La brillante finale de la primera temporada de True Detective

Matthew McConaughey en la finale de la primera temporada de True Detective

 

El pasado domingo HBO emitió en Estados Unidos el último episodio de la primera temporada de “True Detective” logrando su audiencia más elevada desde que se estrenó en enero y que se petara el HBO Go, el servicio de streaming de la cadena de cable por todas las personas que intentaron ver el episodio.

Sin problemas pude visionarlo ayer (gracias de nuevo Internet y a todos aquellos que desinteresadamente comparten las cosas y se molestan en proporcionar subtítulos) porque “True Detective” es una serie que tardó unos episodios en convencerme pero de la que no me podía despegar porque tenía la necesidad de verla, y no muchas consiguen eso, la verdad.

Lenta y con momentos aburridos, como dije, pero muy bien escrita, con una fotografía muy buena, pensada a la perfección y con dos protagonistas de excepción donde Matthew McConaughey ha interpretado a uno de los policías con más jugo de la historia de la pequeña pantalla, con jugo y fantasmas todo sea dicho, “True Detective” cogió ritmo a partir del tercer episodio para ir creciendo hasta su brillante finale. Digo de la primera temporada porque parece que HBO la renovará aunque haya otro reparto porque McConaughey ya ha dicho que no seguirá y es probable que su amigo Woody Harrelson haga lo propio. Además, la historia está más que cerrada.

Y ahora sí, si no has llegado aún al episodio final, no sigas leyendo para que no te tragues ningún spoiler.

Matthew McConaughey y Woody Harrelson en la finale dela primera temporada de True DetectiveEn el séptimo episodio se nos mostró a quien los detectives Rust Cohle (McConaughey) y Marty Hart (Harrelson) habían intentado localizar, una persona que a mí se me hizo familiar y es que, como bien confirma Rust en el episodio, ya la habíamos visto en uno delos episodios iniciales.

Después de relacionar, mediante varias personas a las que entrevistaron, a los Tuttle y al sheriff Childress con el caso que los exdetectives comenzaron cuando encontraron a Dora Lange diecisiete años atrás, una foto de una casa, y las pensar qué podían ser las orejas verdes del dibujo del monstruo con el que quieren dar, hace que Marty la recuerde de los archivos del caso Lange y así acaban dando con un lugar perdido en medio de la nada que nada más pisar tras bajar del coche Rust sabe perfectamente que es el sitio que buscaban.

Pero antes de que Rust y Marty se personen allí, ya habíamos descubierto a la pareja que lo habita: un hombre con cicatrices en la cara, a quien ya habíamos visto al final del séptimo episodio pero también en uno de los del principio, y a una mujer con la que mantiene una relación. Ambos descuidados, ambos agresivos y con algo que esconder, al menos por parte del hombre, Errol (Glenn Fleshler), quien mantiene a alguien preso… Aunque después vemos que es un cadáver.

Fotograma de la primera temporada de True Detective

Sin cobertura para llamar a los detectives que les interrogaron, Papania (Tory Kittles) y Gilbough (Michael Potts), Marty entra en la casa y descubre a la novia/hermanastra de Errol. Una casa que está patas arriba, llena de muñecas, ropa tirada y porquería por todas partes. Mientras Rust ve a Errol que le atrae hasta un auténtico laberinto bajo la tierra y a los restos de lo que parece una iglesia grande.

Aquí la tensión ya estaba por las nubes y la ambientación junto con el peligroso Errol estaban consiguiendo que mi nivel de nerviosismo subiera más y más. Y así, después de un plano WTF en el que Rust ve algo parecido a un agujero negro, Errol ataca y le clava un cuchillo. Parecía que Cohle estaba herido de muerte y sin dejarnos respirar, Hart entra en escena y se lleva un hachazo.

Pero, aunque cundió el pánico porque los refuerzos ni habían llegado, heridos como estaban Rust y Marty no dejan de luchar, Marty se zafa de Errol y Rust le pega un certero tiro en la cabeza. Y ambos se quedan en la oscuridad esperando a que alguien les encuentre.

Woody Harrelson y Matthew McConaughey en el final de la primera temporada de True Detective

Y no, a pesar de que ambos acaban en la cama de un hospital, sobreviven. Marty ya pensaba que Rust era difícil de matar y se lo demuestra una vez más. Diecisiete años después acaban pillando a su presa en un caso de ritos satánicos, desapariciones y gente poderosa metido en ello a la que no pudieron coger. Pero como verdaderos detectives, sobre todo Rust, no cesaron en su empeño de terminar con lo que empezaron les costara lo que les costase.

Sí, “True Detective” no es para nada una serie detectivesca al uso. No es tampoco una serie para todos los públicos pero de lo que estoy más que segura es que HBO ha vuelto una vez más a apostar por la calidad y a traernos un producto de factura impecable. No se pueden hacer cábalas con esta serie, no se puede teorizar pero la investigación se ha llevado muy bien y que nos hayan contado todo, prácticamente, mediante esos interrogatorios ha sido todo un acierto para llevarnos por una narración totalmente diferente a lo que podemos estar acostumbrados.

Sí, “True Detective” es una serie más que recomendable para los espectadores exigentes y, de nuevo, tengo que alabar el grandísimo trabajo de Matthew McConaughey dando vida a Rust Cohle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s