Me Llamo Earl, una divertida comedia sobre hacer el bien

Promo de Me Llamo Earl

Hace unos ocho veranos descubrí “Me Llamo Earl” (My Name is Earl) en la noche de La Sexta. Hasta cinco, o tal vez seis, episodios seguidos emitían y me enganché. Después desapareció de la parrilla, o la cambiaron de hora, y decidí que algún día debería verla del tirón, que es como mejor se acaban consumiendo las series, especialmente una vez acabadas, y ya puedo ponerla en la lista de series terminadas.

Creada por Greg Garcia, “Me Llamo Earl” vio la luz por primera vez en la NBC estadounidense en septiembre de 2005. Su premisa era sencilla: a un ladronzuelo de poca monta llamado Earl Hickey (Jason Lee), que siempre va con sus camisas de cuadros y bigote y que sale con los ojos cerrados en las fotos, le tocan un montón de dólares en un rasca y gana de lotería. Su alegría le acaba llevando al hospital ya que no ve que un coche va directo hacia él. Tras escuchar hablar del karma en un programa de televisión, piensa que su atropello ha sido por eso y que el karma le castiga por todas las cosas malas que ha hecho en la vida. Earl decide hacer una lista, doscientas y pico cosas apunta, y compensar cada una yendo donde las personas a las que algo malo hizo.

Lista de Me Llamo Earl

Earl no estará solo, le ayudará su hermano Randy (Ethan Suplee), un chico de pocas luces con el que comparte cama y habitación en el motel de su Camden natal, en el que limpia su amiga Catalina (Nadine Velazquez), una inmigrante ilegal que también les ayuda de vez en cuando y de la que Randy está enamorado.

Los tres pasan tiempo en la Taberna del Cangrejo donde Earl siempre saluda al camarero Darnell Turner (Eddie Steeples) con un “¿qué pasa Hombre Cangrejo?”. Resulta que Darnell es el marido de Joy (Jaime Pressly), la exmujer de Earl, que siempre anda por ahí también, si no está en el parque de caravanas donde vive con su marido y sus dos hijos de padres diferentes, Dodge (Louis T. Moyle) y Earl Junior (Trey Carlisle).

Fotograma de Me Llamo Earl

A pesar de que Earl sea el personaje principal, “Me Llamo Earl” es una serie muy coral, tanto que se hace raro si Darnell y Joy apenas salen. Catalina es un personaje más secundario, dentro del plantel principal, sobre todo en las temporadas tercera y cuarta. Esto me lleva a mencionar, también, al amplio espectro de personajes recurrentes que pueblan el lugar, desde los padres de Earl y Randy, Carl (Beau Bridges) y Kay (Nancy Lenehan) hasta la prostituta de día Patty (Dale Dickey), pasando por el cartero del ojo de cristal Willie (Bill Suplee, el padre de Ethan), el actor alcoholizado que parece una parodia de David Hasselhoff Tim Stack (Timothy Stack) y que de hecho lo es, el gay Kenny (Gregg Binkley) enamorado del agente de policía Stuart (Mike O’Malley), Didi (Tracy Ashton) la chica de una sola pierna que quiere acabar con la existencia del protagonista por abandonarla, o excompañeros de fatigas de Earl y Randy como Ralph (Giovanni Ribisi) o Frank (Michael Rapaport).

En cada episodio, básicamente, Earl trata de arreglar alguna maldad que hizo en el pasado ya fuera un robo, insultos, haberse reído de alguien, haber estropeado alguna celebración, etcétera. Randy, su fiel aliado siempre, le ayuda con la lista como he dicho antes y así vemos también cómo viven ambos. Pero también Joy y Darnell tienen sus historias, que a veces están relacionadas con las de Earl y otras son independientes, o Catalina las suyas en las que normalmente deben ayudarla sus amigos.

Reparto de Me Llamo Earl

Las dos primeras temporadas de “Me Llamo Earl” son casi idénticas en estructura. Earl recuerda algo que hizo tiempo atrás y se dispone a arreglarlo para tachar a esa persona en concreto de su lista; pero a partir de la tercera entrega por seguir queriendo hacer el bien, acaba en un escenario diferente donde ya no tiene lista pero sí quiere que el karma no le ataque de nuevo.

A pesar de las cosas malas que tanto unos como otros hacen, para mí la serie es una divertida comedia que trata, fundamentalmente, de hacer el bien. Bien le hace al espectador que se enganche a ella, también, puesto que “Me Llamo Earl” provoca sonrisas, risas y carcajadas en casi todos sus episodios. Hay algunos que son más flojos que otros, pero se le puede permitir porque en su conjunto es una buena comedia que resulta de lo más entretenida.

NBC decidió cancelarla tras su cuarta temporada dejándonos con, tal vez, el peor episodio de la serie y un cliffhanger. Una pena porque hubiese sido genial que Earl terminara su lista en el fin de la serie pero, aunque hubo negociaciones para que otra cadena le diera un cierre, no prosperaron y así, como se ve en el episodio número 27 de la cuarta temporada, acabó “Me Llamo Earl”. Recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s