Revolution vuelve tras cuatro meses de parón

NUP_153440_1055.JPG

¡Qué rápido pasa el tiempo! Esperaba con ganas la vuelta de “Revolution”, porque a mí me estaba gustando y entreteniendo, y un parón de cuatro meses se antojaba muy largo pero el tiempo vuela y hace un par de semanas la serie regresó a las pantallas norteamericanas en la NBC y demás cadenas que la emiten, y también está de vuelta en SyFy en España. Y, menuda vuelta…

El primer episodio de la segunda parte de la temporada, el número 11, fue un no parar. Recapitulando, dejamos al grupo formado por Miles (Billy Burke), Charlie (Tracy Spiridakos), Nora (Daniella Alonso) y Aaron (Zak Orth) con los rescatados Rachel (Elizabeth Mitchell) y Danny (Graham Rogers) siendo apuntados por la ametralladora de uno de los helicópteros de Monroe (David Lyons) que tiene electricidad gracias a Rachel.

Y ahí engancha precisamente el episodio, en la huida de los seis. Pero, como no se pueden permitir ni un momento de respiro, los líos y los dramas no tardarán en sucederse. Así Miles y Rachel van a buscar ayuda a un excompañero de trabajo de ella no con el resultado del todo esperado, mientras los demás van a una base de los rebeldes donde Nora se reencuentra con un antiguo compañero.

Y ahora sí, spoilers a saco hasta nuevo aviso.

Rachel y Miles son atacados por el excompañero de la primera que trabaja con el tal Randall Flynn (Colm Feore) al que avisa para que vaya a por ella en especial. Pero le sale el tiro por la culata porque escapan y se llevan un bazoka que acabará siendo empuñado por Danny, después de que Miles se quede grogui, para terminar con uno de los helicópteros que atacan la base rebelde.

Y ahí pasa algo muy gordo que creo que muchos esperábamos. Después de diez episodios para liberar al sinsorgo Danny, parece que el chico por fin hace algo y le cuesta muy caro ya que acaba con unos cuantos balazos en el pecho ante la estupefacción de su tío, la cara de impotencia de su madre y la de incredulidad de su hermana.

No aplaudí, cosa que me sale espontáneamente cuando algún personaje que me cae mal muerde el polvo y, el pobre Danny no era santo de mi devoción porque, no pintaba mucho a pesar de que la primera parte de la temporada se centró en ir a rescatarle. Y no lo hice no porque me importara que su tío probablemente se echara la culpa por haber sido derribado en el peor momento o porque su hermana después de todos los esfuerzos para rescatarle le dijera adiós para siempre, sino por esa madre que claramente vive atormentada, y lo que le queda (espero) por haber tenido que dejar a sus críos atrás y tras reencontrarse con ellos acaba pasando lo que pasa por su culpa.

Y, para más inri, ¡acaba sacándole una capsulita del cuerpo!

Fin de la primera parte de los spoilers que, luego, llegan más.

Graham Rogers en el 1x11 de Revolution
Nos vamos al segundo episodio tras el parón, el duodécimo que empezó muy a los “Lost” con esa música apropiada para el funeral de Danny, las cruces de madera y las caras lánguidas de rigor.
Charlie no quiere acercarse a su madre (visto lo visto después puede no extrañar) y se hace una temeraria. Mientras Miles y Nora van a buscar a un antiguo compañero de él para que les ayude y Rachel, Aaron y Charlie acaban metidos en la cueva del lobo.

Y, si el primer episodio fue trepidante, este fue más contenido con muchos flashbacks sutiles explicativos de por qué determinados personajes hacen lo que hacen.

A partir de aquí, unas líneas de spoilers.

No aplaudí, decía antes, cuando muere Danny, pero sí cuando Rachel le pega un sopapo a Charlie aunque se arrepiente al instante. La verdad, no era el momento y tampoco lo correcto.

Lo de Flynn buscando a Rachel tiene su intringulis y es que la señora Matheson tiene mucho, pero mucho, que ocultar. Y, Monroe aparece brevemente pero deja una frase lapidaria: “no me fío de nadie”. En realidad me pregunto si Tom Neville (Giancarlo Esposito) acabará en el bando contrario en el que su hijo Jason (JD Pardo) intentará entrar una vez sido desterrado por su padre en el episodio anterior.

Fin de los spoilers.

Recapitulando, sigue enganchándome la serie. No es algo grande pero cumple logrando mantener el interés y además en el episodio 13 Rachel va a largarle todo a Aaron así que nos enteraremos de todo lo que la señora Matheson hizo. Hay que decir que lo que esperaba, que Rachel se comportara como una badass total se está cumpliendo con creces pero tristemente Charlie no le llega a la suela de los zapatos como heroína por mucho manejo del arco, las flechas y las armas de fuego que tenga de repente.

Claro que, Rachel está a medio camino entre ser una villana y una heroína cargando con algo muy grande sobre sus hombros. De ahí que el personaje me resulte tan interesante. Por cierto, Elizabeth Mitchel sería la actriz mejor pagada de la tele si le dieran pasta por llorar y correr (solo hace falta verla en “Lost”, “V” y en la propia “Revolution”).

Ahora habrá que ver por qué se fue la electricidad exactamente aunque sutilmente nos lo dejaron caer en el episodio doce, si llegarán hasta Monroe fácilmente para consumar la venganza, si madre e hija acabarán llevándose más (parece que hay luz al final del túnel), cómo será la alianza Monroe-Flynn y el papel de Neville en la misma y si descubriremos el por qué de tanta fricción entre la señora Matheson y su cuñado. Eso sí, señores guionistas obvien el triángulo amoroso que parece estar en el aire.

Veremos porque interesante está. La serie llegará a los diecinueve episodios y parece que el final de la primera entrega puede ser cerradito por si acaso aunque, toco madera para que la mantengan en antena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s