El adiós de Cristina marca la buena décima entrega de Anatomía de Grey

Ellen Pompeo y Sandra Oh en la finale de la décima temporada de Anatomía de Grey

Aviso de spoilers si no has acabado de ver la décima temporada de “Anatomía de Grey”.

Empezó bien pero siguió algo titubeante para desplegar después sus dotes tras el parón sin parar, valga la redundancia, hasta llegar al episodio veinticuatro, el último de su décima temporada, el último de Sandra Oh dando vida a Cristina Yang como personaje fijo porque esperamos ver a la doctora Yang al final de la serie, que como llevo tiempo diciendo debería haber acabado ya porque diez años son muchos, porque sigue en forma y porque ¿concebimos “Anatomía de Grey” (Grey’s Anatomy) sin la doctora Yang? Yo no y he tenido nueve meses para hacerme a la idea y para disfrutar episodio a episodio de los momentazos que ha dejado porque sí, Sandra Oh es una muy buena actriz. Pero ya le dedicaré un post para su personaje porque se lo merece.

Como decía, la temporada empezó bien con drama, cuernos (inexplicables), una muerte en la plantilla del Grey Sloan Memorial, otra más para la cuenta, y amor que de eso siempre ha habido mucho en “Anatomía de Grey”. Algunos episodios fueron aburridos en la primera mitad de la serie hasta llegar al parón navideño, que se hizo eterno, aunque los hubo muy buenos porque la maquinaria de la serie sigue funcionando y los guionistas se sacan grandes episodios de la chistera.

Entre los que más me gustaron  de esa primera mitad destaco el arranque de temporada sobre todo con el cuarto episodio “Puttin’ on the Ritz” (Poniéndose el Ritz), el de la fiesta de recaudación de dinero para el hospital, número 200 de la serie; el noveno “Sorry Seems to be the Hardest Word” (Perdón Parece ser la Palabra más Difícil) el centrado en Callie (Sara Ramírez) con ese juicio y esos flashbacks de su relación con Arizona (Jessica Capshaw); y el duodécimo, el de la boda con cliffhanger de April (Sarah Drew), “Get up, Stand up” (Levántate, Resiste en Pie), en el que hubo escenas muy chulas pero sobre todo la de la discusión entre Cristina y Meredith (Ellen Pompeo).

Anatomía de Grey, episodio 10x09 Sorry Seems to be the Hardest Word

Sí, porque Mer y Cristina acabaron discutiendo, después de todo lo que habían pasado juntas, y porque Meredith malinterpretó algo que Cristina le dijo no a malas, aunque a lo mejor no supo expresarlo bien. Pero tenían que acabar arreglándose ¿no? Para algo la una es la persona de la otra, siempre ha sido así y siempre lo será.

Y aunque se divorciaran y demás, Owen (Kevin McKidd) y Cristina han acabado juntos hasta el final porque a pesar de que ella no fuera a darle lo que él necesitaba, la quiere de verdad. Eso sí, espero que Owen encuentre la felicidad con alguien porque merecido lo tiene (¿podrían volver a fichar a Teddy? Kim Raver también dejó huella en la serie).

Ahora, la pareja que más vaivenes ha tenido, sin contar los afectados por la no-boda de April y por su posterior casamiento, ha sido la formada por Callie y Arizona. ¿Por qué más les pueden hacer pasar a estas dos? Por favor, dejarlas ya que sean felices con su casa nueva y con su futura maternidad, que no dudo que la haya, que se merecen ser felices sin discusiones, sin cuernos y sin accidentes de ningún tipo.

Ciertamente quien menos ha pintado esta temporada ha sido Derek (Patrick Dempsey) aunque el arreglo que tenía con Mer sobre cómo compaginar el trabajo y la casa estaba bien, aunque lo haya traicionado. Y su trabajo con Callie resultaba interesante.

