Una buena historia y más justicia poética en la tercera temporada de Fargo

Promo de la tercera temporada de Fargo

Y que Noah Hawley, creador de “Fargo” diga que a lo mejor no hay más serie porque no tiene otra historia de este tipo que contar por mucho que le gusten las historias de esta clase… Espero que algo se le ocurra, y pronto, para que el año que viene podamos seguir disfrutando de una serie antológica tan buena como esta.

La verdad es que la primera temporada me gustó mucho, al ver la segunda me pareció incluso mejor y la tercera entrega hace unos días hubiese dicho que era la peor, pero eso he dejado de pensarlo. Y es que, a diferencia de sus predecesoras que lo hicieron desde el principio, esta última temporada de “Fargo” ha ido calando poco a poco en mí, tal vez por su ritmo, o a lo mejor porque la historia de los hermanos Stussy no me parecía nada del otro mundo al inicio. Qué equivocada estaba.

Mary elizabeth Winstead y Ewan McGregor en la tercera temporada de Fargo

Minnesota, 2010. Dos hermanos enfrentados por un sello (¡un sello!), Raymond y Emmit (Ewan McGregor) se ven las caras en la fiesta de aniversario del segundo ya que el primero quiere pedirle dinero para poder comprarle un anillo a su prometida, Nikki Swango (Mary Elizabeth Winstead). Emmit le dice que no, que la chica es una delincuente (cierto), y que se olvide ya de que le debe algo porque los sellos de su padre, los que cuyo valor le hicieron levantar su negocio de aparcamientos y convertirse en un hombre rico, eran suyos y que él se quedó con el coche.

Ray, agente de libertad condicional, quiere el dinero, por lo que hace que uno de los tipos a los que controla vaya a casa de Ray a por el sello. Pero el criminal se equivoca de casa y pueblo y acaba matando a un Stussy, Ennis (Scott Hylans), el padrastro de la jefa de policía Gloria Burgle (Carrie Coon).

Michael Stuhlbarg y Ewan McGregor en la tercera temporada de Fargo

Y todo se complica, y mucho que para eso hablo de “Fargo”, cuando en la vida de Emmit aparece el misterioso V.M. Varga (David Thewlis), cuya empresa le había prestado dinero diciendo que ahora es socio de la misma. Algo que saca de sus casillas a Emmit y a su socio Sy (Michael Stuhlbarg) pero ¿qué hacer cuando llega un tipo con unos matones y se instala en tu empresa?

Así que los nueve episodios posteriores narran la historia de Ray y Nikki, las dificultades de Emmit y cómo Varga se mete en su empresa y la investigación de Gloria, en la que se interpone su nuevo jefe (que le quita el puesto, sí).

Carrie Coon en la tercera temporada de Fargo

“Fargo” está tan bien contada que se permite sus licencias como por ejemplo iniciar temporada en Berlín con unos personajes que nada tienen que ver con lo que se ve después, aunque uno aparece hacia el final, para hacer una comparación del muro contra el que la policía, en este caso Gloria, se encontrará después durante su investigación;  o un episodio con animación incluida sobre la vida de Ennis Stussy que  para el desarrollo de lo gordo de la historia no aporta nada pero que resulta ser uno de los mejores capítulos de la entrega; y qué decir de la aparición de Ray Wise en el mismísimo limbo (ahí lo dejo). Y, por supuesto, la serie no pierde su justicia poética, y de esta hay mucho en el último episodio de la misma.

Ewan McGregor hace un muy buen trabajo interpretando a los hermanos Stussy, pero a pesar de que el suyo sea el nombre más popular en los títulos de crédito creo que quienes más se lucen son Carrie Coon, David Thewlis que tiene un personaje de lo más desagradable y bizarro, y Mary Elizabeth Winstead que va creciendo episodio tras episodio hasta llegar a convertirse en uno de los mejores creados para la serie. Mención merece también Michael Stuhlbarg, cuyo trabajo hace que el espectador pueda sentirse más que identificado con la incredulidad de su personaje.

David Thewlis en la tercera temporada de Fargo

La finale de campeonato, sangrienta a tope, que sangre en “Fargo” no falta, y con un desenlace agridulce en parte pero con justicia. Al final como se dice en inglés “what goes around comes around”, vaya el karma, y el final de algunos de los personajes es totalmente merecido.

Muy buena, así es esta serie que, como decía al principio, espero que vuelva para al menos otra temporada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s