Estreno de Familia en telecinco

Promo de Familia

Aunque ya no suelo ver series españolas, ví el anuncio de “Familia” el otro día y decidí grabarla el martes por la noche para ver qué tal era. En parte, superando mi aversión a Telebodrio Telecinco, mi excadena amiga, por estar Alexandra Jiménez y Santiago Ramos en el reparto.

El título ya indica de qué palo va la serie que es una dramedia sobre los Oquendo, una familia a la que se presenta en los dos días previos a la boda de la hija pequeña, Natalia (Nausicaa Bonnín), una familia a la que el patriarca, Manolo (Santiago Ramos), compara con un equipo de fútbol definiéndola en un par de minutos.

Los Oquendo son:  Manolo, el patriarca. Exfutbolista y representante de jugadores que no tiene suerte colocando a sus muchachos en equipos de fútbol pero que se preocupa por ellos mucho; María Elena (Mabel Rivera), la madre del clan de la que todos pasan olímpicamente; Malena (Juana Acosta), la hermana mayor, escritora de éxito y casada con Miguel (Diego Martin) con el que ha adoptado una niña vietnamita, Xua (Sabrina Xuelyng), que pasa de ella olímpicamente y que la saca de quicio; Natalia, la benjamina de Manolo y María Elena, a punto de casarse pero que acaba con un gran dilema; y Jacobo (Àlex Battlori), el hijo adolescente de Carlota (Alexandra Jiménez).

Carlota merece una mención a parte porque, aunque sea una serie coral, ella es la protagonista, sobre la que giran todas las tramas de episodio prácticamente directa o indirectamente, y cuya voz en off se escucha varias veces a lo largo del episodio. La sensata de su familia, el paño de lágrimas de la misma y la que espera que una entrevista de trabajo muy importante le vaya bien para poder poner agua de por medio y marcharse a Londres con su hijo, al que tuvo con dieciséis años, para poder ser feliz. Y no es que no quiera a su familia, es que por lo que se ve a lo largo del episodio y por lo que ella cuenta en un momento dado, es totalmente comprensible lo que quiere.

A pesar de que sus hermanas y su madre la tachen de egoísta (se deberían mirar ellas mejor al espejo), al final Carlota tiene que decidir si quedarse o marcharse.

El episodio, como muestra, no estuvo mal aunque pecó de previsibilidad en alguna cosa. Eso de poner una tensión sexual no resulta tan pronto me pareció un recurso bastante facilón y la trama de Jacobo sobraba. Algunos personajes, léase el amigo de Jacobo por ejemplo, están estereotipados y puede volverse repetitiva si la pobre Carlota, episodio sí y episodio también, tiene que resolver la vida de quienes la rodean.

El episodio, como decía, no estuvo mal (de aprobado, tampoco nos pasemos) y el avance del siguiente no es que me llamara la atención pero veré cómo sigue que lo mismo me engancho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s