Big Love: Amor, rencor, odio y poligamia

Promo de Big Love

Bill Henrickson (Bill Paxton) nació en Juniper Creer, Utah, un complejo polígamo que vivía bajo las órdenes del profeta Orville Henrickson, su abuelo. Este falleció en extrañas circunstancias cuando estaba de viaje junto a su contable Roman Grant (Harry Dean Stanton) quien asumió el poder del complejo de la noche a la mañana. Como vio que Bill podía llegar a ser una amenaza para sus ansias de poder, hizo que Frank (Bruce Dern), el padre de Bill, le echara del lugar cuando tan solo tenía catorce años. Su madre Lois (Grace Zabriskie), una mujer temerosa de su marido, no pudo hacer nada al respecto.

Bill pudo forjarse una vida, una buena vida, lejos de Juniper Creek y de la poligamia. Conoció a Barbara Dutton (Jeanne Tripplehorn) y se casó con ella, teniendo tres hijos: Sarah (Amanda Seyfried), Ben (Douglas Smith) y Tancy, alias Teenie (Jolean Wejbe primero y Bella Thorne después). Barb, mormona no polígama, tuvo cáncer de mama y por ese motivo, por el temor de dejar a sus hijos sin una madre hizo caso a Bill y se convirtieron a la poligamia, a pesar de que eso le costó la relación con su madre Nancy (Ellen Burstyn) y con su hermana Cindy (Judith Hoag).

Así entró en la familia Nicolette Grant, alias Nicki (Chloë Sevigny), hija de Roman Grant. Más tarde llegó la tercera esposa, Margene Heffman (Ginnifer Goodwin) y ambas mujeres, casadas en espíritu no por lo legal como Barb, dieron nuevos hijos al matrimonio, dos en el caso de Nicki, tres en el de Margie.

Harry Dean Stanton en Big Love

“Big Love”, creada por Mark V. Olsen y Will Scheffer y emitida en la cadena HBO entre 2006 y 2011, se atrevió a hablar de la poligamia que, aunque esté prohibida en Estados Unidos desde el siglo XIX, en el estado de Utah sigue existiendo. Sus creadores dijeron que no quisieron mostrar ninguna postura entorno a ella, pero su idea inicial se la llevó el viento porque se pude entrever el tono crítico en más de una ocasión a través del diálogo y de las acciones de los personajes.

La serie se centra en la familia Henrickson, que tienen los mismos problemas diarios que puede tener cualquier familia y a los que se suman los derivados de la poligamia, principalmente el tener que ocultar a todo el mundo, vecinos o trabajadores, lo que realmente son pero también luchar contra la figura del malvado, porque hay que ver lo malo que es, Roman Grant, que siempre está presente salga o no en pantalla.

Y es que, a pesar de todo, Bill aceptó dinero de Roman para pagar el tratamiento de Barb y para abrir su primera tienda: Home Plus. Los beneficios de la segunda tienda fueron la causa de muchos líos porque Bill ya le daba beneficios por el primer negocio y no quería hacerlo también por el segundo. Muchos dimes y diretes entre Bill y Roman hubo. Rencor, todo. Odio también.

Bruce Dern y Grace Zabriskie en Big Love

A pesar de que la idea del amor está muy presente a lo largo de las cinco temporadas de “Big Love”, sobre todo amor a la familia que es en lo que se posiciona desde el primer momento la serie, también hay algo de tiempo para el romance. Pero después del amor, hay mucho espacio tanto para el rencor como para el odio y no solo entre Bill y Roman como citaba, sino en el seno de la propia familia Grant o en el de los Henrickson. el hijo de Roman, y hermano de Nicki, Alby (Matt Ross) es, verdaderamente, un ser despreciable que acaba odiando a su padre y hasta a su madre Adaleen (Mary Kay Place) aunque esta nunca le acabe dando la espalda; por la parte de los Henrickson, Bill no soporta a su padre Frank y no solo porque le echara de su casa tan joven, sino por cómo trató siempre a su madre.

Se dice que el amor mueve montañas, en “Big Love” desde luego que se hace porque es incomprensible que con tanta persona malvada como sale en la serie, otros les sigan queriendo. Son los casos de la propia Nicki con respecto a sus progenitores y hermano, de Lura (Anne Dudek) con respecto a su marido Alby, o de Lois con respecto al horrible Frank.

Muchas cosas suceden en esta serie: vaivenes en las relaciones, traiciones, asesinatos e intentos de asesinato, crisis de fe, negocios, política… Pero siempre la palabra familia predomina sobre lo demás. Porque, según las creencias de los Henrickson, no de todos que también hay que decirlo, lo más importante es que la familia se reencuentre en el más allá y sigan todos juntos. Escrito así parece una chorrada, pero eso es básicamente lo que creen, que la vida en la Tierra no importa tanto, sino la vida en el más allá todos reunidos.

Mary Kay Place y Matt Ross en Big Love

Y sí, hay críticas a la poligamia radical, pero también se pueden ver críticas a la poligamia practicada por los Henrickson sobre todo cuando hay personajes que abren los ojos y descubren que, por mucho que quieran a su familia, hay otras opciones. Entraría en criticar lo que se muestra pero eso es otro tema y tampoco viene al caso, realmente.

Me ha gustado “Big Love”, creo que es una serie que está bastante bien en general aunque peca de muchas cosas. Primero de repetirse con tanto problema y tanto malvado, y malvada; segundo de tener unos episodios extremadamente largos en los que se quiere abarcar demasiado sin ser realmente necesario; y tercero de sus altibajos porque las temporadas impares están bien, resultan interesantes y son más entretenidas que la segunda, tediosa, y la cuarta, con mucho frente abierto.

No puedo terminar esta entrada más que alabando el trabajo del reparto principal y secundario. Bill Paxton está muy bien en su papel, Jeanne Tripplehorn me ha hecho cambiar la visión que tenía de ella y al final su personaje me ha parecido el mejor de todos, Chloë Sevigny y Ginnifer Goodwin están fantásticas también. Pero qué decir de los secundarios con la tremenda interpretación de Grace Zabriskie, aunque ciertamente no me gustó nada el final de historia para su luchadora Lois; Bruce Dern, Harry Dean Stanton, Mary Kay Place o Matt Ross.

Foto de familia de Big Love

El extenso reparto incluye nombres como Mireille Enos, Shawn Doyle, Aaron Paul, Tina Majorino, Sissy Spacek, Gregory Itzin, Audrey Wasilewski, Kevin Rankin, Zeljko Ivanek, Cassi Thomson o Adam Beach.

Se puede hacer pesada ciertamente “Big Love”, serie no apta para hacer maratones con ella aunque así me la acabé porque me ha llevado bastante tiempo hacerlo, pero calidad tiene sobre todo cuando la trama gira entorno a los Henrickson y no se va por otros derroteros, y muy buenos episodios también. De su final, el que me hizo llorar (algo que me suele pasar cuando veo una serie que me gusta pero creo que fue más por lo que sucedía por un personaje en concreto y no de los principales), puedo decir que me pareció un perfecto cierre.

“Big Love” es de esas series que no son, ni mucho menos, para todos los públicos, pero me alegro de haberla visto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s