Las últimas risas con Miranda (revisionados aparte)

Miranda Hart en la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

 Y “Miranda” llegó a su fin… Y nos ofreció las últimas risas y las últimas lágrimas… Lágrimas no de humor, precisamente, como en otras ocasiones, porque la cosa se puso seria como no habíamos visto en ninguna de las tres temporadas y en ninguno de sus dieciocho episodios.

Como terminó la tercera temporada empezó el primer especial, emitido en el Reino Unido el día de Navidad. Miranda tenía dos peticiones de matrimonio delante: la de Mike (Bo Poraj) y la de su Gary (Tom Ellis), el amor de su vida, el chico por el que estaba loca desde la universidad. ¿Fácil elección? Lo fácil es lo que hace, huir a su tienda.

Spoilers hasta nuevo aviso, no sigas leyendo si aún no has visto el final de esta serie “such fun”.

Fotograma de la finale de Miranda

Imagen BBC/Gary Moyes

Stevie (Sarah Hadland) va tras su amiga que acaba diciendo que se casará con la primera persona que entre por la puerta de la tienda pero esa es la gran Penny (Patricia Hodge), su madre. No cuenta, claro, y el siguiente es Mike pero Miranda quiera a Gary y así se lo hace saber. Claro que ni puede haber pedida como dios manda, porque a esta chica le pasan cosas muy extrañas normalmente, ni Gary le dice a Miranda que la quiere, y eso a ella le crea indecisión.

Esa indecisión surge más después de que Miranda y Stevie riñan porque la segunda está convencida de que su relación nunca será igual, y hagan las paces porque siempre desde que se conocen han estado la una para la otra. Es otra clase de amor, al fin y al cabo.

Y llega la conversación seria, la más seria de todas las que ha habido. Gary le dice a Miranda que si no confía en él, ella no puede porque no le ha dicho que la quiere, y él afirma que no cree que ella confíe en sí misma nunca.

Y así, con el “Think Twice” de Céline Dion sonando antes y después de la partida de Gary, el corazón de Miranda, y probablemente el de todos, se rompe.

Fin de los spoilers del primer especial.

El segundo especial y episodio final de “Miranda” llegó a las pantallas del Reino Unido con el año nuevo. ¿Qué esperar? Que la protagonista y Gary se reconciliaran, porque es lo que tenía que pasar ¿no? Sería lo esperado, el final feliz para la protagonista porque, merecía serlo.

Unos cuantos más spoilers, así que ya sabéis.

Penny ve cómo los sueños de casar a su hija se esfuman aunque trata de remediarlo, y eso que por fin Miranda se enfrenta a ella y la hecha de casa. Mientras Miranda se transforma completamente en una persona que no es, su madre y amigos hacen una intervención, con psiquiatra de por medio, porque creen que está depre.

Miranda Hart y Sarah Hadland en la finale de Miranda

Y deprimida está, sí. Porque Miranda quiere a Gary, no se imagina la vida sin Gary y quiere que él vuelva a toda costa con ella. Así que Stevie la quiere ayudar a pesar de que ahora vive juntas y se quedará sin habitación. Llama al restaurante pero Gary no está, dicen algo de una boda y ella y Miranda entran en pánico porque creen que Gary va a casarse con otra.

Pero no, Gary quiere a Miranda y van todos, familia, amigos, conocidos, galopando hasta el restaurante para que Miranda y Gary se den el sí quiero. Con Heather Small cantando eso de “What have you done today to make you feel proud?” y Gary Barlow al piano cantando otra cosa.

Y Penny llora, y yo lloriqueo porque, revisionados aparte, estas son las últimas risas que nos ofrece “Miranda” no sin antes la propia protagonista se gire por última vez a la cámara a dedicar unas palabras a los espectadores.

Tom Ellis y Miranda Hart en la finale de Miranda

Fin de los spoilers.

Grande “Miranda”, grande. Ya le dediqué una entrada cuando finalicé hace casi dos años las tres temporadas. No me voy a repetir, podéis leerla tranquilamente pero sí quiero decir que si no conocéis la serie no dudéis en buscarla por ahí, porque es muy divertida y tiene unos personajes realmente buenos.

Tres temporadas, dieciocho episodios más dos especiales para llegar a los veinte. Carne de revisionado seguro, y de recuerdos, buenos recuerdos.

No quiero acabar sin dar las gracias, aunque no me vaya a leer , a Miranda Hart por ofrecernos esta serie y por ser como es, porque si no lo fuera “Miranda” no sería ni un tercio de divertida. Y también quiero volver a dar las gracias a todos los que, hace dos años, llenasteis de comentarios Twitter a cuenta del regreso de la serie para la tercera temporada, porque sin esos comentarios nunca la hubiese visto.

Such fun!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s