Impresiones de la temporada televisiva hasta la fecha

La nueva temporada televisiva producida en los Estados Unidos, principalmente, dio el pistoletazo de salida el pasado mes de septiembre. No todas las series llegaron ese mes sino que algunas retrasaron su estreno hasta un mes después, finales de octubre, por lo que su andadura ha sido más breve pero ya se pueden valorar. De hecho, en estos dos meses han habido interrupciones por los debates electorales entre Hillary Clinton y Donald Trump, así como parones por otras causas. Aquí mis impresiones de lo que llevo visionado, ya sean estrenos o series que llevan más temporadas, así como algunos bonus de la televisión española.

Novedades

designated-survivor

Designated Survivor:

La vuelta de Kiefer Sutherland a televisión ha hecho que de proteger al presidente en “24”, él sea el mandatario. Entre los problemas de un cargo adquirido de la noche a la mañana en un momento crítico y alguna historia familiar que nos quieren vender para rellenar, lo mejor de la serie es la presencia del más que solvente y creíble protagonista y esa intriga que se ha creado en torno a lo que pasa en los primeros minutos de “Designated Survivor”. Está entretenida, la verdad.

the-exorcist-2016

El Exorcista (The Exorcist):

De esta serie no esperaba gran cosa, de hecho no me hubiese llamado la atención (no soy fan de la película) si no hubiese sido porque mi actriz favorita, Geena Davis, es una de sus protagonistas. Pero ni por Geena aguanté más de tres episodios (no llegué ni a mi regla del cuarto episodio) porque me encontré con un producto de poca calidad y mucha asquerosidad que no me aportaba nada.

Las que han vuelto

madam-secretary-season-1-ep-3

Madam Secretary:

“Madam Secretary” me tiene enganchada desde el día de su estreno. Aunque las historias de Henry (Tim Daly) sean normalmente prescindibles, como serie política es realmente buena y la parte familiar no chirría para nada. Téa Leoni se come la pantalla como la Secretaria de Estado Elizabeth McCord y los secundarios que la rodean son imprescindibles. Además, es crítica incluso con su país de origen y sus historias son muy actuales. Me sigue pareciendo muy recomendable.

thelastmanonearth-promo

The Last Man on Earth:

Apoteósico es el regreso de esta serie que empezó en el primer trimestre de la temporada de 2015 para tener dos entregas en la misma temporada en vez de una.  La tercera temporada de “The Last Man on Earth” está dando episodios muy entretenidos donde algunos de sus secundarios han perdido protagonismo en favor de otros que lo pedían a gritos. El cambio de escenarios está siendo muy acertado.

Promo de la quinta temporada de New Girl

New Girl:

Sigo cansada del personaje de Jess (Zooey Deschanel) porque a su alrededor los hay más interesantes, de momento la temporada está siendo buena con momentos divertidos aunque el personaje de Nick (Jake Johnson) está sufriendo desgaste a marchas forzadas.

criminal-minds-season-12

Mentes Criminales (Criminal Minds):

Que sí, que tras el episodio doscientos la dejé. Y sí, volví para los episódicos regresos de Prentiss (Paget Brewster) y para la despedida de Derek Morgan (Shemar Moore). Pero es que tras despedir a Thomas Gibson, Emily Prentiss ha vuelto para quedarse y Prentiss es mucha Prentiss, y estos episodios están siendo mejores que cuando decidí dejar de ver “Mentes Criminales”, por las historias (el episodio del bullying fue terrorífico) y porque el nuevo agente al que interpreta Adam Rodríguez es todo un acierto, por el personaje y por el propio actor, quien parece que lleva desde el primer día.

codeblack-season2

Code Black:

