Fargo: Un asesino, un escurridizo sospechoso, capas de nieve y sangre, mucha sangre

Poster de la primera temporada de Fargo

Bemidji es un pueblo tranquilo de Minnesota en el que nunca pasa nada. El invierno azota con frío y capas de nieve en calles y carretera. Un ciudadano del lugar, Lester Nygaard (Martin Freeman), es sacado de quicio por su mujer, lo que parece algo habitual. Un coche se estampa a las afueras de la ciudad y la policía encuentra el cadáver congelado de un hombre en ropa interior.

Ese mismo día la tranquilidad acaba en Bemidji porque hay tres víctimas más, todas relacionadas con Lester: su mujer, un excompañero de clase que le hacía bullying y el jefe de policía, Vern (Shawn Doyle). Claro que sabemos quién es el culpable, el propio Lester que aunque no se manche las manos de sangre, literalmente, más que con su mujer, el responsable del cadáver congelado, un asesino profesional llamado Lorne Malvo (Billy Bob Thornton) es quien acaba con los otros dos.

Martin Freeman y Billy Bob Thornton en la primera temporada de Fargo

Aunque Bill Oswalt (Bob Odenkirk), el nuevo jefe de policía, no le deje investigar el caso Nygaard, la agente Molly Solverson (Allison Tolman) está convencida de que Lester no es una víctima, tanto por las afirmaciones de un testigo como por las pruebas que va recogiendo, sobre todo cuando acaba uniendo el caso del cadáver congelado con el de Lester. Quien creerá en sus instintos será otro policía, Gus Grimly (Colin Hanks), que se cruza con Malvo en Duluth, ciudad del mismo estado, y su padre  Lou (Keith Carradine), expolicía que regenta una cafetería.

Mientras Molly busca pruebas para demostrar que está en lo cierto, vemos la transformación de Lester y cómo se las gasta Lorne Malvo no solo matando, sino asustando a quienes le pagan por llegar al fondo de algún asunto o engañándoles con una astucia increíble. A Malvo le acaba buscando no solo Molly, sino también otros matones por la muerte del excompañero de clase de Lester, y hasta los federales.

Colin Hanks y Allison Tolman en la primera temporada de Fargo

“Fargo” toma del filme de  1994 de Joel y Ethan Coen muchos elementos, no solo el título sino los paisajes nevados que hacen que la fotografía de la serie sea fantástica, pero también la personalidad de varios personajes, aquí mucho más desarrollada por las casi diez horas de duración de la serie. También toma prestada, por así decirlo, la inclusión de la sangre porque esta “Fargo” es muy sangrienta, pero es que mucha gente acaba mal en ella.

Geniales los guiones aunque a veces tienen más palabrería de la necesaria, sobre todo en la trama de uno de los clientes de Malvo, Stavros Milos (Oliver Platt), trepidante la música aunque extraña para este tipo de serie y brillante el reparto, en especial Billy Bob Thornton con un personaje que deja huella, Martin Freeman mostrando a la perfección el cambio radical de Lester y Allison Tolman como la agente de policía con más luces de todos los que salen, porque se supone que esto fue un hecho real pero las fuerzas del orden quedan como unas ineptas por lo que no hacen.

Interesante y bien hecha. Voy por la segunda temporada, que acabó el pasado lunes mismo en la FX estadounidense, así que en breve la comentaré.

Un comentario en “Fargo: Un asesino, un escurridizo sospechoso, capas de nieve y sangre, mucha sangre

  1. Pingback: Segunda temporada de Fargo: La mafia, el carnicero, el indio, la policía y sangre, muchísima sangre | Diario de una Teléfila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s