Remington Steele: Comedia, intriga y romance por la que no pasa el tiempo

Careta de Remington Steele

Una de mis series preferidas de la infancia era “Remington Steele”, me gustaba tanto que incluso cuando mis padres me llevaron a ver mi primera película en pantalla grande, por si alguien tiene curiosidad fue “Indiana Jones y la Última Cruzada” (Indiana Jones and the Last Crusade), cuando solamente tenía siete años, me dio una rabia tremenda perderme el episodio porque no, no teníamos vídeo por aquel entonces.

Corría el año 1989, la serie ya había finalizado en Estados Unidos dos años antes y se había estrenado en TVE-1 en 1986, el año de su cancelación. Recuerdo que la emitían los sábados por la tarde y que seguro que a toda niña nos gustaba el señor Steele porque hay que reconocer que si había un guapo en los años 80 en la pequeña pantalla ese era Pierce Brosnan a quien el tiempo no ha hecho demasiada justicia, pero ese es otro tema, vayamos al principio.

Creación:

La idea inicial la tuvo el director Robert Butler en 1969, y lo que se le ocurrió era que la protagonista fuera una detective privado. Lo comentó con el entonces presidente de MTM, Grant Tinker, pero este le dijo que la idea estaba adelantada a su tiempo. Claro que dado el éxito de series con mujeres independientes a la cabeza, Tinker contactó con Butler en 1980 para recuperar su idea. Como estaba incompleta, le juntó con Michael Gleason a quien se le ocurrió queel jefe de la protagonista apareciera de repente y la sacara de quicio.

Así nació “Remington Steele” aunque la NBC, cadena a la que se la quisieron vender no la aceptó. Claro que cuando Tinker cogió las riendas de la misma la historia cambió y se emitió un piloto que con unas cuantas revisiones se convirtió en el arranque de la serie bajo el nombre de “License to Steele” (Licencia para Steele), el 1 de octubre de 1982.

Promo de Remington Steele

Protagonistas:

Desde  que la veía de pequeña, hasta algún revisionado posterior cuando la emitieron en las autonómicas, y más ahora con ojos de adulta, reivindiqué y reivindico a Laura Holt como protagonista de la serie. No porque el nombre de Stephanie Zimbalist apareciera primero, al fin  al cabo Pierce Brosnan era un completo desconocido en Estados Unidos cuando le contrataron, sino porque a pesar de que el señor Steele tuviera ideas, sobre todo relacionadas con argumentos de películas, Laura era la verdadera detective, la que muchas veces acababa resolviendo la intriga de turno sin palabrería de más. Además ¿habéis visto en televisión a alguna otra mujer correr tanto en tacones como Stephanie Zimbalist? Laura Holt era una heroína con derecho propio, cada dos por tres estaba en peligro, se escapaba de los malos muchas veces sin ayuda, corría que se las pelaba y encima siempre tenía la pistola en la agencia.

Ahora, indudable es el gran equipo que formaban. Según he leído, Stephanie Zimbalist no tenía claro si aceptar el papel, y dudaron en contratar a Pierce Brosnan pero afortunadamente la primera cambió de idea y aceptaron al segundo.

Laura Holt era una mujer independiente, amante de su trabajo, disciplinada en todo lo que hacía y obstinada, sí. Remington Steele era su invención, un jefe masculino para que contrataran a su agencia cuando se estableció sola, un jefe creado con las características del hombre de sus sueños, que un buen día se le apareció en persona. Claro que no cumplía al 100% dichas características y ni siquiera tenía un nombre. Pero Laura acabó aceptándole a su lado por el bien de su agencia.

La tensión sexual no resuelta se palpaba en el ambiente a pesar de que ya en el piloto, Laura y Remington se besaron. Vale, era la típica escena de alguien viene ¿qué hacemos? Beso al canto, pero se besaron. Pero a pesar de tontear continuamente, de forma elegante siempre, la relación amorosa de ambos nunca fue fácil, sobre todo por los secretos de él y porque ella no se acababa de fiar.

Stephanie Zimbalist y Pierce Brosnan en Remington Steele

Y tendrían sus roces como ambos han contado y como siempre se ha dicho, pero lo cierto es que Stephanie Zimbalist y Pierce Brosnan tenían una química impresionante y que Remington era la horma del zapato de Laura.

