Los problemas de identidad de los Pfefferman se acrecentan en la segunda temporada de Transparent

Promo de la segunda temporada de Transparent

Tengo que empezar esta entrada diciendo que muchas veces no sé cómo sigo viendo esta serie. Lo pienso y creo que es por esos personajes tan llevados al límite y por quienes se meten en su piel porque si algo hay que alabar de “Transparent” es a sus actores y actrices.

Si en la primera temporada me refería los Pfefferman como una familia disfuncional, creo que tras el visionado de los diez episodios de la segunda entrega ese término hay que eliminarlo por completo. Los Pfefferman tienen un cacao mental sobre quiénes son y qué es lo que quieren. No tienen su identidad clara, ni su personalidad ni mucho menos su sexualidad. Si bien la serie nunca se ha centrado en el personaje de Maura (Jeffrey Tambor), aunque en la primera temporada sí que se le dio más protagonismo a su cambio, en esta segunda sin quedar en segundo plano, se han tratado más los problemas de sus hijos.

Empezando por Sarah (Amy Landecker) quien en el último momento decide echar por las borda sus planes a largo plazo porque se acaba dando cuenta de que no es eso lo que quiere. ¿Qué quiere? Ella no lo sabe, pero viendo su evolución tal vez sea algo tan complicado como el deseo de volver a lo que tenía.

Kathryn Hahn y Jay Duplass en la segunda temporada de Transparent

Después está Josh (Jay Duplass) que empieza una nueva vida con la rabino Raquel (Kathryn Hahn) pero que tiene serios problemas de confianza porque nunca ha tenido una relación tan seria y piensa que ella tampoco confía en él. Y, que conste, esa mujer es una santa y trata de apoyar y ayudar a Josh pero… No es un camino de rosas.

La benjamina de la familia, Ali (Gaby Hoffman), decide que definitivamente le gustan las chicas así que parece que se quita un peso de encima pero no es que la cosa le salga demasiado bien por su virtud de fastidiarla. En su búsqueda de conocer la historia familiar, en flashbacks que nos llevan al Berlín de los años 30, se nos trata de explicar el por qué de esos problemas de identidad que tienen los protagonistas, a mi modo de ver, pero me ha parecido bastante intrascendente. Lástima que se hayan reducido las escenas de los tres hermanos bastante con respecto a las que tuvieron en la primera temporada.

Al menos se le ha dado mucho más protagonismo a Shelly (Judith Light) aunque su relación con Maura acaba siendo muy insana para ambos y extraña a la máxima potencia. Maura se da cuenta de que tal vez deba dar un paso más en lo que a ir por la vida de mujer respecta, así como a ocupar su tiempo en algo.

Fotograma de la segunda temporada de Transparent

Los Pfefferman son extraños, imperfectos y extremos a más no poder pero es inevitable no cogerles cariño incluso cuando tienen esas cosas de vergüenza ajena.

De los diez episodios de esta temporada de “Transparent”, algunos han sido algo aburridos pero otros han sido bastante buenos como el primero o el del festival de música, el más crítico de todos en cuanto a  contenido.

La serie de Jill Solloway que realiza Amazon Video sigue cosechando éxito, tercera temporada al menos tendrá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s