Poster de Mom

La CBS estrenó el lunes una de sus nuevas comedias, “Mom”, que está cocreada por Chuck Lorre que en antena sigue teniendo “The Big Bang Theory” y “Dos Hombres y Medio” (Two and a Half Men), dos series que a mí no me gustan. ¿Por qué ver “Mom” entonces? Dos palabras, bueno cuatro, la gran Allison Janney.

La protagonista de esta comedia es Anna Faris. Interpreta a Christy, una camarera madre de una hija adolescente y un crío más pequeño frutos de dos relaciones diferentes que no cuajaron. Christy es alcohólica y todos los males y errores de su vida se los echa en cara a su madre, Bonnie (Allison Janney) con la que lleva un tiempo sin hablar.

Claro que Bonnie también tuvo sus problemas con el alcohol, la cocaína y además, al igual que Walter White, se hizo cocinera de metanfetamina. Nada de extrañar el por qué de esa mala relación y de que Christy no quiera perdonar a su madre.

La verdad es que más que una comedia deberíamos considerarla una tragicomedia porque el tema del alcohol y de la droga es muy serio pero al menos en el piloto, en “Mom” les han sabido sacar chispa en forma de humor.

Me ha gustado, me he entretenido viéndola y me he reído con ella así que seguro que la sigo. La dinámica entre Faris y Janney está genial pero pueden dar mucho juego tanto el crío pequeño, Roscoe (Blake Garrett Rosenthal), como los secundarios del restaurante donde trabaja Christy, su jefe y amante casado Gabriel (Nate Corddry) o el chef Rudy (French Stewart).

Anuncios