Me daba pereza ponerme con “Code Black” porque no me gustó que prescindieran de mis dos personajes preferidos a los que ya ni echo ee menos porque “Code Black” es tan buena que me alegro de no haberme plantado. Los casos clínicos son interesantes pero es que, a la hora de deshacerse de gente siguen sorprendiendo. Los nuevos internos aportan en mayor o menor medida y el personaje de Rob Lowe es genial, y él sigue molando mucho. Quien no me gusta Boris Kodjoe, físicamente es admirable, mentiría si dijera lo contrario pero es que no le aguanto, ni haciendo personajes simpáticos ni antipáticos como aquí.

greys-anatomy-season13

Anatomía de Grey (Grey’s Anatomy):

La verdad es que no ha empezado muy allá “Anatomía de Grey” y, como de costumbre, nos ha vuelto a dejar con un largo parón y un cliffhanger enorme hasta el año que viene. Los casos médicos nunca han sido el eje aunque siempre ha habido buenos. De momento, sin más. Los personales están girando mucho sobre lo mismo y hay episodios en los que Meredith (Ellem Pompeo) apenas ha salido. Que si Amelia (Caterina Scorsone) y Owen (Kevin McKidd) tienen crísis, la historia de Alex (Justin Chambers) tras su agresión le puede llevar a la cárcel, April (Sarah Drew) y Jackson (Jesse Williams) se llevan mejor… Ojalá mejore, aunque yo con esta serie ya sabéis que hasta el fin de sus días aguantaré .

Fotograma de la tercera temporada de Mom

Mom:

¿Estará desgastada? No, el problema es que cuando introdujeron al novio de Bonnie (Allison Janney) al final de la tercera temporada fue una idea genial, pero los problemas de su relación coparon los tres primeros, tal vez cuatro, episodios y se hicieron muy cansinos. Todo ha empezado a funcionar mejor cuando no se ha centrado parte de los episodios en ello, sino que han vuelto otra clase de problemas familiares.

Promo de Life in Pieces

Life in Pieces:

Los short y compañía me tienen enamorada desde el principio y “Life in Pieces” sigue dando historias muy divertidas. Para mí, es la comedia imprescindible de la semana.

Y en la televisión española…

promo-vera

Vera:

Tenía muchas ganas de ver “Vera” cuya primera temporada acaba en La 2 hoy mismo pero, por bien hecha que esté y el buen trabajo de Brenda Blethyn como la protagonista, además de esos paisajes hipnotizantes, los episodios me parecen muy largos y es que me puedo hacer una maratón de diferentes capítulos, pero cuando duran hora y veinte, muy bien tienen que estar para que mantenga el interés. La serie lleva ya siete temporadas en la Itv británica pero yo me planto ya, no me acaba de enganchar.

Careta de Cachitos de Hierro y Cromo

Cachitos de Hierro y Cromo:

La cuarta temporada de “Cachitos de Hierro y Cromo” finalizó hace dos semanas su emisión y la verdad es que, de todas las emitidas, para mí fue la peor con creces. Eso sí, emitieron el mejor programa de todos los que han hecho hasta la fecha, el dedicado a la rumba, un género que nunca me ha gustado pero es que este programa nos ha enseñado lo grande y artistazo que era Peret.

Concursantes de la primera edición de Masterchef Celebrity

Masterchef Celebrity:

Un programa, la final, le queda a la primera edición de Masterchef Celebrity” que no está mal aunque más que nada porque los participantes sean conocidos, porque dos horas y media de este concurso con ellos se pasa volando, más por los comentarios y por lo que sufren cocinando que por otra cosa. Si hay más temporadas, que seguro que las habrá, es probable que vea.

Quince años de OT: El reencuentro de los primeros “triunfitos”

Concursantes del primer OT

Imagen: rtve.es

Hace quince años, Televisión Española a través de su primer canal, además de un canal de pago conectado veinticuatro horas con la Academia, inició la emisión de lo que no tardó en convertirse en un fenómeno social, el talent-reality show “Operación Triunfo”. Corría noviembre de 2001 cuando estaba cursando segundo de periodismo y en una de las mejores asignaturas de toda la carrera, Comunicación de Masas, el profesor puso OT de ejemplo, afirmando que “todo el mundo” lo veía. Repliqué que yo no, y me miró asombrado preguntándome por qué. “Me encanta la música pero no me interesa”, fue mi respuesta.

