Hermanos de Sangre” (Band of Brothers), la habrán producido Ridley y el recientemente fallecido Tony Scott y estará escrita por John J. McLaughlin, nominado al BAFTA por coescribir el guión del filme “Cisne Negro” (Black Swan) pero “Coma” al final acaba siendo un telefilme malo de tarde de domingo, de ahí que en el título de esta entrada ponga lo de “miniserie muy irregular” porque la segunda parte acaba con el interés que pude encontrarle a la primera.

Podría hablar de la crítica velada de la historia sobre si el todo vale para avanzar en la ciencia y demás pero la verdad es que por esa parte la historia también cojea así que no entro con ello.

Como he dicho al principio, no me he leído el libro de Robin Cook pero ni ganas porque o bien el libro es un horror o bien el señor McLaughlin no ha sabido adaptarlo. Si os hace ilusión ver a alguno de los actores en especial como me ha pasado a mí (y que conste que las mejores frases del guión las tiene Geena Davis, tal vez por el carácter del personaje) vedla pero si no, pasad de ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s