Fantástica tercera y última temporada de The Newsroom

 

Poster de la temporada final de The Newsroom

Se acabó lo que se daba. El domingo HBO emitió en Estados Unidos el último episodio de la tercera temporada de “The Newsroom”, una temporada corta de solamente seis episodios para poner el punto y final a esta creación del genio Aaron Sorkin que se ha quedado en una joya de veinticinco episodios.

Anoche fue cuando disfruté del final con una sensación agridulce: por una parte esperaba algo grande y me lo dieron, por otra quería que hubiesen muchas más noches de “The Newsroom” pero ya solo quedarán los revisionados.

La tercera temporada ha seguido la estela de la segunda en la que ha habido una gran noticia central que ha eclipsado el resto, a excepción de lo acontecido en la Maratón de Boston de 2013, y que ha puesto en apuros al equipo de News Night. La historia se ha condensado adecuadamente y me ha resultado de lo más interesante.

Jeff Daniels, Thomas Sadoski, Sam Waterston y Olivia Munn en la tercera temporada de The Newsroom

Pero también ha habido un cambio, un cambio gigante que ha dado pie a una cantidad críticas al periodismo de hoy en día, a la banalidad de las noticias y al peligro que para él entrañan las redes sociales, sobre todo en el penúltimo episodio “Oh, Shenandoah” que fue de 10 por muchas cosas.

Y, no podían faltar las relaciones extraprofesionales con esa boda de Will McAvoy (Jeff Daniels) y MacKenzie McHale (Emily Mortimer), esperada tras la bonita y romántica pedida de mano del último episodio de la segunda entrega de “The Newsroom”; el flirteo-relación de Don Keefer (Thomas Sadoski) y Sloan Sabbith (Olivia Munn) y las idas y venidas de la de Jim Harper (John Gallagher Jr.) y Maggie Jordan (Alison Pill).

Tal vez haya sido la temporada en la que más partido le hayan sacado a Neal Sampat (Dev Patel) a cuenta de esa historia central de la que hablaba, ha vuelto a ser genial ver a Marcia Gay Harden como la abogada Rebecca Halliday y a los Lansing, Reese (Chris Messina) y Leona (Jane Fonda) luchar contra los molinos de viento, esos con los que supusimos que luchaba Will McAvoy cual Don Quijote, pero ese Quijote no era otro que el siempre estupendo Charlie Skinner (Sam Waterston).

John Gallagher Jr. y Alison Pill en la tercera temporada de The Newsroom

Y a partir de aquí spoilers aleatorios sobre la temporada y la series finale. Así que si no la has terminado, hasta nuevo aviso no se te ocurra leer. 

Honestamente, siempre pensé que Charlie era tan pasional en ocasiones que cualquier día le iba a dar un infarto. ¿Sería previsible que eso podría pasar? Porque al final del quinto episodio, con un Charlie rendido sin querer o no saber cómo luchar más contra las tonterías del nuevo dueño de Atlantic Cable News, Lucas Pruit (B. J. Novak), y tras discutir con Don, Sloan y Mac sobre cosas que habían o no había hecho y que Pruit desaprobaría, un ataque al corazón con golpe en la cabeza incluido acaban con él.

Eso pasó un episodio antes de que Mac y Will se casaran en una boda exprés a ritmo del “Ave Maria” fantásticamente interpretado por Katie Boeck, se tuvieran que despedir y él acabara en la cárcel por no querer revelar la fuente de la filtración de unos datos que podrían poner en jaque al Gobierno.

Will no pudo despedirse de Charlie, nadie pudo seguramente, porque pasó mucho tiempo en la cárcel, no solo por cabezonería, sino por la promesa que le hizo a Neil y por creer que los periodistas no tienen por qué revelar sus fuentes. Allí, en ese brillante “Oh, Shenandoah” dice que está en aislamiento pero tiene un curioso preso a su lado que no deja de molestarle. Es la pista para que nos demos cuenta antes de que se muestre la foto de la familia McAvoy, de que ese tipo acusado de maltratar a su mujer, repetidor en la cárcel, alcohólico que piensa que los demás se creen más listos que él, no es otro que su padre.

