Los Crawley y compañía dijeron adiós en la gran finale de Downton Abbey

Thenk You Downton Abbey

Imagen: Facebook Downton Abbey

Se acabó lo que se daba. El día de Navidad ITV emitió en el Reino Unido el último episodio de “Downton Abbey”, el número cincuenta y dos, el último de los cinco episodios especiales de Navidad que la serie ha tenido desde que comenzara el 26 de septiembre de 2010.

Ya dije cuando comenté la sexta temporada que la entrega sirvió de cierre de tramas, y el especial acabó de rematarlas en una finale que a mí me dejó más que satisfecha ya que me pareció muy buena y emotiva en diversos puntos.

A partir de aquí unos cuantos spoilers así que si no has terminado “Downton Abbey”, no leas hasta nuevo aviso.

Los Crawley en la finale de Downton Abbey

La trama de Lady Mary (Michelle Dockery) con Henry Talbot (Matthew Goode) ya aabó en el último capítulo visto, lo bueno es que hubo un atisbo de mejorar la relación que Mary tiene con su hermana Edith (Laura Carmichael) y hace una muy buena acción para que esta, al fin, pueda ser feliz, reuniéndola con su amado Bertie Pelham (Harry Hadden-Paton). Lo que pasa tiene que pasar y es que Edith y Bertie se prometen y superado el escollo de la madre de él, interpretada por Patricia Hodge, deciden  casarse en la Nochevieja de 1925.

De bodas va la cosa porque, aunque no se vea, prometidos de forma poco ortodoxa quedan Isobel (Penelope Wilton) con Dickie Merton (Douglas Reith), aunque un empujoncito de Violet (Maggie Smith) y pensar que podría perderle fue lo que la lanzó a decir que se casaría con él.

Penelope Wilton y Douglas Reith en la finale de Downton Abbey

Violet acabó su disputa con Cora (Elizabeth McGovern) dándole su bendición, por así decirlo, por lo que estaba haciendo con el hospital, algo que Robert (Hugh Bonneville) acepta también después de que Rose (Lily James) le abra los ojos haciendo que vea a su esposa en acción en su nuevo cargo.

Sí, Lady Rose vuelve a casa por Navidad para la boda. También va Lady Rosamund (Samantha Bond) y regresan quienes se marchan a otros trabajos: Thomas Barrow (Rob James-Collier) a quien por fin sale un trabajo y sale de Downton sin quererlo, y Joseph Molesley (Kevin Doyle) quien acaba de profesor. El primero llega como invitado a Downton y el segundo a echa una mano porque sirvientes masculinos quedan Carson (Jim Carter) y Andy (Michael Fox).

Brendan Coyle, Raquel Cassidy y Rob James-Collier en la finale de Downton Abbey

No sé si lo escribí pero pensarlo lo hice, que Carson se jubilara y Barrow pudiera quedarse. La realidad es algo más triste ya que al buen de Carson le empiezan los temblores en las manos y no puede servir, por lo que a Robert se le ocurre que Thomas sea su sustituto y que Carson supervise cuando se celebren grandes eventos y cobre una pensión, claro. Un final amargo para Charles pero la redención para Thomas que, a pesar de las maldades realizadas, se ha redimido en muchas ocasiones.

Otro recién llegado es el hijo de Anna (Joanne Froggatt) y John Bates (Brendan Coyle) quien nace, nada más y nada menos, que en la cama de Lady Mary en una escena muy divertida.

Michelle Dockery, Jim Carter y Allen Leech en la finale de Downton Abbey

Y, el amor está más que presente en el episodio, no solo en las relaciones conocidas, sino en las que están abiertas como la de Daisy (Sophie McShera) con Andy, Molesley con Baxter (Raquel Cassidy) y hasta la de la señora Patmore (Lesley Nicol) con el señor Mason (Paul Copley).

Se cumplió lo que pedí, y sobre todo me alegro porque ese personaje tan desgraciado como ha sido Edith desde el principio por fin haya podido sonreír de continuo y decir que es feliz. Merecido lo tenía, desde luego.

Laura Carmichael en la finale de Downton Abbey

Fin de los spoiler.

“Downton Abbey” no ha sido una serie redonda. Nunca me ha parecido que haya tenido bajones, únicamente puedo echarle en cara algunas tramas por inverosímiles (como aquella en el que Robert le ponía ojitos a una sirvienta y se besaron, por ejemplo), rápidas (la última historia de amor de Mary) o repetitivas, pero creo que ha sabido combinar muy bien a lo largo de su andadura el drama, el romance y el humor junto a algunos hechos históricos e invenciones. Ha sido un culebrón en ocasiones, eso es indudable, pero ¿por qué no? Nunca ha caído en lo esperpéntico ni en lo cansino, sino en lo romántico y en lo emotivo.

De principio a fin ha estado perfectamente realizada, fantásticamente ambientada y bien escrita pero sobre todo he de alabar a esa serie de personajes, numerosos, que nos han acompañado ya sea desde el inicio o la mitad de la serie, o incluso a quienes se fueron por el camino. Un reparto de aúpa que se ha metido en la piel de geniales personajes ya se llamen Mary, Robert, Violet, Isobel, Tom (Allen Leech), Molesley, Carson, Elsie Hughes (Phyllis Logan), Barrow, Baxter, Dencker (Sue Johnston), Anna, Bates (en sus buenos tiempos, porque luego fue prescindible total), Sybil (Jessica Brown Findlay), O’Brien (Siobhan Finneran) o Matthew (Dan Stevens).

Se la echará de menos así que no queda más que darle las gracias al señor Julian Fellowes por ella. Hasta siempre “Downton Abbey”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s