Cierto es, como fan de la música que era, y sigo siendo, ver a un puñado de desconocidos haciendo versiones, no me interesaba lo más mínimo, de hecho, solía decir que era mejor descubrir una canción por su intérprete original que por las voces de quienes cada semana lo petaban con los discos de las galas. Ojo, no estoy en contra de las versiones musicales, ni mucho menos, las hay muy buenas e incluso algunas mejorar a la original, que a veces es cuestión de voces y de gustos. De esto, siempre.

Así que admito no haber visto ninguno de los programas de la primera edición de “Operación Triunfo” (y muy poco ví de alguna edición posterior), pero ¿cómo no conocer a los concursantes, algunas de las historias de la edición y de después de la misma, y más de un puñado de canciones? La chapa que dieron con el concurso fue tal que raro no era acabar canturreando “a tu lado me siento seguro, a tu lado no dudo, a tu lado hoy puedo volar…” porque vieras OT o no, era poner la radio y ahí estaban. Encendías la tele y también, y la presencia en prensa escrita no era menos.
Tenorio, Bustamante y Alejandro en OT el Reencuentro

¿Así que por qué molestarme en ver “OT: El Reencuentro”? Mera curiosidad. Así en octubre, TVE-1 emitió tres programas en los que además de imágenes del programa, que no podían faltar, los cantantes contaban cosas de su experiencia, sobre los compañeros, el peso de la fama, alguna polémica o sus carreras. Tal vez eso fue lo más importante de todo esto, escucharles (aunque seguro que mucho se quedó fuera) que si tuvieron que ir al psicólogo, que si en su propia casa ya no les llamaban igual, que si les cambió la vida a mejor a sus familias o si sufrieron indirectamente, que si se hicieron millonarios de la noche a la mañana… Y su situación actual, porque no todos han triunfado en la música como sí lo han conseguido Chenoa, Bisbal y Bustamante, que eso es un hecho. Un buen ejercicio nostálgico aunque prácticamente fue muy blanco. Se habló de alguna polémica pero seguro que hubo más que nadie ha querido remover.

La verdad es que los tres programas no estuvieron mal, la edición fue bastante buena y los testimonios tanto en los vídeos individuales como en la, llamémosla, dinámica grupal,así como los chascarrillos, estuvieron bien. ¿Me arrepentí viendo “OT: El Reencuentro” de no haber visto “Operación Triunfo”? La verdad es que no porque, sinceramente, viendo los vídeos de las actuaciones parafraseo a Álex Casademunt cuando sin pelos en la lengua exclamó en uno de los tres especiales que qué mal lo hacían. Estaban aprendiendo pero…

Concierto de OT 2016

Y así, como colofón al reencuentro, presencia en otros programas de la competencia aparte, se hizo un concierto que también se emitió cuya realización fue pésima empezando por el terrible sonido del evento y de unos planos que mostraron durante una buena parte del concierto, la mitad de la pista del barcelonés Palau Sant Jordi completamente vacía. No voy a entrar en si cantaron mejor o peor, si hubo cobra o dejó de haberla o sobre qué actuaciones fueron mejores y peores, pero como digo la realización distó mucho de ser de calidad, y si el sonido en directo allí fue el mismo, a los asistentes les deberían  reembolsar parte de la entrada.

Es indudable que “Operación Triunfo” fue un fenómeno, sobre todo, tal vez por la novedad o por sus participantes, en su primera edición, así que se viera o no, gustase o no, el homenaje en Televisión Española me pareció correcto.

Yo Sí Que Como, bienintencionado pero flojo

Patricia Pérez en Yo Sí Que Como

Fox Life estrenó hace unas semanas el programa “Yo Sí Que Como”, presentado por Patricia Pérez, quien se hizo famosa hace unos cuantos años ya como presentadora pero que tras algo que le pasó con la comida, decidió meterse en el mundo de la nutrición.

