Treme, una delicia seriéfila en toda regla

Cabecera de "Treme"

El 11 de abril de 2010 el canal HBO estrenó en Estados Unidos “Treme” una de las, para mí, mejores series que se han hecho en los últimos años y una de las más infravaloradas. Creada por David Simon y Eric Overmyer, la serie tomó el nombre del famoso barrio de Nueva Orleans para arrancar su historia tres meses después de que el huracán Katrina arrasase gran parte de la ciudad y del estado de Louisiana, aparte de otros muchos más lugares, en agosto de 2005.

“Treme” nació con un argumento sencillo, mostrar cómo varios personajes residentes en la ciudad, no necesariamente de allí, intentaban seguir con sus vidas o reconstruirlas tras el paso del huracán por Nueva Orleans. Claro que la serie “escondía” desde el primer momento mucho más ya que además de ser un gran escaparate para la cultura musical y gastronómica del lugar, así como para sus tradiciones, léase el Mardi Gras por ejemplo, Treme” desde su piloto se mostró muy crítica con políticos, policías y demás.

Así, a lo largo de sus cuatro entregas, en la serie se han metido con la ineptitud de la Administración Bush para poner orden tras el desastre, la poca previsión del gobierno del estado, la corrupción policial y política en la ciudad o los jetas que quisieron lucrarse a costa del desastre.

Fotograma de la segunda temporada de "Treme"

En la primera temporada el criticismo venía, sobre todo, por parte de Creighton Bernette (John Goodman) que con su videoblog en YouTube narraba al mundo todas las calamidades que ocurrían en la ciudad tras el Katrina. Un personaje que, por cierto, estaba inspirado en un profesor, como Creighton, y blogger de la ciudad llamado Ashley Morris.

Pero algunos de los casos de corrupción los conocimos de mano de Toni Bernette (Melissa Leo) que, como abogada, estaba especializada en derechos civiles y que buscaba justicia para quienes no la tenían y quería poner voz a quienes por unas causas u otras no eran escuchados. Y su trabajo y esfuerzo tuvieron hasta amenazas para ella y su hija Sofia (India Ennenga), sobre todo en forma de acoso policial.

John Goodman y Melissa Leo en la primera temporada de "Treme"

Toni y Creighton han sido de mis personajes preferidos de “Treme” y en cada episodio de Mardi Gras no podía evitar visualizarlos como en el primero que hubo en la serie, disfrazados de espermatozoides como se ve en la foto superior.

Los personajes memorables de “Treme”:

Si algo ha habido en “Treme” han sido personajes memorables. A dos ya los he mencionado y del resto voy a quedarme con casi todos. Así, como siempre me ha gustado Steve Zahn he de decir que su interpretación del DJ David McAlary me ha hecho disfrutar mucho. Un personaje que el actor bordó y un personaje muy crítico con el sistema también además de un gran conocedor de la música, que luego hablaré de ella, quien estaba empeñado en marcar diferencias y lo consiguió para mí. La relación con su tía Mimi (Elizabeth Ashley) era muy divertida. Pero también me pareció muy interesante desde el principio Janette Desautel (Kim Dickens) con sus esfuerzos para sacar adelante a su restaurante primero, marchar a Nueva York para mejorar como chef después y volver a lo grande a Nueva Orleans como quería, con más esfuerzo aún si cabe.

Elizabeth Ashley y Steve Zahn en la segunda temporada de "Treme"

Qué decir de LaDonna Batise-Williams (Khandi Alexander), cabezota a más no poder, mujer fuerte e independiente donde las haya que las pasó canutas de principio a fin de la serie. En su bar era feliz y luchó siempre por él convirtiéndose hasta en un importante lugar de ensayo para el Mardi Gras. Desde “The Wire” soy fan de Wendell Pierce y su Antoine Batiste me parece de enmarcar con sus pecados y faltas, que nadie es perfecto al fin y al cabo, siendo el personaje que más me parece que evolucionó en cuatro temporadas.

No puedo olvidarme tampoco del Gran Jefe Albert Lambreaux (Clarke Peters) uno de los jefes indios más respetados, en la ficción obviamente, y un hombre que logró reunir a su tribu para que las cosas volvieran a la normalidad, más o menos, tras la tormenta de cara a Mardi Gras. Su hijo Demond (Rob Brown) no me acababa de gustar al principio de la serie pero poco a poco su historia me fue enganchando más, de hecho estaba muy unida a la de Albert y no solamente por ser su hijo sino por la música y la tradición.

