Cuarta y media quinta temporada de Breaking Bad

Breanking Bad (Season 4)

Sí, voy muy retrasada con “Breaking Bad” pero lo bueno de haber visto prácticamente las tres primeras temporadas seguidas, tener un parón de dos años y ponerme al día con ella durante mis vacaciones hace que así no tenga que haber esperado un año casi para ver su desenlace.

La cuarta temporada de la serie no me gustó nada como empezó, de hecho me aburrieron sus dos primeros episodios. Claro que llegó el siguiente y ya enganchada sin pero alguno. Y es que la dinámica entre Walter White (Bryan Cranston) y Jesse Pinkman (Aaron Paul) se rompe porque el segundo acaba trabajando codo con codo con Mike (Jonathan Banks) por orden de Gus Fring (Giancarlo Espósito), lo que a Walt le lleva a pensar que el dueño de Los Pollos Hermanos quiere matarle, claro que que amenacen a su familia se lo deja bastante claro.

Walter tiene otro socio en el negocio, su mujer Skyler (Anna Gunn) que decide que deben blanquear el dinero y vuelven al origen, al lavadero de coches. El duelo White-Fring está servido porque al fin y al cabo con Jesse les basta para hacer la meta azul.

Pero claro, si algo muestra “Breaking Bad” desde el principio es la transformación de ese padre de familia y profesor de química pluriempleado normal y corriente en un narcotraficante sin escrúpulo alguno si no debe tenerlos. Y en la cuarta temporada, el señor White demuestra tener bien pocos algo que hace que se merezca lo peor.

Su influencia sobre Jesse, que casi se autodestruye una vez más, es tan impresionante que este que está a punto de matarle lo haría sin miramientos si supiese todo lo malo que su señor White ha hecho y que incide directamente sobre él. Genial el final de temporada y ese careto que se le queda a Gus Fring, por cierto.

Por otra parte, está la historia de Hank (Dean Norris) que sigue con su recuperación y que, a pesar de su etapa “nunca volveré a trabajar”, recupera las ganas de pillar a Fring y quienes trabajen para él porque está convencido de que a pesar de dar dinero para la policía, él está detrás de la metanfetamina azul.

Anna Gunn y Bryan Cranston en la quinta temporada de Breaking Bad

Y así en la primera parte de la quinta temporada, estrenada el año pasado, los White acumulan más dinero del que pueden lavar en su vida. Skyler entra en una especie de catatonia y no quiere a sus hijos en casa por miedo, miedo que también tiene a Walt porque ya no sabe lo que es capaz de hacer, y mejor que no lo sepa nunca.

Walter y Jesse tienen un socio inesperado aunque el segundo se replantea su trabajo, algo que a su mentor no se le pasa por la cabeza porque hace toda una declaración de intenciones (la avaricia rompe el saco, ahí lo dejo).

Y mientras unos quieren relanzar su negocio y otros dejarlo, la DEA no consigue que los hombres de Fring hablen pero el cerco se acaba estrechando y la brillante primera mitad de la quinta temporada deja con un cliffhanger en el que Hank hace un descubrimiento de lo más importante en el lugar más insospechado (viva la ironía). No me olvido de algo y es que nada ni nadie parece ya parar a Walter.

Ya falta menos para el desenlace de “Breaking Bad” así que informaré cuando lo vea. Y, lo cierto es que promete mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s