La tercera temporada de Crossing Lines deja con ganas de más

Reparto de la tercera temporada de Crossing Lines

No pintaba mal “Crossing Lines” pero no me había animado a ver ninguna de sus dos primeras temporadas. Claro que siendo policíaca, estando creada por Edward Allen Bernero y habiendo fichado a Elizabeth Mitchell, me decidí a ver la tercera temporada y, me han sabido a poco sus doce episodios.

“Crossing Lines”, ya dije al hablar brevemente de ella hace unas semanas, es una serie muy europea, claro que los protagonistas son el grupo de investigación del Tribunal Internacional de la Haya. Allí está la sede, pero episodio tras episodio deben viajar por otros países de Europa ya sea para perseguir a los malos de turno o para interrogar a alguien.

Han habido secuestros, virus peligrosos, asesinos a sueldo, bombas y hasta una muy crítica trama relacionada con el fútbol y quienes se lucran sin escrúpulo alguno con él. El grupo empieza descompuesto, por algo ocurrido en la segunda temporada, y siendo unido de nuevo por Michel Dorn (Donald Sutherland) quien nombra a Carine Strand (Elizabeth Mitchell) jefa de un grupo formado por un par de antiguos miembros, como Sebastian Berger (Tom Wlaschiha) y Arabella Seeger (Lara Rossi), y nuevas incorporaciones como son las de Marco Constante (Goran Visnjic), Luke Wilkinson (Stuart Martin) y Ellie Delfont-Bogard (Naomi Battrick).

Que sea muy europea no es solo por las localizaciones, que para algo está rodada en el Viejo Continente, sino por cómo está hecha en materia de escenas de acción y hasta por la interacción de los personajes, al menos así me lo parece a mí, y es que mientras que en las series estadounidenses los apellidos se usan más que los nombres cuando de agentes de la ley se refiere, salvo alguna excepción, en “Crossing Lines” se usan más los nombres propios, lo que genera cercanía entre los personajes ya de entrada.

Elizabeth Mitchell y Goran Visnjic en la tercera temporada de Crossing Lines

Historias personales pocas hay, aunque por todas las pinceladas que se dan o por conversaciones entre personajes, nos podemos hacer una idea bastante buena de cómo son los protagonistas. Sí que hay una trama personal recurrente, la de Constante buscando a su hermana secuestrada años atrás, que prácticamente está presente en todos los episodios, aunque sea brevemente.

Los casos resultan interesantes, los guiones están bastante bien y el reparto cumple en sus respectivos papeles. Hay intriga en ocasiones, humor irónico en otras, drama y acción, mezcla que hacen que, al menos esta temporada que he visto, “Crossing Lines” sea una serie muy entretenida. El colegueo entre personajes es muy chulo, y se agradece siempre en este tipo de series que la interacción no sea solamente en lo que al ámbito laboral se refiere.

Me ha gustado y me han sabido a poco los doce episodios. En España la ha emitido AXN, ya que la serie es una coproducción para los canales del grupo.  Ojalá haya más que me apunto sin dudarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s