Sam Waterston en la tercera temporada de The Newswoom

Finalmente, cuando Will sale de la cárcel tras el suicidio de la fuente cuyo nombre nadie pudo sacarle ni tan siquiera cuando el fiscal se lo dijo a él para que lo corroborara, Mac le espera y le dice que Charlie ha muerto. El final de este fue realmente bueno pero, en ese quinto episodio no veríamos lo último de Charlie Skinner, porque el último, “What Kind of Day Has it Been?” (¿Qué Clase de Día Ha Sido?) en un homenaje en toda regla a Charlie, por varias razones.

Primero porque sus compañeros, sus amigos, su familia, le tenían que decir adiós de manera apropiada con un funeral, con un entierro, con un post-entierro de esos en los que se come y se bebe. Segundo, y más importante, por los flashbacks que se ven a lo largo del episodio en los que nos damos cuenta que Will no era el Quijote de esta historia periodística, sino Charlie.

Will McAvoy era un tipo con el segundo programa de noticias más visto entre los de las cadenas de cable. Pero “News Night” no estaba a la altura de lo que Charlie Skinner quería, ni tan siquiera de lo que Leona Lansing quería, y mucho menos de lo que a Will le satisfacía, pero le daba igual… Al menos en apariencia.

-¿Dime el nombre de la canción?, le pregunta Charlie a Will en uno de los flashbacks.

-Déjala un poco más… Tom T. Hall, “That’s How I Got to Memphis” (Así es Como Llegué a Memphis), contesta Will.

Charlie explica que su nieto Bo (Jared Prokop) tiene una banda de garaje y que es capaz de tocar todos los instrumentos, que un día le vio explicando a sus amigos cómo tocar esa canción y le dijo:

-¿Qué hace un chico de New Rochelle cantando sobre Memphis? Memphis es un reemplazo de dondequiera que estés ahora, contestó. Memphis realmente quiere decir cómo llegué aquí.

¿Conversación banal? No, otro homenaje a la propia “The Newsroom” porque así a través de esos flashbacks que ya he mencionado vemos como Charlie Skinner, tres años atrás, consigue el “News Night” que quiere primero yendo a por quien cambiaría a Will McAvoy devolviéndolo a lo que alguna vez fue, Mac, quien a su vez reclutó a Jim para el programa por su confianza ciega en él.

Sam Waterston, Emily Mortimer y Jeff Daniels en la tercera temporada de The Newsroom

A Don le trasladaron al programa de las 10 de la noche justo cuando Sloan le fue a dar un discurso y puso sus ojos en él; Neal acababa de entrar a trabajar al igual que Maggie y Will no sabía sus nombres ni le importaban y a este le acabó convenciendo una llamada de Leona Lansing y la visión que tuvo de Mac y la estrategia de esta para sacar de Will lo mejor de sí en la charla con la que “The Newsroom” empezó. ¿Todo bien hilado? Desde luego que sí.

“That’s How I Get to Memphis” cantada y tocada por Wil, Bo y Jim en el post-funeral de Charlie, cobra mucho significado después de esa parte del guión que he compartido. A Will le acaban saliendo las palabras sobre Charlie y anuncia que MacKenzie, que nada más comenzar el episodio se entera de que está embarazada y así se lo dice a su marido, se convierte en la nueva presidenta de la ACN gracias a la intervención de Leona.

Fin de los spoilers.

Fantástico final de “The Newsroom” en mi opinión que no podía acabar de otra manera que en la redacción de “News Night”. MacKenzie toma el mando mientras le da indicaciones a los de la sala de control, Will se sienta en su silla a los 60 segundos de empezar el programa. Planos cortos de Neal, Sloan, Don, Jim y Mac para quedarnos con ese escueto “Buenas noches”.

Jeff Daniels en la finale de The Newsroom, tercera temporada

Gracias señor Aaron Sorkin por esta última temporada y a HBO para que, a pesar de una pequeña orden de episodios, “The Newsroom” pudiera tener una conclusión.

Fotos: Indiewire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s