A Miranda Bailey (Chandra Wilson) se lo han vuelto a hacer pasar mal y encima se va a llevar un chasco de campeonato cuando regrese la serie, y casi nos dejan sin Richard Webber (James Pickens Jr.) al que yo ya daba por muerto pero me alegré mucho de que fuera una falsa alarma. Su interacción con los residentes ha sido brillante. Sobre estos he de decir que Stephanie (Jerrika Hinton) lo ha pasado mal pero su personaje está bastante bien, Jo (Camilla Luddington) me caía mejor antes porque se ha vuelto algo insoportable y lo de Shane (Gaius Charles) y Leah (Tessa Ferrer) ha sido para correr un estúpido velo. ¿Había que liar al primero con Cristina y a la segunda con Arizona? ¡Por favor! ¿En qué estaban pensando? Por suerte ambas historias no duraron mucho.

Volviendo a la segunda parte de la temporada, grandes episodios como el del regreso, el decimotercero “Take it Back” Gógelo de Vuelta), el genial “Throwing it all Away” que ya comenté centrado en Arizona, o el decimoctavo “You be Illin'” (Estarás Enfermando”) el de la infección de gripe que se ve cómo se transmite el virus.

Promo de la décima temporada de Anatomía de Grey

La recta final apoteósica, con esos casos médicos de los niños que han durado varios episodios y con el tema del premio Harper Avery que le robaron a Cristina por motivos políticos (qué grande esa discusión entre Webber y la madre de Jackson al respecto).

Y así, a tres episodios del final la doctora Cristina Yang recibió una invitación para ir a un hospital de Zurich a dar una conferencia invitada, lo que supo después, por su exprometido Preston Burke (Isaiah Washington) con el que tuvo esa conversación que hace años debería haber tenido antes de que él la dejara plantada en el altar y que le dejó todo un hospital para ella. Y como sabíamos desde antes de arrancar la temporada que Sandra Oh dejaba “Anatomía de Grey” claro estaba que la doctora Yang iba a aceptar el trabajo, como Meredith bien le dijo al finalizar ese episodio… “Te marchas”.

Y la season finale, “Fear (of the Unknown)” (Miedo a lo Desconocido), estuvo bien aunque me esperaba una despedida mejor para Cristina, que además fue la narradora de la misma. En la careta de créditos inicial se pudo ver un mosaico con fotos de ella en plan homenaje (la imagen inferior, foto de Shonda Rhimes vía Who Say), y quisieron hacernos creer la posibilidad de que Cristina hubiese sido herida en el centro comercial donde hubo una explosión pero a Shonda Rhimes la hubiéramos devorado si se les hubiese ocurrido dañar un pelo de Yang. Y no, aunque le costó, tras bailar con Meredith (sí, buena forma de despedirse) y decirle adiós a Owen a través del cristal tras dar abrazos a Derek, Bailey y Webber, la doctora Yang se marcha a Zurich y con sorpresa porque acepta que Shane se vaya con ella, ya que él quiere aprender de la mejor.

Mosaico de despedida a Sandra Oh en la finale de la décima temporada de Anatomía de Grey

Con ambos acaba un episodio, en el que Leah también abandona el hospital y en el que a su personaje le hicieron un lavado de cara para que al final nos acabara cayendo hasta bien, que dejó bases para la undécima temporada porque sí, ABC la ha renovado un año más.

No estará Cristina pero claro parece que Alex (Justin Chambers) volverá al hospital a tiempo completo, Arizona y Callie serán madres, Derek y Meredith vivirán separados (eso se sobreentiende a no ser que él ponga la carrera de ella por encima de la de él). Pero con esa revelación WTF total final de que Ellis Grey tuvo una hija de color y claro queda que fue con Richard Webber ¿le dirá este a la nueva médico que es su padre? ¿Le contará antes a Mer que tiene una hermana?

En septiembre más pero, desde luego, que la décima temporada de “Anatomía de Grey” ha estado a la altura.

Un comentario en “El adiós de Cristina marca la buena décima entrega de Anatomía de Grey

  1. Pingback: Qué grande eres Cristina Yang | Diario de una Teléfila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s