Tras escribir algunos libros de cocina, su cocina fácil (y escasa en cantidad por lo que vi en unos cuatro programas) ha dado el salto a la televisión, y lo ha hecho con invitados famosos, amigos, a los que Patricia prepara un plato para que coman en su casa (o estudio). Raphael dio el pistoletazo de salida con un plato de pasta que le cocinó la anfitriona, y al cantante siguieron otros como Alaska, Nuria Roca, Amelia Bono, Mario Vaquerizo, Candela Peña, Patricia Conde o Chenoa.

Patricia Pérez le pone simpatía a la cosa, también lo intenta hacer natural aunque en lo visto me pareció que había algunas partes algo forzadas, sobre todo por parte de los invitados, al fin y al cabo cuando se tiene a alguien de invitado, en mucha medida depende de dicha persona si un programa es mejor o peor.

Cierto es que los programas tres y cuatro mejoraron a los dos primeros, aunque el guión de “Yo Sí Que Como” me resultó en ocasiones repetitivo, con tanta cita a la medicina tradicional china y a la publicidad “encubierta” que tiene.

Sí, con cuatro programas me bastaron para saciarme, nunca mejor dicho.

A Mi Manera, un entretenido programa musical con parte de reality

Promo de A Mi Manera
Hace un par de semanas terminó la emisión de la primera temporada de “A Mi Manera”, programa producido por Magnolia TV para La Sexta en el que siete reconocidos cantantes del panorama musical español vivieron juntos durante unos cuantos días versionando las canciones de sus compañeros.

El programa está basado en “The Best Singers”, show emitido en diversos países europeos y en él, cada semana hay un protagonista y sus compañeros, sin que él o ella sepa cuáles, tienen que cantar una versión de una canción suya o del grupo en el que estuviera anteriormente, caso de varios de los artistas de la entrega.

En los siete programas de los que constó, uno para cada uno de los participantes,  Marta Sánchez, Mikel Erentxun, Sole Giménez, David DeMaría, Antonio Carmona, Nacho García Vega y Manolo Tena compartieron confidencias, anécdotas e historias varias tanto profesionales como personales. No es “A Mi Manera” un reality de esos que buscan que se vea la convivencia, no, de hecho todo fue muy amable y se notaba el buen rollo, sino de que en un ambiente distendido los protagonistas hablaran (bastante guión en lo que a preguntas se refiere creo que se notaba), pero sobre todo que se atrevieran a coger una canción de otra persona y a hacerla suya.

Ciertamente me gustó lo que vi, sin ser fan de ninguno de los participantes en particular, creo que el grupo elegido estuvo muy bien y que el programa es puro entretenimiento. Lo mejor, sin duda, el tema versiones, claro que gustando la música y conociendo diversos de los temas cantados, ¿cómo no disfrutar con las increíbles versiones, en su mayoría, realizadas?

Por eso espero que hagan más, con artistas que aporten conversaciones y chascarrillos interesantes y que se complementen bien como los que hicieron la primera temporada.

Famosos en Peligro con Bear Grylls, un programa muy entretenido

Promo de Bear Grylls Famosos en Peligro

La pasada semana finalizó Discovery Channel la emisión de “Famosos en Peligro con Bear Grylls” (Running Wild with Bear Grylls), un superviviente más que preparado que estuvo en las Fuerzas Especiales. El simpático Bear se lleva en cada programa a un famoso a pasar dos días extremos en la montaña, la selva o el desierto sin más que algunos utensilios, las mochilas para guardarlos y las cuerdas que nunca pueden faltar para hacer rappel.

El programa, realizado el pasado año, es la segunda temporada de la aventura y en el primero se fue con Barack Obama en un glaciar de Alaska es diferente ya que el llamado hombre más poderoso del mundo, por su cargo no podría hacer lo que los siguientes participantes realizaron, cosas muy peligrosas bajo la supervisión de Bear Grylls.

