Capítulo 200 de Mentes Criminales: El episódico regreso de Emily Prentiss

Paget Brewster, Shemar Moore y Matthew Gray Gubler en el episodio 200 de Mentes Criminales

Cuántas ganas tenía de que llegara el episodio 200 de “Mentes Criminales” (Criminal Minds) para volver a ver a Emily Prentiss en acción y es que, como dijo Paget Brewster en Twitter cuando anunciaron a bombo y platillo que volvería para el acontecimiento, chafaron la sorpresa. Casi mejor porque como yo me quería bajar del carro, lo mismo lo hubiese hecho antes de tiempo.

Tal vez su vuelta influyó en que la serie lograra el mejor dato de audiencia de la temporada y desde 2012 porque la agente Emily Prentiss se ganó muchos fans, yo entre ellos, en su periplo como agente de la Unidad de Análisis de la Conducta (UAC o BAU, en el original) entre las temporadas dos y siete de la serie. Pero, por alegría que diera su vuelta, y aunque fuera parte muy importante en el episodio, el 150 estuvo centrado en ella y no el 200, que se le ha reservado a JJ (A. J. Cook).

Anoche supuestamente se debería haber emitido en España, en AXN, el episodio pero hubo repetición así que ¿para qué esperar más? Dí fácilmente con él y a disfrutarlo… Aunque no del todo porque vaya telita que tuvo.

Ahora sí, si no has visionado aún el episodio 200 de “Mentes Criminales” y vas a hacerlo, no sigas leyendo porque esta entrada es muy explícita en lo que a spoilers se refiere.

Thomas Gibson y A. J. Cook en el episodio 200 de Mentes Criminales

En el episodio anterior, el decimotercero de la novena temporada, nos dejaron con un cliffhanger, el secuestro de JJ cuando había quedado, presumiblemente, con Matt Cruz (Esai Morales), con quien se traía algo entre manos y no una relación amorosa (qué bajo hubiesen caído), sino una operación secreta que hicieron cuando a JJ la trasladaron al Departamento de Estado (esa fue la excusa que buscaron cuando la CBS rescindió el contrato de la actriz, en lo que denominé el culebrón de la CBS). A él, como se ve al poco de iniciarse el episodio 200, también le secuestran.

Así llegan los flashbacks (toda serie que se precie debe tenerlos al parecer), y vemos como Erin Strauss (Jayne Atkinson), la difunta y otrora jefa del BAU, recibe a JJ en su nueva misión que no es rocambolesca sino lo siguiente: ayudar en los interrogatorios de una misión secreta destinada a la caza de Bin Laden. No se andan con chiquitas estos guionistas pero, es tan inverosímil que da risa. ¿Cómo una persona con poca experiencia en el campo y cuyo trabajo ha sido ser el enlace con los medios de comunicación de su unidad acaba ahí en medo del desierto a la caza del terrorista más buscado? A los guionistas se les ha ido la pinza completamente, vaya.

Ahí es donde JJ conoce a Matt Cruz y a otros agentes, y acaba descubriendo que hay un topo. Hay explosiones, tiroteos y hasta un aborto en esos flashbacks que, podrían haber servido para mostrar cómo JJ se ha convertido en lo que nos han querido vender desde el inicio de la séptima temporada, cuando la actriz regresó a la serie tras la recapacitación por parte de la cadena, pero nunca he acabado de encajar a JJ en su papel de badass.

Eso sí, quien sí se da cuenta del cambio es Prentiss cuando ambas van a París, lugar en el que Emily se esconde después de casi perder la vida en la sexta temporada. Con esa gloriosa frase de “no pongas esa mirada de no se lo dije a nadie porque solo puedo fiarme de mí misma porque la inventé yo”.

Evidentemente, quien secuestra tanto a la agente Jareau como al jefe Cruz es dicho topo, pero el BAU no puede dar con ellos y la cosa se complica cuando a Hotch (Thomas Gibson) le dicen que es un asunto de Estado y quitan de en medio a la unidad. Ahí es cuando entra Emily Prentiss en acción que no duda en aparcar su trabajo de jefa de la Interpol en Londres para acudir a la llamada de Hotch e intentar rescatar a JJ. Ella da la clave importante para que Garcia (Kirsten Vangsness) con su ordenador localice a los secuestrados. Hay que decir que en dicho secuestro JJ es torturada y le hacen hasta el polémico waterboarding para que hable y que A. J. Cook se prestó a que se lo hicieran de verdad.

Y, con JJ y Cruz localizados, el BAU y Prentiss van a buscarles. Ahí ni equipo de SWAT ni nada, unos se lían a tiros mientras Hotch y Prentiss entran al rescate y cuando eso pasaba solía significar que ellos encontraban a las víctimas, así que previsible total que lo hicieran. Y como JJ se va tras el malo, Hotch le dice a Prentiss que vaya a ayudarla y conociendo a Emily como la conozco ya sabía que, una vez más, iba a acabar salvando el día. Aunque sobraba la frase estúpida de “¿dónde se ha metido?” cuando JJ se marcha de la sala.

El malo huye, JJ va detrás y se queda sin balas, Emily llega y también se le acaba la munición pero ambas van detrás de su presa. Prentiss empieza la pelea, que ella siempre será la auténtica badass de esta serie, casi le reduce pero se lleva un puñetazo, JJ ataca pero el malo es listo y si el cae ella cae con él pero…

No, la misma persona que salvó a su marido Will (Josh Stewart) de morir con una bomba pegada al cuerpo en el último episodio de la séptima temporada aunque le costase su propia vida, agarra en el último momento a JJ del brazo para no perderla. Cuánto le debe esa familia a Emily Prentiss, hay que ver. Final efectivo pero previsible.

Foto de familia del episodio 200 de Mentes Criminales

Y al final, después de 24 horas desaparecida, de haber sido torturada y de casi morir de una caída de unos cuantos pisos, la agente Jennifer Jareau acaba celebrando la vida en un bar con su marido y su hijo, sus amigos del BAU y su amiga jefa de la Interpol.

Así que se puede decir que lo único congruente es lo que pasa en toda la parte del rescate pero no lo de los flashbacks porque es imposible creerse esta historia tan inverosímil.

Luces y sombras en el episodio 200 de “Mentes Criminales”, pero ha sido genial ver de vuelta a la gran Emily Prentiss, volver a ver a Jayne Atkinson después de que se cargaran a Erin Strauss tan malamente y disfrutar de la presencia de Tamoh Pennikett.

Un comentario en “Capítulo 200 de Mentes Criminales: El episódico regreso de Emily Prentiss

  1. Pingback: Y tras el episodio 200, definitivamente dejo Mentes Criminales | Diario de una Teléfila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s