Segunda temporada de Under the Dome: Nuevos problemas, cero explicaciones

Fotograma de la segunda temporada de Under the Dome

El pasado lunes finalizó en Estados Unidos la segunda entrega de “Under the Dome” (La Cúpula, en España )que al igual que el año pasado cuando se estrenó, ha vuelto a ser un éxito para la CBS con una media de siete millones pasados de espectadores. En España Antena 3 la relegó hace unas semanas a la medianoche pero aún faltan algunos episodios por emitirse de los trece que forman la temporada.

Cuando hablé de ella en 2013 ya dije que me parecía entretenida y es que sin ser ninguna maravilla ni resultar medianamente original, esta serie basada en la novela del mismo título de Stephen King tiene algo que engancha. Le sigo encontrando muchos defectos y pocas virtudes pero a la hora de la verdad quieres seguir sabiendo más. Eso sí, si fuera una serie anual, es decir fuera de la temporada veraniega, la habría abandonado hace tiempo. De hecho espero que la renueven para ver qué pasa, pero para una última temporada porque “Under the Dome” es un claro ejemplo de cómo se quiere estirar un chicle que no da para más.

Si no has visto aún la segunda temporada, no sigas leyendo, Más adelante avisaré también de spoilers sobre el final.

La segunda entrega empezó fuerte, con dos inesperadas muertes de dos personajes principales. Primero la sheriff Linda Esquivel (Natalie Martínez) por salvar a Barbie (Mike Vogel) de morir aplastado. Una muerte muy tonta que no se veía venir pero está claro que ser sheriff en Chester’s Mill es estar marcado para morir. La segunda en el mismo episodio la de Angie McAllister (Britt Robertson), una de las cuatro manos relacionadas con el huevo de la dichosa cúpula. Angie, la primero histérica se convirtió en un personaje decente y muy importante pero de golpe y plumazo se la quitaron de encima. Y, ciertamente ni su hermano Joe (Colin Ford) ni su enamorado Junior (Alexander Koch) sufrieron mucho al respecto. era bastante obvio, además, quién había acabado con su vida.

Sherry Stringfield, Dwight Yoakam y Eddie Cahill en la segunda temporada de Under the Dome

Dos personajes que se fueron y otros cinco que aparecieron. La primera la profesora de ciencias Rebecca Pine (Karla Crome) que era una especia de MacGyver porque tenía solución para prácticamente todo: desde hacer un análisis de sangre hasta construir un molino enorme, pasando por dotes de enfermera y exploradora. Eso sí, dar por saco a varios personajes también estaba entre su repertorio, pero con ella encontraron un equilibrio bastante bueno entre los dos bandos: el de Julia, que al fin y al cabo es la elegida, y el de Jim (Dean Norris).

Por otro lado también apareció el barbero del pueblo, Lyle (Dwight Yoakam) quien era amigo de Pauline Rennie (Sherry Stringfield), madre de Junior y mujer de Jim, a la que todos creían muerta pero que logra ponerse en contacto con el pueblo desde su hogar en Zenith. También la creía muerta su hermano Sam (Eddie Cahill), que se fue a vivir a una cabaña aislada cuando su hermana “murió” y al que encuentra Julia cuando tras tirar el huevo al lago aparece una chica llamada Melanie Cross (Grace Victoria Cox) a la que salva.

Melanie había muerto años atrás de adolescente, cuando encontró el huevo en compañía de Sam, su novio por aquel entonces, Pauline y Lyle: las cuatro manos originales. También conocimos al padre de Barbie, Don (Brett Cullen), cuando este salió de Chester’s Mill por un agujero llegando a su ciudad natal, Zenith, y a Hunter (Max Ehrich) un cerebro de la informática que trabaja para Don pero que quiere ayudar a los de Chester’s Mill. De hecho la cúpula parece que no tiene nada que ver con marcianos como nos dejaron caer al final de la primera temporada de “Under the Dome”, sino con la energía y la empresa de Don Barbara.