Ahora, a pesar de que ella no estuviera en la primera temporada, la tercera pata de “Remington Steele” fue, sin duda alguna, Mildred Krebs. En la primera entrega Laura tenía un compañero detective en la agencia, Murphy Michaels (James Read), quien también era su amigo, y una secretaria, Bernice Foxe (Janet DeMay). Al finalizar la primera temporada James Read le dijo a Michael Gleason que no estaba contento con el rumbo de su personaje y Gleason decidió que lo mejor era prescindir de Michaels y Foxe y contratar a una persona que cumpliera ambos roles. Pensó en una treintañera llamada Mildred Krebs que competiría por el afecto del señor Steele con Laura pero, a pesar de que por edad no cumpliera el perfil, hicieron una prueba a Doris Roberts y se ganó el papel por derecho propio.

James Read y Janet DeMay en Remington Steele

Doris Roberts entró dando vida a una funcionaria de Hacienda dispuesta a meter a Remington Steele entre rejas por no haber declarado nada, y tras perseguirle junto con Laura hasta México, acabó quedándose a trabajar con ellos, como secretaria en un principio pero como investigadora amateur también. Claro que no fue hasta la cuarta temporada cuando supo el fraude que era su jefe al que siempre veneraba por encima de Laura, aunque tras descubrirlo su postura respecto a él cambió.

Cinefilia y seriefilia:

En el 98% de los episodios de “Remington Steele” el señor Steele, gran aficionado al cine, salía con una solución relacionada con alguna película, clásicos por los general, para dar con la clave del caso que les ocupaba. Lo cierto es que eran unos spoileadores pero es genial cada vez que se escucha un título, el reparto, la productora y el año de una película. Hasta Laura aprendió y eso que ella no era muy aficionada al cine, sino a las series como deja claro en un episodio en el que ayuda a demostrar la inocencia del actor de su serie preferida de la infancia a pesar de que tiene todas las pruebas en su contra.

Comedia, intriga y romance:

A “Remington Steele” la incluían en la categoría de drama, tal vez porque siempre había muertes, pero lo cierto es que a la serie nunca le faltó el sentido del humor. Los guiones estaban muy bien y siempre hubo situaciones de carcajada o sonrisa, especialmente en las tres primeras temporadas. He de decir que hay escenas en la primera entrega que me han parecido hilarantes cuando las he visto en este revisionado. Los episodios en los que sale la familia de Laura, sea su madre Abigail (Beverly Garland) o su hermana Frances (Maryedith Burrell) y Donald (Michael Durrell), el marido de esta.

Intriga, toda. Se podía intentar descubrir quién era el asesino, o la asesina, en cada episodio, aunque lo mejor de la serie era sin duda ver a sus protagonistas en acción intentando atar cabos y sacar información, así como salir de situaciones peligrosas y comprometidas episodio tras episodio.

Beso de Remington y Laura en Remington Steele

Y romance, claro. Antes hablaba de la tensión sexual no resuelta, que claramente se iba a resolver ya en el último episodio, pero qué relación, una de las más lentas y con más vaivenes de la televisión. Pero a Laura le gustaba su señor Steele y a él claramente ella, o si no hubiese volado mucho antes de irse a Londres al final de la tercera temporada para buscar respuestas que darle a Laura.

Mi episodio preferido: 

Noventa y cuatro episodios tuvo la serie, quitando alguno algo aburrido, todos muy entretenidos. Pero yo me quedo con uno de la segunda temporada, el decimosexto llamado “Elegy for Steele” (Elegía para Steele) en el que alguien a quien Laura metió entre rejas antes de tener un jefe de carne y hueso y quien intentó incriminar a este en el quinto capítulo de la misma temporada, el Mayor Percy Descoine (Guy Boyd) vuelve para acabar con Laura y su “jefe” en una hora. Un episodio vibrante de principio a fin con una huida difícil que, claro, salvan in extremis cazando al malo.

La sintonía:

Henry Mancini compuso la sintonía principal de la serie que el la primera temporada no fue la misma sino el llamado “Laura Holt’s Theme” que después sonó al final de cada episodio, y es que el la entrega original Laura era quien narraba su historia. Después se creó la pegadiza sintonía que, salvo en excepciones y con variaciones, sonó hasta el final de la serie.

