3.05 de Downton Abbey: una escena vale más que mil palabras

Aviso de spoilers. Si no has visto el 3.05 de “Downton Abbey” no sigas leyendo si no quieres tragarte un grandísimo spoiler. 

Sigo pensando que “Downton Abbey”, a pesar de unos poquitos peros, es una gran serie. El quinto episodio de la tercera temporada es una buena muestra del buen hacer del señor Julian Fellowes como creador de este culebrón de época (que lo es) así como del reparto. Una escena vale más que mil palabras, quien haya visto el episodio sabrá qué voy a mencionar y es que me pareció una lección impresionante de interpretación de un grupo de actores de los buenos así como desgarradora.

Situación: Lady Sybil (Jessica Brown Findlay) está a punto de dar a luz al  hijo o hija que tendrá con Tom Branson (Allen Leech) y su padre, Roberh (Hugh Bonneville) decide en vez de llamar al Dr. Clarkson (David Robb), el médico de la familia, llamar a un experto. Pero, Cora (Elizabeth McGovern) no está de acuerdo con la situación y hace llamar a Clarkson.

Cuando Sybil no empieza a sentirse demasiado bien, ambos doctores empiezan a tener sus diferencias de diagnóstico y surgen dos bandos en favor de uno u otro médico. Robert sigue en sus trece de que el otro doctor trate a su hija pequeña en detrimento de Clarkson recordando que diagnosticó mal a Matthew (Dan Stevens) cuando este parecía estar paralítico.

Pero, ocurre lo que se ve venir en cuanto Sybil le dice a su madre que oye a Tom después de dar a luz.  Mary (Michelle Dockery) despierta a toda prisa a sus padres. Sybil está fatal y el doctor Clarkson es muy directo, “no hay nada que hacer”, porque él estaba en lo cierto. Y ahí es cuando a las caras de estupefacción del médico que se equivoca, la de resignación de Clarkson, las de “no puede ser, esto es na pesadilla” de Edith (Laura Carmichael) y Robert, la de “no, por favor, no” de Tom o la de “vaya drama” de Matthew se mezclan con las de quienes más sobresalen en la escena,  en mi opinión: la propia Sybil, Cora y Mary.

Sybil sufre convulsiones al no poder respirar mientras Mary la agita preguntándole si la escucha y Cora se queda en todo momento al lado de su hija incluso cuando fallece. Si la escena de la muerte no era lo suficientemente desgarradora Elizabeth McGovern volvió a hacer que Cora me cayese bien (no le perdonaba que llamara a Lavinia en la segunda temporada para alejar a Mary de Matthew) mientras le habla a su hija mirando fijamente a cámara y sin retirar la mirada en ningún momento ni cuando entra su hija mayor para saber si quiere compañía.

Es la primera muerte importante en “Downton Abbey” y me pareció algo muy impactante e inesperado (antes de ver, repito, la última conversación de Sybil con su madre). Cora no se lo va a perdonar tan fácilmente a su marido (y eso que no sabe que casi le pone los cuernos con una de las criadas en la segunda temporada) pero creo que Fellowes podía haber hecho que la fría Mary recapacitara e intentara llevarse bien con Edith en vez de decirle lo que le soltó después de preguntarle Edith si podrían llevarse bien.

De todas las escenas vistas a lo largo del año, esta en particular ocupa el número dos de mi ranking. RIP Lady Sybil Crawley.

2 comentarios en “3.05 de Downton Abbey: una escena vale más que mil palabras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s