Cuarta temporada de Criadas y Malvadas: Entretenida como siempre pero con una intriga muy menor

Poster de la cuarta temporada de Criadas y Malvadas
Hace tres semanas que finalizó en Estados Unidos la emisión de la cuarta temporada de “Criadas y Malvadas” (Devious Maids), una serie ligera donde las haya que se repite temporada tras temporada en sus tramas pero que sigue entreteniendo como el primer día, y buena parte de culpa la tiene la interacción entre determinados personajes. En esta entrega, además, parte de esa interacción se ha perdido para que nuevas relaciones surjan y nos demos cuenta de que tal vez nunca habíamos pensado que determinados personajes pudieran funcionar tan bien juntos, y ahí es donde también entra el trabajo actoral.

Empiezo por la intriga, la muerte de un personaje otrora fijo al que no creo que nadie tuviera cariño, Peri Westmore (Mariana Klaveno), que acaba mandando al bueno de Spence (Grant Show) otra vez a la cárcel y a Rosie (Dania Ramírez) a emprender una cruzada para demostrar que su amado es inocente. Claro que no tarda mucho en haber una secta involucrada, y ahí es donde la intriga pierde muchos enteros porque la historia no resultó nada atractiva y, seguramente por la orden de menos episodios, fue resuelta (o no) en cero con dos.

Grant Show en la cuarta temporada de Criadas y Malvadas
Otra cosa que no me ha gustado nada… Mariflower, digo Marisol (Ana Ortiz), muerte y destrucción. Qué pereza de personaje, de verdad, y yo pensaba que Valentina (Edy Ganem) era cansina. No, Marisol gana a cualquier persona que pise esa serie porque ya ¿qué pinta? Y sus tramas son, desde luego, las más repetitivas. Y encima le juntan con el otrora fontanero de “Mujeres Desesperadas” (Desperate Housewives), James Denton, y ya es pereza al cuadrado.

Las tramas de Rosie también y, asimismo, peca de tanta tontería pero ciertamente como personaje aunque a veces es para darle un par de collejas, aporta más. Porque hay otro personaje cansino, y ese es el de Daniela (Sol Rodríguez), que podría dar más juego en el futuro pero que su intervención, prácticamente, se ha basado en dar por saco a su progenitora. No digo quién es para no spoilear.

Ahora, aquí es donde entro a hablar de esas relaciones sorpresa. Para mí los mejores personajes, Carmen (Roselyn Sánchez) aparte porque ella ha sido como un satélite teniendo relación con unos y con otros, siempre han sido Zoila (Judy Reyes), Genevieve (Susan Lucci) y sobre todo los Powell, Adrian (Tom Irwin) y Evelyn (Rebecca Wisocky) en parte porque la interacción de las dos primeras y de los dos segundos siempre me ha parecido lo mejor de “Criadas y Malvadas”.

Judy Reyes y Tom Irwin en la cuarta temporada de Criadas y Malvadas

Pero en la cuarta temporada eso ha cambiado. Sí, no es que Evelyn y Adrian no se hayan tirado los trastos (o los vasos de whisky) a la cabeza o que Zoila y Genevieve no hayan hablado, es que por circunstancias que no desvelaré, los personajes interactúan mucho menos. Eso da lugar a dos relaciones sorprendentes: la primera es la que salva toda la tontería de Marisol y su paso por la temporada, que Evelyn se hace amiga suya (y hasta ahí puedo leer); la segunda que Zoila y Adrian se hacen confidentes, WTF! Eso, por supuesto, da lugar a geniales escenas cómicas que han sido de lo mejorcito de la temporada para mí.

También es genial la relación de Carmen con Adrian, porque nadie en su sano juicio tendría una asistenta como Carmen Luna en su casa pero para charletas y ayudas varias ¿por qué no? Rosie se ha pasado la temporada en plan detectivesco, sus luces son tantas como los de los detectives de la ya cancelada “The Family” pero la chica lo intenta y al final siempre tiene razón. Anda que Spence no le debe nada… Porque este es un accesorio sin más aunque siempre sea genial verle, porque Grant Show mola.

Roselyn Sánchez y Sol Rodríguez en la cuarta temporada de Criadas y Malvadas

Otro que moló en su día fue Jesse (Nathan Owens), que se marchó para regresar, que en esta serie eso es algo que suele suceder, y aunque esté ahí sobre todo para salir descamisado, pues tampoco importa demasiado. Al final hasta se ha convertido en el mejor aliado de Rosie.

Y las conversaciones entre las tres criadas y su amiga Marisol, bueno pues alguna ha estado divertida pero más allá de ponerse al día o descubrir secretos por bocazas no es que hagan. Hace tiempo que ellas cuatro y su relación dejaron de ser la espina dorsal de la serie, diría que tras el fin de la primera temporada, siendo mejor cuando interactúan con otros.

En líneas generales, la temporada ha vuelto a dar más de lo mismo de manera entretenida, claro, pero ya digo que la intriga ha sido lo peor no de esta cuarta entrega sino de la serie. Ahora ¿cuál es el secreto de Zoila para ligar? A mí que me lo expliquen que me parece todo muy de ciencia ficción. Sin menospreciarla, ojo, pero vaya que me lo expliquen, sí.

Rebecca Wisocky y Ana Ortiz en la cuarta temporada de Criadas y Malvadas

“Criadas y Malvadas” aún no ha sido renovada por Lifetime, de cancelarse se acabará en cliffhanger porque siempre tienen la manía de acabar así, pero ¿acabaría mal? La respuesta para mí, en vista de lo que pasa, es no. Aunque admito que me gustaría poder verla el verano que viene, porque ya digo que entretenida lo es, y mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s