Tercera temporada de El Cuerpo del Delito

GEOFFREY AREND, WINDELL D. MIDDLEBROOKS

El viernes finalizó FOX España la emisión de la serie “El Cuerpo del Delito” con el decimotercer y último episodio de la tercera temporada que el mismo canal estrenó hace dos años incluso antes que la ABC estadounidense y es que la serie ha estado desde su inicio en la cuerda floja.

La tercera temporada comenzó con un cambio importante y es que las bajas de John Carroll Lynch y Sonja Sohn como los detectives Bud Morris y Sam Baker, respectivamente, fueron cubiertas por Mark Valley y Elyes Gabel como los también detectives Tommy Sullivan y Adam Lucas, siendo el primero un exnovio de la protagonista de la serie, Megan Hunt (Dana Delany). Como ya se había anunciado, Nicholas Bishop que interpretaba al compañero de Hunt, Peter Dunlop tampoco aparecería ya que su personaje fue liquidado al final de la segunda entrega, a pesar de ser un cliffhanger enseguida se encargaron de anunciarlo.

Pero sin Peter, ya se han encargado los guionistas de juntar a Megan y Tommy para que investigaran juntos porque, si la doctora Hunt se inmiscuía en las investigaciones e interrogatorios en las dos temporadas anteriores, en la tercera se ha llevado la palma. Solo le ha faltado esposar y meter entre rejas a alguno de los criminales de los casos semanales. y, huelga decir, que han introducido el factor de tensión sexual no resuelta aunque ya había sido resuelta previamente.

Y, junto con esos casos semanales, que para algo es un procedimental, en esta última temporada de “El Cuerpo del Delito” ha habido una historia recurrente, la del suicidio del padre de la protagonista. Un suicidio que así por arte de magia acaba convirtiéndose en una investigación por asesinato. Suicidio o asesinato, el tema se acaba resolviendo en una season y series finale más que previsible aunque, he de decir que me importaba un comino el padre de Megan y dicha investigación y que creo que con los cambios de la temporada no han acertado.

Podían haberle sacado más jugo a la serie, explotando más las relaciones entre los protagonistas en vez de romper con lo conocido para incluso convertirse más en una serie policial al uso con una doctora metomentodo como protagonista. Y es que Megan Hunt es de esos personajes que son inaguantables muchas veces.

Hubiese sido genial ver más momentos de los doctores Ethan Gross (Geoffrey Arend) y Curtis Brumfield (Windell Middlebrook) pero han brillado por su ausencia excepto en un par de ocasiones a lo largo de la temporada. Ausente ha estado la hija de Megan, Lacey (Mary Mouser) aunque se la veía muy crecidita y lo mismo podía haber protagonizado un caso a lo Walt en “Perdidos” (Lost). Vaya que a la cría no la han dejado ni salir en el último episodio.

Hablando de ese, al menos volvieron a llamar al “brotha” Henry Ian Cusick para aparecer de nuevo, como ya hiciera en un episodio anterior, para jugar un papel importante en la rápida resolución del caso del padre de Megan. Rápida y previsible bajo mi punto de vista.

Una temporada muy normalita con algún episodio interesante pero han sido los menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s