Vamos que yo creo que ni ellos mismos saben dónde van a llegar entre tanta visión de Pauline con sus dibujos, la energía, la cúpula que se contrae y esas cuevas que aparece de la nada. Porque no han explicado absolutamente nada de nada en trece episodios que básicamente han sido un cúmulo de problemas que los protagonistas han debido afrontar: cambios de tiempo bruscos, cambios de temperatura, escasez de recursos y provisiones…

Rachelle Lefevre y Mike Vogel en la segunda temporada de Under the Dome

Y en medio del todo de nuevo Big Jim Rennie queriendo imponer su ley y haciendo fechorías, sobre todo hacia el final. Y ahora sí, spoilers del último episodio.

La gente le da la espalda a Jim, pero luego vuelven a tener algo de confianza en él y hasta parece ablandarse un poco cuando descubre que su querida Pauline está viva. ero nada más lejos de la realidad, a Big Jim le interesa salir de Chester’s Mill con su familia y le importan un carajo sus convecinos sean amigos, como Andrea (Dale Raoul), o no. El caso de esta última es muy reseñable porque la acaba matando malamente y encima justifica que por su amistad lo hace rápido, para acabar con Julia pero no lo consigue, claro, porque Julia tonta no es y fiarse de Jim no es fácil. Y encima mata a la pobre Rebecca que en realidad había hecho una buena obra poniendo fin al sufrimiento de Pauline que iba a desangrarse por dentro, poco a poco. Una pena porque ambas, para mí, se han convertido en lo mejor junto a Jim en lo que a personajes se refiere.

Julia se queda a un lado del túnel que aparece cuando la tierra de traga, literalmente, a Melanie en el episodio 12, y Junior con ella tras disparar a su padre y herirle. Los demás con cara de estupefacción cuando llegan a un callejón sin salida, Barbie pone la mano en la roca y esta se derrumba dejando a su paso una luz blanca y a Melanie diciendo que les guiará a casa. ¿A casa? Casi todos ya están en ella pero atrapados por la puñetera cúpula.

Fin de los spoilers.

¿Y hacia dónde va todo esto ahora? Yo no lo veo nada claro y, la verdad, algo intrigada estoy pero tampoco demasiado. ¿Y si no la renuevan? Pues a leerse el libro, que a lo mejor el señor King ha vuelto a hacer un final horrendo pero el desarrollo de la historia es mucho mejor que, tampoco es muy difícil, la verdad.

En fin, entretenida sí, que sus apenas 40 minutos de metraje se pasan volando, pero con muchas cosas que dejan bastante que desear desde guiones flojos aunque con frases ingeniosas de vez en cuando, hasta interpretaciones que rozan el ridículo (véase por ejemplo esa escena entre Barbie y Julia en la ambulancia, a mí me creó risa en vez de lo que pretendían) y una historia que en el fondo no tiene ni pies ni cabeza.

Pero engancha, esa es la mayor virtud de “Under the Dome”.

2 comentarios en “Segunda temporada de Under the Dome: Nuevos problemas, cero explicaciones

  1. Pues el final que le da King a su novela es de los del tipo “Después de casi mil páginas de historia me he reído de todos los que han comprado mi libro en su puta cara”, como a él le gustan. Malo no, lo siguiente. Pero comparado con la serie es el Ulises de James Joyce. A mí ya me da igual si la cúpula la construyó la CIA, los alienígenas, la Iniciativa Dharma o Ikea, PORQUE NO CREO NI QUE LOS MISMOS GUIONISTAS LO HAYAN DECIDIDO AÚN, NI SIQUIERA DESPUÉS DE DOS TEMPORADAS MAREANDO LA PERDIZ. Si CBS renueva la serie, será de milagro…

    • Jajajajaja, apuesto porque ha sido Ikea😄 Me imaginaba que el final del libro podía ser como dices porque después de disfrutar 900 páginas de “Apocalipsis” llegar al final y que acabara como acaba me dejó cara de imbécil total.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s