Fuller House: Apelando a la nostalgia de Padres Forzosos a Madres Forzosas

Protagonistas de Fuller House

Se había anunciado a bombo y platillo y llegó el día en el que Netflix estrenó de una tacada, como siempre para fomentar el llamado binge-watching (el atracón, vaya), los trece episodios de la primera entrega de “Fuller House”, “Madres Forzosas” en castellano, secuela de una serie familiar clásica de mediados de ls ochenta y principios de los noventa, “Padres Forzosos” (Full House).

Me quejo mucho últimamente de tanta secuela, precuela y remake pero, también tenía claro que iba a ver “Fuller House” y es que detrás de ella estaba el equipo de su predecesora y parte del reparto. De hecho D.J. Fuller (Candace Cameron Bure), antes Tanner, se queda viuda y durante un tiempo ella y sus tres hijos, Jackson (Michael Campion), Max (Elias Harger) y el bebé Tommy (Dashiell y Fox Messitt), viven en la casa de su padre Danny (Bob Saget). Pero Danny va a mudarse a Los Ángeles para presentar un morning show allí junto con Becky (Lori Loughlin), por lo que ella y Jesse (John Stamos) tampoco podrán ayudar a D.J. porque también se mudan. Mientras, Joey (Dave Coulier) trabaja haciendo un show en las Vegas y no para mucho por San Francisco.

Quitando la benjamina Tanner, toda la familia se reúne con llegada de Stephanie (Jodie Sweetin) de Europa, y de Kimmy Gibbler (Andrea Barber), que admite haber pasado más tiempo allí que en su propia casa, para despedir a Danny y Becky y a la casa donde se criaron pero al final Danny decide dejársela a D.J. y su hermana y mejor amiga deciden quedarse para ayudarla.

Cast de Fuller House

Claro que Kimmy está separada del argentino Fernando (Juan Pablo Di Pace) y se lleva con ella a su hija Ramona (Soni Bringas) que hace que la casa Tanner vuelva a tener situaciones como las vividas en los ochenta empezando porque Jackson son quiera que Ramona se quede con su habitación y tenga que compartir la de Max como ya hicieran a su misma edad, prácticamente, su madre y su tía.

En trece episodios vemos cómo se las apañan los miembros de la familia Fuller-Tanner-Gibbler y cómo de vez en cuando aparecen por allí el tío Jesse, la tía Becky, Joey o Danny, sin olvidar a Steve (Scott Weinger) quien sigue loco por D.J. con quien nunca ha perdido la amistad. Y, claro está, no faltan las referencias a “Padres Forzosos” incluso con vídeos de la misma, recuerdos varios y las frases típicas como el “corta el rollo” (cut it out), con signos incluidos, de Joey; el “qué grocero” (how rude) de Steph; el “por favor” (have mercy) de Jesse o uno que no recordaba y que solo puedo poner en inglés, “oh my Lanta”, dicho por D.J.

Piloto de Fuller House

“Fuller House” es una serie para ver con ojos ochenteros, e incluso noventeros, porque apela a la nostalgia de lo que fue “Padres Forzosos”, con muchos guiños a ella, como digo, y con unos personajes que conocimos durante años. Por eso es un ejercicio fácil verla desde el cariño, si no se quedaría en una serie terriblemente obsoleta estancada en una época en la que las series familiares estaban entre lo más visto y valorado. La televisión ha evolucionado tanto que incluso este tipo de series tiene que ofrecer más y “Fuller House” no lo hace pero, yo no se lo puedo echar en cara ¡soy una nostálgica!

Gracias Netflix, por hacerla posible y por darle una segunda entrega a pesar de todas s críticas negativas que ha tenido. A mí me ganaron desde ese genial piloto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s