Menos me han gustado Sonny (Michiel Huisman), un músico holandés que intentaba ganarse la vida tocando en la calle junto a su novia violinista Annie Tee (Lucia Micarelli). Él quería triunfar en la música pero su adicción a las drogas y al alcohol casi terminan con él, y ella acaba teniendo bastante suerte sobre todo después de dejar a Sonny. En la cuarta temporada la trama de Annie es toda una crítica a la industria musical con la que estoy muy de acuerdo, todo sea dicho.

Michiel Huisman y Lucia Micarelli en la primera temporada de "Treme"

Otros personajes fueron el agente de policía Terry Colson (David Morse) quien quiere destapar toda la corrupción del departamento, y Nelson Hidalgo (Jon Seda) un tipo que aparece en la ciudad dispuesto a hacer dinero con su reconstrucción aunque desde el primer momento se le nota un trapicheador nato. En la tercera temporada también apareció un personaje con ganas de sacar escándalos a la luz, L. P. Everett (Chris Coy) que acaba trabajando con Toni.

La música de “Treme”, la gastronomía y el Mardi Gras:

No sé si podríamos considerar a “Treme” una serie musical pero música no ha faltado nunca en ella. No solo jazz sino soul, r&b, folk country o rock han sonado a lo largo de ella. También clásicos del lugar como los cantos de las tribus indias y hasta swing porque el sonido de Nueva Orleans no se reduce solamente a un género musical sino que es un cúmulo de ellos. Y por la serie han desfilado infinidad de músicos y grupos, nativos o no, como Steve Earle que no hizo de sí mismo sino de Hurley el mentor de Annie y por quien llegó tan lejos, Elvis Costello, Kermitt Ruffins, Harry Conick Jr., Shawn Colvin, Marcia Ball, Allen Toussaint, Dr. John, Troy “Trombone Shorty” Andrews, Treme Brass Band o el propio John Boutté, encargado de la sintonía de cabecera de la serie “The Treme Song”:

La gastronomía ha sido parte importante de “Treme” también, no solo a través del personaje de Janette sino de las comidas y cenas que se pudieron ver. Así, por ejemplo, me pareció muy curioso que como en España (y México, me consta), en Nueva Orleans también tienen el roscón de Reyes, o que un plato típico son los gofres con pollo frito y sirope.

El Mardi Gras es el carnaval que cada año se celebra en la ciudad el día antes del miércoles de ceniza y donde desfilan las tribus de los indios, como la del jefe Lambreaux, ataviados con sus trajes colosales homenajeando a los nativos americanos; o donde se pueden ver otros desfiles con músicos tocando por las calles o los de las carrozas con lanzadores de collares. La gente sale a la calle a disfrutar del día, a beber, a hacer barbacoas, a escuchar la música y a disfrazarse. La serie ha tenido treinta y seis geniales episodios pero debo decir que mis preferidos siempre serán los relacionados con el Mardi Gras.

Y “Treme” acabó como empezó…

El último episodio de “Treme” se emitió en Estados Unidos el pasado 28 de diciembre de 2013. Y la serie acabó como empezó, con un episodio escrito por sus creadores, David Simon y Eric Overmyer, y dirigido por Agnieszka Holland en el que hubo un funeral. Eso sí, Antoine Batiste no tocó en él por la pasta, quien haya visto la serie sabrá de lo que hablo.

Wendell Pierce y Khandi Alexander en la tercera temporada de "Treme"

Ya no veremos más a Toni y a Sofia con su tradición de salir bailando de casa dispuestas a afrontar un nuevo Mardi Gras, ni escucharemos las reflexiones de Davis frente al micrófono de la emisora de radio ante la atenta mirada de su jefe. Tampoco descubriremos nuevos platos de la mano de Janette ni veremos a Antoine Batiste dar bolos. Nunca sabremos si Annie triunfa desde Nashville, aunque se puede intuir creo yo, ni los avances de Delmond con el jazz moderno. Y, desde luego, que nos quedaremos con las ganas de que LaDonna le de una paliza a ese tipo que no hacía más que entrar a su bar pidiendo dinero para que los vecinos dela zona no se quejaran del ruido.

Pero no les hemos dicho adiós del todo, al menos no yo, porque siempre nos quedarán los revisionados y los treinta y seis episodios que “Treme” ha tenido en sus cuatro temporadas de vida son dignos de disfrutarlos. Eso sí, siempre diré que esta no es una serie apta para todos los públicos así que al que no le convenza el piloto mejor que la deje aunque eso signifique perderse una maravilla.

Dicho todo esto, solo me queda agradecerles a los señores Simon y Overmyer haber creado esta verdadera delicia seriéfila. Gracias por todos esos buenos momentos “Treme”.

Un comentario en “Treme, una delicia seriéfila en toda regla

  1. Pingback: Tiana y el Sapo: La cocinera, la rana y Nueva Orleans | Diario de una Cinéfila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s