Bear Grylls y Barack Obama en la segunda temporada de Famosos en Peligro con Bear Grylls

Así, el actor Michael B. Jordan se fue a gales y tuvo que dormir con una oveja o salir de una cueva en la que Bear puso explosivo para volar la salida; Kate Hudson tuvo que superar su claustrofobia y seguir al superviviente por un túnel de la Segunda Guerra Mundial en las montañas italianas; Michelle Rodríguez aguantó el calor del desierto y tener que pasar por hendiduras más que estrechas; James Marsden se las tuvo que ver con una pared vertical enorme para llegar al punto de extracción; el jugador de fútbol americano Drew Brees ayudar a Bear a matar a un cocodrilo; Kate Winslet se descubrió como una auténtica aventurera y mujer de recursos; Jesse Tyler Ferguson se demostró a sí mismo de lo que es capaz entre montañas nevadas; y Ed Helms, a pesar de su miedo a las alturas logró hacer un rappel interminable y emocionarse por su hazaña.

Bear Grylls y Kate Winslet en la segunda temporada de Famosos en Peligro con Bear Grylls

Y entre subida y bajada, Bear les hace algunas preguntas y buscan la comida y/o cena, sean roedores, insectos u hojas para hacer un caldo. Muy entretenido me ha resultado este programa, que está muy bien realizado y en el que los participantes han dado mucho juego tanto a Bear como de cara al espectador.

El debate político a cuatro bandas, un fiasco tedioso

Debatientes del debate a 4 del 7 de diciembre de 2015

Habrá sido muy visto, seguramente. Comentado sí que fue antes y durante su emisión, y después también lo está siendo. Consiguió, además, el “honor” de ser trending topic en Twitter, cómo no. Pero, en líneas generales, el debate a cuatro bandas previo a las elecciones españolas del 20 de diciembre, emitido anoche por La Sexta y Antena 3, me pareció un fiasco tedioso.

Este no es un blog político, así que no voy a entrar a valorar ninguna de las afirmaciones, quejas o valoraciones realizadas por los participantes, sino lo meramente televisivo. El debate nos lo han vendido como histórico porque por primera vez en la historia de la democracia española hay cuatro partidos que, según las encuestas, pueden rascar muchos votos poniendo fin al bipartidismo imperante. Claro que, no estaban todos los candidatos a la presidencia porque uno envió a su mano derecha. Hubiese sido raro que el partido en el gobierno no tuviera representación, por una parte, pero por otra ¿por qué dar la cara en propaganda política (cartas, carteles) pero no en un debate con otros candidatos? Ahí pierde parte de su razón denominar a este espectáculo televisivo de histórico.

Extraño fue verles de pié durante la duración del debate. Más de dos horas estuvieron Soraya Sáenz de Santamaría, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pedro Sánchez en el plató en posición vertical frente a una silla que nadie usó en directo, y que parecía de lo más incómoda hasta para subirse a ella, y a un atril cutre que parecía de cartón y que a algunos les sirvió para dejar sus folios con información. “¿Quién se va a sentar primero?”, pensé. Nadie, en directo al menos como digo, lo hizo, provocando balanceos o agarrotamiento, que alguno tuvo que acabar así fijo.

El plató a mí no me acabó de convencer, tan luminoso, tan frío. Había trescientas personas entre el público, además, a las que apenas enfocaron, obviamente porque ellos no eran los protagonistas y porque no podían demostrar ni frío ni calor por lo que los participantes decían. Para eso ¿para qué llenar un plató con gente?

Promo debate a 4

A los presentadores sí les enfocaron, en especial a Ana Pastor, cuando reaccionaba con miradas o interrumpía, algo que hizo en varias ocasiones por lo que era difícil enterarse  bien de qué es lo que estaba diciendo uno de los debatientes en ese momento. Se debe interrumpir cuando el que habla degenera o se va por los cerros de Úbeda, que en este caso fue así en algún momento, no cuando se está acabando de exponer dentro de un tiempo normal y lógico para responder. En ese sentido, me gustó más Vicente Vallés, quien en ningún momento abrió la boca cuando no debía, aunque se puede pensar que tanto él como ella tenían su función más que delimitada.

