Stranger Things: Intriga, ciencia ficción terror y mucha, mucha nostalgia

Poster de la primera temporada de Stranger Things

Mi timeline de Twitter llevaba unos días lleno de referencias a la nueva serie original de Netflix “Stranger Things” que la plataforma online empezó a compartir el pasado 15 de julio. Pero no me llamó la atención demasiado hasta que un persona en concreto (gracias Jose), me dijo que viera un par de episodios para que decidiera si me gustaba o no.

Creada por Matt y Ross Duffer, The Duffer Brothers como se hacen llamar, “Stranger Things” arranca con cuatro críos, en el sótano de uno de ellos, jugando una partida al juego de mesa de “Dragones y Mazmorras” (Dungeons and Dragons) tratando de destruir al malvado Demogorgon. Esos críos son Mike Wheeler (Finn Wolfhard), en cuya casa juegan, Dustin Henderson (Gaten Matarazzo), Lucas Sinclair (Caleb McLaughlin) y Will Byers (Noah Schnapp).

Fotograma de Stranger Things

La madre de Mike, Karen (Cara Buono), les manda acabar la partida porque se les ha hecho muy tarde y Dustin, Lucas y Will se van en sus bicicletas a sus respectivas casas. Al día siguiente, la madre de Will, Joyce (Winona Ryder) nota la ausencia de su hijo pequeño y pregunta al mayor, Jonathan (Charlie Heaton), si no le vio por la noche. La respuesta es negativa y así los Byers acaban denunciando la desaparición de Will al sheriff Jim Hopper (David Harbour).

Como espectadores sabemos qué es lo que se llevó a Will y digo qué porque ahí está la parte de ciencia ficción de “Stranger Things” ya que hay un monstruo. De dicho bicho saben en una instalación del Departamento de Energía liderada por el doctor Martin Brenner (Matthew Modine) donde se hacen experimentos con personas y de donde se escapa una niña llamada Eleven (Millie Bobby Brown), a la que Mike da cobijo en el sótano de su casa.

David Harbour en Stranger Things

Eleven será fundamental en la búsqueda de Will, así como el convencimiento de Joyce de que Will está en alguna parte por determinadas pistas extrañas que va recibiendo a pesar de que ni Jonathan cree lo que su progenitora afirma. La desaparición de su amiga Barb (Shannon Purser) hará que la hermana de Mike, Nancy (Natalia Dyer) también se involucre en la búsqueda. Y ojo con ella que es un personaje que evoluciona de un episodio a otro de manera brillante, ya que no es lo que parece al principio.

Pero el grupo de Brenner no lo pondrá nada fácil para que se descubra ni lo que hacen allí ni lo relativo al monstruo. Mientras quienes tratan de dar con el chaval hacen lo posible por encontrarle cueste lo que cueste.

No es una seriaza de esas para la historia pero vaya si es disfrutable “Stranger Things” principalmente porque aunque haya cosas que no me hayan convencido en la historia porque se han quedado cojas principalmente, está muy bien hecha y el reparto cumple muy bien con lo que le ha tocado interpretar, que mucho se critica a Winona Ryder por gritar episodio sí y episodio también pero yo creo que le da la dosis requerida de histeria y nerviosismo y su puntito de locura. genial David Harbour como Hop, el personaje que pensaba mi favorito aunque es difícil elegir teniendo a esos críos, principalmente Mike y Dustin, pero sobre todo a Eleven, que la cría lo borda.
Niños de Stranger Things

Ciertamente los malotes con Modine a la cabeza son de esos que no pueden caer bien, pero peor me han caído Steve (Joe Keery) y su séquito, porque él como novio de Nancy deja mucho que desear, aunque se redime al final con lo que hace. Si es que los personajes, en su mayoría son de los buenos.

La música muy buena, tanto las canciones elegidas para formar parte de la banda sonora como la original realizada por Kyle Dixon y Michael Stein en la que el sintetizador está muy presente, un sonido que instantáneamente nos lleva a pensar en la gloriosa década de los ochenta que es en la que está ambientada la serie. Ella apela a la nostalgia de los que nacimos durante esos años por diversos motivos pero, por encima de todos ellos, está el cinéfilo, y es que “Stranger Things” bebe y tiene escenas que recuerdan a filmes de la década, o algo anteriores, míticos y clásicos como “Los Goonies” (The Gonies), “E.T.”, “Alien”, “Poltergeist” o “Encuentros en la Tercera Fase” (Close Enconunters of the Third Kind). También me recordó, en parte, a una película que vi hace unos meses en un festival de cine fantástico, “The Mind’s Eye”.Escena de Stranger Things
Que no sea una serie de la leche no quiere decir que “Stranger Things” no sea buena, porque serlo lo es y engancha, prácticamente desde el principio. Un par de episodios más tampoco hubiesen estado mal que ocho han sabido a poco y me han dejado con ganas de más. De hecho creo que es de esas series que se aprecian más incluso una vez acabadas.

Gracias Netflix por dar cabida a series que en las cadenas generalistas probablemente no tendrían mucho futuro, a veces ni en las de cable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s