Sexta temporada de Downton Abbey: Las últimas ocho tazas de té

Promo de la sexta temporada de Downton Abbey

Esta es una entrada prácticamente sin spoilers, las cosas que comento son por encima, no spoilean nada en concreto pero si no quieres saber nada de nada, lee bajo tu responsabilidad. Eso sí, si no has visto las cinco anteriores temporadas de la serie completas, no leas el post.

Se acabó lo que se daba. La sexta temporada de “Dowton Abbey” llegó a su fin el pasado domingo en el Reino Unido con la emisión del octavo episodio de la sexta y última temporada de la serie creada y escrita por Julian Fellowes. Tan solo queda el especial navideño para que “Downton Abbey” acabe para siempre.

Las últimas ocho tazas de té han sabido a despedida, principalmente porque los ocho episodios han servido para cerrar tramas. Si el año pasado el señor Carson (Jim Carter) y la señora Hughes (Phyllis Logan) se prometieron, este han jurado sus votos matrimoniales frente a amigos, sirvientes y miembros de la familia Crawley.

Phyllis Logan y Jim Carter en la sexta temporada de Downton Abbey

Lejos del drama de otras temporadas, la vida de Anna (Joanne Froggatt) y John Bates (Brendan Coyle) ha sido más tranquila a pesar de los infructuosos intentos de ser padres. Quien más ha sufrido entrecla servidumbre de Downton ha sido el pobre Thomas (Rob James-Collier) quien sobra en la finca porque Robert (Hugh Bonneville) está dispuesto a ahorrar gastos ya que los tiempos han cambiado y ya no se necesitan tantos empleados. Thomas no reconoce hasta el final el por qué de su apatía pero, por suerte, siempre ha tenido en Baxter (Raquel Cassidy) a su aliada.

Mientras, Daisy (Sophie McShera) es animada por todos para que haga varios exámenes y así sacarse un título, y Molesley (Kevin Doyle) tendrá mucho que ver en ello. Por su parte, los Crawley tienen alguna lucha familiar. La primera entre Isobel (Penelope Wilton) y Violet (Maggie Smith) en la que acaban involucrando a Cora (Elizabeth McGovern) a cuenta del hospital del pueblo.

Matthew Goode, Michelle Dockery y Allen Leech en la sexta temporada de Downton Abbey

Tom (Allen Leech) regresa casa para seguir siendo el confidente familiar de Mary (Michelle Dockery), cada vez más cómoda llevando las riendas de Downton y a la que le sale un pretendiente, el piloto Henry Talbot (Matthew Goode) a quien ella preferiría no amar. De pretendientes va la cosa, porque a Edith (Laura Carmichael) le sale otro Bertie Pelham (Harry Hadden-Paton) porque Edith se merece ser feliz ya que lo suyo nunca ha sido un camino de rosas. Al enemigo, enemiga en este caso, lo tiene en casa. Esa es Mary a quien, por fin, Edith hará frente, algo que debió hacer mucho tiempo atrás.

Me ha gustado la sexta temporada de la serie aunque le tengo que poner algunos peros. El primero de ellos es la rapidez con la que se lleva la relación de Mary y Henry Talbot, recordando cómo fue todo con Matthew (Dan Stevens), el romanticismo ha brillado por su ausencia y se ha notado mucho que había prisa por contar esta parte de la historia. Lo segundo, que no haya habido tantas escenas entre Isobel y Violet, teniendo poco protagonismo la primera, y tampoco demasiado la segunda. Por último, que la redención de Thomas haya sido tan dolorosa, siempre ha ido de malote, pero de malote con corazón en el fondo, y ha sufrido mucho.

Rob James-Collier y Raquel Cassidy en la sexta temporada de Downton Abbey

Cosas muy buenas han sido los problemas de recién casados de Elsie Hughes y Charles Carson, han dejado momentos cómicos y tiernos; también el nuevo papel de Edith como editora lo de la revista de su fallecido marido Michael Gregson (Charles Edwards), algo que daría pie a un interesante, seguro, spin off.  También ha habido un momento digno de película gore y se ha mostrado de diferentes formas el cambio de tiempo, y es que “Downton Abbey” empezó en 1912 y nos deja casi década y media después. Y hay una visita inesperada, la de una antigua empleada de Downton, Gwen (Rose Leslie), que vuelve a reencontrarse con algunas de las personas con las que se llevaba bien.

La mejor de las ocho tazas de té ha sido la última, de hecho si no hubiera otro episodio más, sería un final bastante satisfactorio. El episodio cerró algunas cosas pero también sirvió para ver las dos caras de Mary y la última parte de la evolución de Edith. A Mary le cantan las cuarenta y la única que lo hace amablemente es su madre. Pero si algo nos ha enseñado Mary en seis temporadas es que su apariencia de chica dura, o abusona como la llaman, no es más que su escudo protector y que lo usa aunque no deba y con quien no debe, muchas veces.

Laura Carmichael en la sexta temporada de Downton Abbey

Y si alguien ha evolucionado en seis temporadas, esa ha sido Edith a la que nunca se la ha tomado muy en serio entre los Crawley y la que más sorpresas ha acabado dando. Insisto, el spin off de su vida como editora sería algo muy interesante ahora que, seguro, ha ganado muchas más simpatías de las que tenía antes de la última temporada.

El especial de Navidad pondrá punto y final a la andadura de “Downton Abbey” y tengo un par de deseos. Uno es que a Edith le sonrían las cosas, otro es que Baxter y Molesley acaben siendo más que amigos porque lo suyo es la tensión sexual no resuelta más elegante que he visto. En poco más de un mes, el final.

Un comentario en “Sexta temporada de Downton Abbey: Las últimas ocho tazas de té

  1. Pingback: Los Crawley y compañía dijeron adiós en la gran finale de Downton Abbey | Diario de una Teléfila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s