Lo peor de todo fue la rapidez con la que pasaron de un tema a otro, lo mismo hablaban de educación que después pasaban a las pensiones o a la lucha contra la violencia de género. Unas cortinillas les habrían venido muy bien en estos casos, a ellos y a los espectadores.

Lo de contar los minutos que cada participante hablaba en la denominada sala de tiempo me pareció una absoluta estupidez, podrían haberlo hecho poniendo unos contadores debajo del debatiente de vez en cuando a modo de curiosidad. Así, lo más vistoso acabó siendo el más que preparado minuto de cierre que tuvieron cada uno al finalizar.

Lo dicho, a mí me pareció aburrido y un espectáculo televisivo muy flojo. Fiasco.

De realities va la cosa: Pekín Express, The Voice, The Real Housewives of Beverly Hills

Imagen de Pekín Express 2015

La semana pasada Antena 3 finalizó la emisión de “Pekín Express”, reality que volvió a la pequeña pantalla tras unos años fuera de ella. Es un programa que está muy bien, vale que a veces se centran en las broncas de los concursantes, pero básicamente el centro es la supervivencia porque si a este lado de la pantalla se ve muy duro ¿cómo será en realidad? Hay que valer para ir allí y llegar a la final.

Cristina Pedroche ha sido la maestra de ceremonias de esta edición que ha tenido ocho programas y, aunque empezó un poco tibia, programa tras programa su presentación mejoró. Ha sido una temporada entretenida que nos ha llevado a Malasia, Indonesia y Singapur y que finalmente ganaron quienes probablemente más se lo merecían, los cuñados Ángel y Bea, aunque yo hubiese preferido que las amigas canarias, Yareli y María del Amor, hubiesen logrado la victoria.

Gran trabajo el de todo el equipo, que tampoco debe ser fácil trabajar en “Pekín Express”, sobre todo los cámaras.

Jacquie Lee, Will Champli y Tessanne Chin, finalistas de The Voice 5

Enganchadísima a “The Voice” estoy desde que Fox Life lo estrenó el pasado año y ya van tres temporadas emitidas, de la tres a la cinco. La sexta se estrena este mismo sábado.

No hablé de la cuarta temporada que fue mejor que la tercera y que me descubrió el amplísimo vocabulario en inglés de Shakira y lo guapo que es Usher aparte de buenos cantantes. No ganó mi favorita entonces, Michelle Chamuel, sí lo ha hecho en la quinta la espectacular voz de Tessanne Chin. A la jamaicana no le podían quitar el trofeo que se merecía, sin desmerecer el buen trabajo hecho por sus contendientes Jacquie Lee y Will Champlin, que llegaron a la final por méritos propios.

Pero lo de Tessanne es estar al nivel de las mejores voces femeninas de la historia de la música, tanto que en la final cantó con su ídolo, con el mío: Céline Dion. No grité tongo esta vez como en las dos pasadas ediciones, Tessanne Chin es grande y se lo reconocieron. Y, afortunadamente, Adam Levine fue el coach ganador y no Blake Shelton de nuevo.

Para muestra, su versión de “I Have Nothing”:

promo-the-real-housewifes-of-beverly-hill

¿Qué hacía yo viendo “The Real Housewives of Beverly Hill”? Uno, matar la curiosidad de haber visto el nombre de este reality y no saber de qué iba exactamente, aunque lo intuía; y dos echarme unas buenas risas porque aunque estas “amas de casa” ricachonas residentes en el exclusivo barrio de Los Ángeles tengan sus problemas serios, es imposible no reírse ante determinados gestos, falsedades o actos.

Episodio y medio vi tras la final de “The Voice” y entretenido me pareció.