Scandal 2.13: un episodio vale más que mil palabras

Scandal 2x13 Nobody Likes Babies

¡Lo que estoy disfrutando “Scandal”! Es una de las series que más espero semana a semana y que sigo a ritmo de FOX España aunque, en Estados Unidos solo van unos episodios por delante y desde hace unas semanas con el típico parón.

Digo que el último episodio emitido por FOX ha sido el número trece “Nobody Likes Babies” (A Nadie le Gustan los Bebés), una frase que suelta la Primera Dama Mellie (Bellamy Young) en un momento dado del episodio, vale más que mil palabras porque es un muy buen ejemplo de lo que ofrece esta serie que de empezar siendo un procedimentral con subtrama, rompió con el formato para centrarse en dicha subtrama más principal y más interesante de lo que a priori se podía pensar.

Sucedió en la corta primera temporada y lo ha vuelto a hacer en esta y ¡menuda trama! Antes de spoilear una determinada escena que me pareció simplemente brillante por lo extraño de la misma en un principio, debo decir que a pesar de la parte amorosa que a veces resulta cansina pero que es donde flaquea la dura Olivia Pope (Kerry Washington, genial en su papel)“Scandal” cuenta con una gran intriga de corte político en la que hay dos grupos estando Olivia en ambos: por una parte las personas a quienes ayudó en su día, cuatro personas de lo más variopintas, y que trabajan para ella; y por otra su “familia” de la parte política con quienes accedió a la Casa Blanca y de quienes huyó.

Y, en esa trama que se ha apoderado de la serie hay traiciones, secretos, mentiras, un amor que a priori parece imposible, intentos de asesinato, muchos delitos y actos muy cuestionables además de giros inesperados. No sé cómo terminara la serie aunque si siguen por el buen camino y no se tuercen podrá dura muchos años pero, Olivia Pope, insufrible en ocasiones, merecería acabar entre rejas aunque en ningún caso debería caer sola, que eso no sería nada justo.

Y ahora la escena spoiler así que si no has visto el episodio sáltate esta parte del post:

Cyrus Beene (Jeff Perry), jefe de gabinete del presidente Fitzgerald Grant (Tony Goldwyn) está en su dormitorio tan tranquilamente, cuando su marido James Novak (Dan Bucatinsky) entra visiblemente enfadado por haber recibido una citación para declarar sobre el amaño de las elecciones y lo que empieza siendo una discusión de pareja acaba siendo una de “si declaro irás a la cárcel, y si no lo hado iré yo”. Eso sí, ambos, acaban denudándose para demostrar que ni uno ni e otro tienen micrófonos pegados al cuerpo.

Y, que James vaya a declarar, hace que Cyrus cometa el que podría haber sido el mayor error de su vida de haber dado el OK al asesino al que había contratado.

Fin de los spoilers.

Muy buenas escenas, un montaje realmente bueno y una historia que engancha hace que “Scandal” esté, para mí, en las series a tener que ver del momento. Muy recomendable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s