Tercera temporada de Downton Abbey

Si no has visto la tercera temporada de “Downton Abbey” mejor que no sigas leyendo. Esta entrada está llena de spoilers.

Hace casi un mes finalizó en Reino Unido la tercera temporada de “Downton Abbey”, una entrega que me ha parecido brillante de principio a fin aunque, aún queda el especial de Navidad que ITV emitirá el 25 de diciembre.

Se ha visto de todo: bodas, muertes, plantes en el altar, nacimientos… Y amor, que por algo a veces he llamado a la serie “Loveton Abbey”.

La temporada comenzó con la visita de la madre de Cora (Elizabeth McGovern) desde el otro ado del charco, una señora de armas tomar interpretada por Shirley MacClaine. Huelga decir que en su breve estancia, chocó con Violet (Maggie Smith). Aunque, algo que perdió “Downton Abbey” durante su segunda entrega y que, particularmente, me dio mucha rabia, fueron los dimes y diretes entre la propia Violet y Isobel (Penelope Wilton) que esta temporada se han recuperado dando lugar a escenas muy divertidas. Ellas dos hacen con su presencia juntas grandes escenas en mi opinión. El guión ayuda muchísimo, claro, pero la ironía también.

Matthew (Dan Stevens) y Mary (Michelle Dockery) por fin pasaron por el altar e intentan tener un hijo que sea el heredero de la propiedad, que tras una mala inversión de Robert (Hugh Bonneville) casi tienen que vender. Claro que el dinero del padre de la exprometida del propio Matthew logra salvar Downton. He de decir que esas conversaciones de alcoba entre los recién casados han sido de lo más interesantes.

En la segunda temporada aprendí más a apreciar a Edith (Laura Carmichael) que poco a poco me fue cayendo mejor. En esta temporada ya he acabado de simpatizar con ella y es que la pobre tiene más poca suerte… Iba a casarse con es ehombre mayor que le gustaba que a pesar de no tener el beneplácito de parte de la familia decide seguir adelante con la boda… Para acabar dejando a la chica plantada en el altar. Pero tal vez Edith sea de los miembros más fuertes de su familia, y tras llorar desconsoladamente acaba recuperándose e iniciando un nuevo acometido: la redacción de artículos periodísticos para un periódico. Lo que la hace ir a Londres y conocer a un posible pretendiente, su editor, aunque como la vida no es un camino de rosas, ni de baldosas amarillas, el editor, que también parece gustarle a ella, está casado y no puede dejar a su mujer por un caso muy a lo “Jane Eyre”.

Llego a la benjamina Crawley, Sybill (Jessica Brown Findlay). Vuelve con Tom (Allen Leech) a Downton embarazadísima y huyendo de la patria de su marido, Iranda, por algo que se supone que el exchofer ha hecho. No lo tiene fácil el bueno de Tom para acostumbrarse a ser un Crawley, ni todos los miembros de la familia, ni los de arriba ni los de abajo, comulgan con la idea de su nueva posición.

Pero, el inesperado y triste sucedo que ocurre en el episodio cinco del que ya hablé, la muerte de Sybill tras el nacimiento de su hija, harán que las cosas cambien para Tom. En parte gracias al apoyo de Mary y de Matthew, en parte gracias a Cora.
A esta última le cogí mucha manía en la segunda temporada a raíz de su llamada a Lavinia, pero esta temporada Cora ha estado de diez. En el episodio cinco y sucesivos, tras su desprecio hacia Robert provocado por la muerte de su hija meno,r estuvo brillante, no hay mejor forma para definirla.

En lo que respecta a los trabajadores, Carson (Jim Carter) sigue luciendo con luz propia siendo geniales siempre sus conversaciones con la señora Hughes (Phyllis Logan) quien sufrió casi en silencio por su salud encontrando apoyo en quien no es tan áspera como parece, la señora Patmore (Lesley Nicol). Tres nuevos sirvientes aparecieron en escena, uno el sobrino de O’Brien (Siobhan Finneran) quien tuvo sus rifi rafes con Thomas (Rob James-Collier) a quien el karma siempre ataca.

Y Anna (Joanne Froggatt)… La sufridora Anna cuan señora Fletcher ayuda a resolver el caso del, finalmente, suicidio de la señora Bates por lo que su amado marido John Bates (Brendan Coyle) queda libre volviendo a casa.

A falta del especial de Navidad, esta tercera temporada de esta gran serie llamada “Downton Abbey” ha sido excepcional para mí, tal vez la mejor de las tres que llevan realizadas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s