Escenarios:

La serie se grabó en Los Ángeles y se pudieron ver sus calles y algunos lugares como Santa Mónica o Hollywood, aunque también viajaron varias veces a México y grabaron por Europa, especialmente en la tercera temporada. Así hubo episodios en Malta, Londres o Irlanda. También en Las Vegas.

Estrellas invitadas:

Muchas caras conocidas, sobre todo después, pasaron por la serie. Entre otros la que fuera mujer de Pierce Brosnan Cassandra Harris; el padre de Stephanie Zimbalist, Efrem Zimbalist Jr., la citada Beverly Garland, Barry Van Dyke, Dorothy Lamour, Jeffrey Jones, Virginia Mayo, Jane Kaczmarek, Annie Potts, A. Martínez, Barbara Babcock, o en ese gran episodio “Steele in the Chips” Steele en Peligro) de la tercera temporada coescrito por la propia Zimbalist aparecieron Jean Smart, G. W. Bailey y Geena Davis.

Geena Davis y Stephanie Zimbalist en Remington Steele

El final:

La serie fue cancelada para dejar paso a otras nuevas al final de la temporada 1985-1986. Michael Gleason hizo que los protagonistas se casaran (una boda en español en un barco, todo sea dicho) falsamente para que Norman Keyes (James Tolkan) no acabara haciendo que echaran al señor Steele del país, porque Keyes siempre se olió que era un fraude.

No hubiese sido un mal final, la verdad, aunque decidieron cerrarlo mejor y así la serie logró una quinta temporada de cinco episodios que empezó con la falsa luna de miel en México de Laura y Remington en la que Keyes les quiso hacer la puñeta una vez más, qué buen personaje el señor Keyes todo sea dicho, y donde aparece Tony Roselli (Jack Scalia), personaje fijo en las cinco entregas de la temporada y cuya historia se podría haber solventado en tres. El final de “Remington Steele” pecó de tener pocas escenas entre sus protagonistas y dejar a Mildred en un papel muy secundario, dándole muchos minutos a Roselli que no tenía nada que hacer en realidad con Laura.

Lo mejor, que al menos los daddy issues del señor Steele se solventaron cuando se enteró de quién era su padre en realidad. Y, claro, en la última escena nos dejan entrever que finalmente iba a pasar lo que tenía que pasar entre Laura y Remington.

¿Y el paso del tiempo? 

Hay series a las que el paso del tiempo no las perdona. No es el caso de “Remington Steele” que sigue siendo un fabuloso entretenimiento de, como decía, comedia, intriga y romance que no ha perdido un ápice de su calidad. Fue una gran serie en su día dentro del género y treinta y dos años después de su estreno sigue estando en plena forma. Hay series que merecen quedarse en un buen recuerdo, pero hay otras que merecen revisionarse y sin lugar a dudas esta es de esas. Hasta pena me ha dado terminarla pero bueno, nada dura eternamente y siempre se pueden hacer más revisionados o, como hacía antaño ver mis episodios preferidos.

Gracias Robert Butler y Michael Gleason por traer “Remington Steele” a nuestras vidas, y no menos al tridente Zimbalist-Brosnan-Roberts por sus geniales interpretaciones. Un clásico más que recomendable y de revisión obligada para quienes lo disfrutaron en su día.

5 comentarios en “Remington Steele: Comedia, intriga y romance por la que no pasa el tiempo

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo en todo. Remington Steele es de las pocas series que ves pasados más de 30 años y n resulta cutre. Es una obra maestra de la televisión y pienso que todo el mundo tendría que verla al menos una vez.

    Lástima de a España no han llegado los dvds originales, nada más la primera temporada. Si ves los extras de ésta, el primer capítulo comentado por Pierce y el creador de la serie es una auténtica maravilla. Y en los extras cuentan un montón de cosas interesantes. Lo recomiendo.

    Sobre el tema del protagonismo he leído que sí, que efectivamente la serie estaba pensada para que Laura fuera la protagonista, pero el personaje que ganó en popularidad fue el de Remington, al mismo tiempo que Pierce se convertía en la estrella televisiva del momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s