Santa Clarita Diet pintaba mejor de lo que ha acabado siendo

Careta de Santa Clarita Diet

A mí el tema zombi no es que me llame mucho la atención pero leí sobre el estreno de “Santa Clarita Diet” a pocos días de que Netflix la lanzara y decidí darle una oportunidad. La sinopsis nos lleva a un barrio de Santa Clarita, California, donde vive el matrimonio formado por Sheila (Drew Barrymore) y Joel (Timothy Olyphant) Hammond junto a su hija adolescente Abby (Liv Hewson). Ambos son agentes inmobiliarios y llevan una vida tranquila Todo cambia cuando Sheila muere de repente y se despierta de la nada con un hambre voraz de carne fresca y la libido por las nubes.

Sheila se convierte en una “muerta no muerta”, como explica Eric (Skyler Gisondo) el hijo friki de sus vecinos cuando van a pedirle su opinión. Pero el problema aún se agrava más cuando la carne fresca que empieza a demandar Sheila es la humana. Los cuatro empezarán a vivir con ese secreto y, en el caso de los Hammond a ajustar su nueva vida a la conversión de Sheila.

“Santa Clarita Diet” es una comedia, con ese argumento en realidad no podría ser otra cosa y menos teniendo en cuenta que a partir del tercer episodio las situaciones se vuelven más estúpidas por momentos. Su principal atractivo es su pareja protagonista que no tienen unos buenos personajes pero que los salvan gracias a que Barrymore y Olyphant se complementan a las mil maravillas. Hewson y Gisondo están bien también en sus papeles pero el resto de personajes solo aportan como posibles víctimas o para tratar de crear algo de intriga. De eso último hay pero no es que funcione demasiado bien para mi gusto.

Drew Barrymore y Timothy Olyphant en Santa Clarita Diet

Creada por Victor Fresco, la primera temporada son diez episodios y la verdad es que esta “Santa Clarita Diet” es prescindible totalmente ya que aunque en su mayoría no aburra, no aporta nada de nada, no tiene nada reseñable pero sí muchas cosas criticables.

Particularmente, no entiendo por qué hay esos elementos tan gores y asquerosos en determinados momentos ya que son totalmente gratuitos, y tampoco las tonterías que salen de boca de la mayoría de personajes o algunas de sus acciones sin sentido.

Es mala, son diez episodios y por eso la terminé. No creo ni que la renueven, pero en caso de equivocarme lo que tengo claro es que no la seguiré. Pintaba mejor sobre el papel, sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s